DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

La seguridad, una de las prioridades de AMM

Miércoles, 08 Agosto 2018 00:06 Escrito por 

Hablar de la Seguridad Pública y todo lo que ello representa, es uno de los temas más complicados en la actualidad para cualquier gobierno, ya sea en el plano federal, estatal o municipal, y es, por consecuencia lógica, de los reclamos más sentidos de una sociedad que está harta de este flagelo, lo que aún es peor, es la inactividad, o poca actividad por parte de los encargados de atender el problema, al menos, eso parece.

Desafortunadamente, a medida que pasa el tiempo, es cada vez menos la capacidad que como sociedad tenemos de sorprendernos por las noticias de la delincuencia y sus nefastas consecuencias, va siendo, sopa de todos los días, los medios de comunicación no dejan de informar de hechos relacionados a ello, no es culpa de la prensa, pero de callarlo, no acabaría el mal, en años anteriores se probó eso, y no funcionó, pero especialmente, es en redes sociales en donde se aprecia con más crudeza esa realidad. Delitos como el robo a transeúnte, a cuenta habientes, de vehículo con y sin violencia, ejecuciones, y muchos etcéteras más, llenan los espacios noticiosos.

Este problema se refleja en la mayoría de las entidades del país, son pocas las que pueden presumir que han logrado contener o reducir los delitos, en especial, los de alto impacto, que son precisamente los que más preocupan al pueblo, y son por los que teme salir a la calle, o viajar por carretera, o subirse al transporte público, bueno, no es ni en su propia casa, en donde se siente más seguro.

Sería injusto cargarle la responsabilidad a una sola administración, porque éste mal se ha generado a través de muchos años de impunidad, de complicidad y de corrupción, que encontró terreno fértil en las condiciones que son propicias para lograr los alcances que tiene actualmente, y que es por consecuencia, lo que más lastima a la sociedad, la cuál se ve inmersa entre los imperios de la delincuencia y el desamparo de sus autoridades.

El método y las formas con las que se ha pretendido combatir a la delincuencia, han dado paupérrimos resultados, la estrategia ha sido modificada, renovada, alterada, pero los buenos resultados brillan por su ausencia, eso lo dicen las estadísticas, que parece que año con año luchan por superarse, pero de la peor forma. Lo mismo se puede decir de la lucha frontal que emprendió el gobierno de Felipe Calderón, aún varios analistas acusan a esa estrategia como la causante de las condiciones actuales, pero, sea injusto o no el señalamiento, la verdad que cae como loza, es que ni con exámenes de control de confianza, ni con el apoyo de las fuerzas armadas, la especialización de los cuerpos de seguridad, o algún otro método utilizado, ha logrado reducir o por lo menos contener a la delincuencia y sus actividades, entonces, ¿cuál será la solución?

En el Estado de México, siendo candidato el hoy gobernador Alfredo del Mazo Maza, el tema de la Seguridad, fue uno de los compromisos que abanderó en su campaña para atender de forma inmediata, y lo hizo, armó estrategias, llevó a cabo reuniones, solicitó apoyo del gobierno federal, en concreto, hizo todo lo necesario para atender el problema que a cualquier parte a donde iba, era de los reclamos más sentidos de la población a la que hoy gobierna, a casi un año de su arribo al ejecutivo estatal mexiquense, saldrán a relucir las cifras oficiales que explicarán en dónde está montada la entidad con su gestión.

Dar solución a un problema tan difícil y complicado no es obra exclusiva del gobierno del Estado, deben hacer su parte los municipios que componen la cartografía política de la entidad, y no son pocos los municipios que no cumplen con el mínimo indispensable para aportar, entre amenazas y contubernios, los policías municipales se convierten en la pieza más frágil de la maquinaria encargada de combatir a la delincuencia, aunado a ello, se suma el raquítico salario que reciben por arriesgar su vida, por eso, el dejar hacer, dejar pasar, anula cualquier intento por mejorar el panorama.

Ahora bien, el Fiscal General de Justicia del Estado de México Alejandro Gómez Sánchez, en una entrevista que le dio al Universal, aceptó que el narcotráfico, la extorsión y el huachicoleo son los principales males que atentan contra la seguridad de los habitantes, aún así dice que la inseguridad no ha rebasado a la autoridades que “aún se está a tiempo de frenarla”, aunque al ser una de las entidades más grandes del país con 17 millones de habitantes hacen a la entidad el mercado más atractivo donde se han asentado cárteles como el de Jalisco Nueva Generación y la Familia Michoacana, y otras organizaciones como las de “El Monterrey” que se dedican a la extorsión de tianguistas, comerciantes y transportistas, en el corredor Ecatepec-Tecámac, así como el nuevo imperio que es una escisión del Cártel del Golfo que se dedica a la venta de drogas, o el grupo denominado “El Mazo” que despoja principalmente a personas de la tercera edad de sus propiedades y los obliga a firmar supuestos contratos de compraventa. Lo interesante, es que aceptó que en el último año creció 8% el homicidio doloso, sin embargo la cifra es menor a la media nacional, que es de 11% y que el Estado de México ocupa el lugar 22 de este tipo de delito.

En razón de que el Fiscal General de Justicia del Estado de México no es muy dado a informar a la prensa de lo que viene haciendo la institución a su cargo, lo poco que declara debe analizarse con detenimiento, pero, más bien, parece que lo que dice el Fiscal, es que debemos conformarnos, porque, por ejemplo, el delito de homicidio doloso no subió como la media nacional, ¿habrá que agradecerle? O tal vez las cifras que dé a conocer el gobernador de su gestión no son muy halagüeñas, falta poco para saberlo.

Sin embargo, la Fiscalía es una de las instituciones que ha quedado a deber, y mucho, y no podemos pasar por alto que el Fiscal es herencia del gobierno predecesor al de Del Mazo, que mas parece como un encargo del Fiscal Carnal que se vio beneficiado por el cambio de fisonomía de Procuraduría General de Justicia a Fiscalía, no por ello quiere decir que todo se ha hecho bien en tan importante cargo, pero lo que sí ha dispuesto el Fiscal, es apoderarse por completo de la calle Jaime Nunó, que ha quedado cerrada para el ciudadano común, como si fuera de su exclusiva propiedad, dicen los que saben que es por seguridad, ¿todos los días?, ¿a toda hora?, mas bien esto es muestra de prepotencia, muy alejado de la eficiencia que debería ser el sello de la institución.

Mientras tanto quienes tienen, o más bien, tenían necesidad de transitar por esa calle, ahora lo hacen por Guillermo Prieto, que improvisó un carril en sentido contrario al establecido, para dar vuelta sobre Mariano Escobedo, que de hecho resulta peligroso porque obviamente no hay semáforo, pero, todo sea por la comodidad del Fiscal y personalidades importantes de la inoperante Fiscalía General.

Ahora debemos esperar a conocer lo que en materia de Seguridad tiene que decir el gobernador Alfredo del Mazo Maza a los ciudadanos Mexiquenses en su primer informe de gobierno.

Visto 662 veces
Valora este artículo
(5 votos)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio