DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Medio ambiente

Miércoles, 16 Mayo 2018 00:08 Escrito por 

He seguido con gran interés las publicaciones de un gran amigo costarricense que ha dedicado su vida a realizar acciones al cuidado del medio ambiente.

Es alentador ver cómo un país que había perdido 70% de su masa forestal no sólo la ha recuperado, además, se realizan acciones para remediar un mal que aqueja al mundo. En este caso, Costa Rica le apuesta a la descarbonización de su país y le apuestan a los vehículos impulsados por energías alternativas. Pero no es una ocurrencia, lo han convertido en una política pública muy bien pensada que surge de la necesidad de frenar el calentamiento global, ése que nos aqueja a todos.

A Emil lo conocí cuando incursioné en la Secretaría de Ecología; mi responsabilidad en el área Jurídica no era sólo el atender asuntos de leyes sino aportar todo lo necesario para la adecuación de la normatividad ambiental en favor de la mejora a nuestro ambiente. Él acudió a un evento sobre el tema en nuestro estado, coincidimos en ideas y proyectos.

Posteriormente, cuando tuve la suerte de asistir a Costa Rica a conocer el sistema de pago por servicios ambientales en relación con sus plantas hidroeléctricas, platicamos nuevos proyectos y nuevamente coincidimos en que nuestro planeta necesita de seres humanos más responsables así como de leyes más estrictas para cuidar lo que, sin duda, es un tema de vida y no sólo de moda.

Ahora que veo el esfuerzo de Costa Rica, me pregunto: ¿cómo estamos en México en este tema? Es cierto que se hacen grandes esfuerzos para lograr un mejor ambiente, pero también creo que nos falta mucho para llegar a ese punto de equilibrio donde la sustentabilidad sea el punto de referencia para vivir mejor.

En nuestro estado ya se pagan los servicios ambientales en materia forestal; el apoyo económico a quienes cuidan y renuevan sus bosques es una realidad. Los programas de Conafor y Probosque ayudan a campesinos, ejidatarios y pequeños propietarios a mejorar la calidad de estos servicios ambientales que nos da el bosque; pero, como en todo, también hay medidas que hacen retroceder estos esfuerzos. Con desencanto veo que los delitos ambientales han pasado a ser un tema más de impunidad, pues aunque fueron catalogados como delitos graves y la tala clandestina fue atacada con mucha fuerza, la intromisión del crimen organizado disminuyó los esfuerzos y cuando dejaron de ser graves; el talador incrementó su actividad sabiendo de lo liviano del castigo, burlando así el Estado de Derecho.

No podemos pensar como el Presidente de nuestro vecino país del norte y dar por hecho que el tema del calentamiento global está por debajo de los intereses económicos de cualquier nación o que es un tema secundario; como ya lo dije, es un tema de vida y las consecuencias las vivimos todos los días.

Creo que usted, estimado lector, está preocupado por el futuro de las nuevas generaciones y no podemos permitir que nuestros hijos o nietos vivan el terror que ya han predicho muchos autores de la literatura en este tema.

Mi felicitación a mi amigo Emil y a Costa Rica, espero que sigan siendo ejemplo de la lucha por el medio ambiente en el mundo.

Por cierto; felicidades, también, a todos aquellos que han dedicado su vida al apostolado más importante en nuestras vidas, a ser maestros.

Visto 397 veces
Valora este artículo
(3 votos)
José Vera Monroy

Hablando de...