DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

El taxista, el otro lado de la moneda

Sábado, 14 Abril 2018 00:06 Escrito por 

Parece costumbre que en época de elecciones varios sectores de la sociedad se le planten enfrente al gobierno para exigir mejores condiciones en diversos sentidos, entre ellos no puede faltar el transportista, los que por muchas razones significan un posible dolor de cabeza para la autoridad.

Y es que, debemos aceptarlo, el transporte público es uno de los elementos básicos para la movilidad en las zonas urbanas y sub urbanas, es el medio por el que millones de personas se trasladan diariamente a realizar sus actividades, por lo que cualquier cosa que tiene que ver con el tema, es de interés general, aún para los que cuentan con un vehículo, porque de una o de otra forma también les afecta.

Los problemas a los que tiene que enfrentar la Secretaría de Movilidad, son muchos y muy variados, las concesiones, es uno de los que constantemente está en la agenda del día, así como el problema que representan los taxis ilegales, los bici taxis o los moto taxis, éstos, en razón del peligro que representan para el pasajero, pero además, los asuntos administrativos, pasando por los inspectores, sin dejar de lado la solución a tanto papeleo pendiente, revisar y contar el parque vehicular que presta el servicio, el cual, nunca nadie ha terminado de hacerlo, porque no hay datos ciertos para ello, ¿cuántos y quienes son? “Sepa la bola”.

Ahora bien, hay una razón por la que se han dado en los últimos días las manifestaciones de los transportistas, y es con la intención de llamar la atención de la autoridad con respecto de las reformas al libro séptimo del Código Administrativo del Estado de México, y la Ley de Movilidad. Estas reformas se configuraron para su aplicación en el sexenio pasado, pero parece ser que realmente lo que le ha molestado más al transportista, es no haber sido tomado en cuenta.

Toda ley es un documento que después de su publicación y entrada en vigor debe ser obligatoria su aplicación, sin embargo, en caso de que fuera imperativo, por contradecir los principios constitucionales, existen vías legales para su revisión, vivimos en un Estado de derecho y eso no puede pasarse nunca por alto.

Sin embargo, la costumbre de tomar de rehén a la sociedad para exigir lo que sea para bien o para mal, debería ser revisado con mucha atención, porque siempre el afectado resulta ser el que menos culpa tiene de todo, el usuario, las consecuencias son variadas, desde perder un premio de puntualidad, que nadie se los va a pagar, hasta un despido por no haber llegado a tiempo a su trabajo, o, reprobar por no llegar a un examen, son muchos, ¿todo esto quien lo atiende? Ni el gobierno, ni el sector.

La época de campañas es el mejor momento para que los dueños del transporte y por ende concesionarios, reclamen la liberación de más concesiones, o que se destraben sus trámites que regularmente son muchos. Esto les dio resultado en muchas ocasiones, por años, pues se salieron con la suya, a cambio, el compromiso de apoyar al candidato oficial, y no voltear bandera, eso lo saben unos y otros, aunque no son los únicos, en este barril hay que poner también a sindicatos, asociaciones, y muchos más, es decir, lo que se le conoce como el voto corporativo, que garantiza cierta cantidad de votos Todos los saben, por eso mismo los buscan o les coquetean, y aquellos le ponen precio a su apoyo “incondicional”, ejemplos son muchos, uno de ellos lo representa sin duda la CNTE, que está con quien sabe quién.

Por esto mismo, es importante saber qué es lo que opinan los líderes del transporte, entre ellos, uno de los más conocidos Axell García Aguilera, quien fue Sub procurador General de la Procuraduría General de Justicia en el Estado de México, ahora Fiscalía General, mismo que hace unos años ahorcó el tránsito en el periférico, y quien en una reciente reunión pidió a los miles de transportistas ahí congregados no votar por unos y sí por otros, y aún su presencia impone, por lo que tal solicitud no puede pasar por alto.

Sin embargo, el conductor del taxi o del autobús es el último en ser tomado en cuenta, a menos que sea para la aplicación de sus exámenes, entre ellos el toxicológico, y es bastante bueno, como el de conocer sus antecedentes penales, y se aplaude, pero vayamos al punto. El chofer, a quien los dueños de los vehículos le exige entregar una cantidad de dinero diaria “la cuenta”, pasan por una gran incertidumbre, tener que levantarse muy temprano es de lo menos, pero lidiar con el tráfico, el precio de la gasolina y tratar de sacar para llevar el alimento a los suyos, no es sencillo, pues muchos pasan más de doce horas detrás del volante, con apenas tiempo para comer y para dormir, son los mas castigados y a los que menos se les toma en cuenta para decisiones importantes.

Las quejas de los dueños por la obligación de poner el equipo en sus unidades y que será obligatorio, de acuerdo a lo que señalan las reformas a la ley, como la instalación del botón de pánico y cámaras de video, representa una fuerte inversión, por lo que será el chofer el que tenga que pagar las consecuencias, pues subsidio para la adquisición del equipo, hasta el momento, no hay.

Por lo que es importante tomar precauciones y salir a tiempo de casa, para no llegar tarde a su destino, ya que se al parecer, las manifestaciones continuarán.

 

 

Visto 619 veces
Valora este artículo
(6 votos)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio