DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

El origen de la Diócesis de Toluca y del Seminario Conciliar

Domingo, 30 Junio 2019 00:06 Escrito por 
El origen de la Diócesis de Toluca y del Seminario Conciliar Toluca: Rescatando identidad

Historias de Familia

Hoy hablaremos de algo muy peculiar para todos los toluqueños que profesamos la religión católica. Escribiremos sobre el origen de la Diócesis de Toluca y del Seminario Conciliar.

Empecemos recordando cuando la Iglesia universal era gobernada por el Papa Pío XII, el día 4 de Junio de 1950, se dio con gran beneplácito la noticia de la futura erección de la Diócesis de Toluca, con la cual se independizaba de la Arquidiócesis de México, que era a la que pertenecía.

En ese entonces, la religión con mayor número de adeptos en nuestra amada Toluca era la católica, y, la practicaban 98% de los habitantes; los protestantes apenas representaban 1.4%; los que profesaban la fe judía constituían un escaso 0.05% superados, por los que manifestaban no tener ninguna religión con un 0.15%.

Fue el 29 de Septiembre del mismo año (1950), cuando se erige y queda la diócesis integrada por 63 parroquias, 10 capellanías (beneficio que dan unos bienes y que obliga a celebrar ciertos actos religiosos, como la misa), 15 vicarías fijas y 80 sacerdotes.

Al siguiente año, el 11 de abril de 1951, se consagró como primer pastor de la Diócesis de Toluca a monseñor Arturo Vélez Martínez, quien se desempeñaba como párroco de San José El Sagrario.

Arturo Vélez Martínez, era originario de Atlacomulco (emparentado con las familias Del Mazo Vélez y Martínez Colín), hijo de don Juan Nepomuceno Vélez y María de los Ángeles Martínez “mamá Angelita”, nació el 10 de Septiembre de 1904, ordenado sacerdote el 29 de Junio de 1934. Fue vicario parroquial en el bello pueblo minero de Sultepec (1934); vicario fijo en La Gavia (1938); párroco en San Buenaventura (1939) así como de Ixtapan del Oro, Santo Tomas de los Plátanos y San Martin Otzoloapan del mismo año (1939); en el año de 1940, párroco en San Bartolo Otzolotepec, Xonacatlán y San Lorenzo Huitzizilapan; en 1948 párroco en San José en nuestra bella Toluca.

En los documentos de la historia de la diócesis, se hace constar que el día de su consagración, el filántropo y altruista don Santos López Rodríguez (abuelo de mi buen amigo Santos López García), casado con la distinguida dama María de la Luz Pliego, le preguntó al nuevo pastor: “¿qué le hace más falta en estos momentos señor obispo? ”. Monseñor Vélez Martínez respondió: “un terreno para mi seminario”.

De inmediato don Santos López con la generosidad y filantropía que le caracterizó toda su vida le propuso el terreno de lo que a principios del siglo XVIII se conocía como San José Xocomaloya y a finales del mismo siglo como “La Garceza” ubicado por el rumbo de lo que hoy se le conoce como la colonia El Seminario entre avenida Las Torres y Calzada del Pacífico.

Esa misma tarde, se trasladaron al lugar para tomar posesión del rancho y ahí meses después empezar a construir con lo que el tiempo sería “El Seminario Conciliar de Toluca”, hoy en día con la denominación de “Seminario Diocesano”. La primera piedra se colocó el día 18 de Junio de 1951, con una visita que hizo ya como obispo Arturo Vélez Martínez, acompañado del sacerdote Basilio García, quien era el párroco de Zinacantepec y de José Trinidad Ambriz, canciller de la Mitra así como de don Santos López Rodríguez y su señora esposa, y distinguidas damas de la sociedad toluqueña.

Con las vestiduras sacras, el primer pastor de la diócesis procedió a la bendición solemne de la colocación de la primera piedra, cuyo sitio exprofeso es el ángulo que forma el edificio del Seminario Mayor, norte-poniente, siendo ahora la parte más cercana a la entrada principal. Apadrinaron el acta los sacerdotes y un grupo de distinguidos invitados toluqueños. Allí se dio a conocer la sección del comité Diocesano Pro-Seminario.

En una concavidad de la piedra, se colocó un frasco de cristal con un acta alusiva al hecho y reliquias de los santos patrones a quienes se encomendaba la obra.

El acta dice lo siguiente:

“Nos Arturo Vélez Martínez, por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica, Obispo de Toluca. Habiéndonos elevado Nuestro Santísimo Padre, el papa Pio XII, al oficio del primer Obispo de esta Diócesis de Toluca, teniendo una necesidad muy grande de construir inmediatamente el Seminario, entregamos a Dios incesantemente nuestro corazón paternal a nuestras súplicas junto con todos los sacerdotes y los fieles a Nos confiados; confiando en la intercesión de San Juan María Vianney y el bienaventurado Papa Pio X, bajo cuya fuerza y protección, decretamos que este seminario fuera construido. En este día, felizmente señalado, estamos presentes todo el clero y un gran número de fieles de esta Diócesis, colocamos solemnemente la primera piedra del mismo Seminario en el lugar anteriormente llamado Hacienda La Garceza, habiéndolo donado muy generosamente nuestro amado hijo Santos López, bendecido por Nos según la ceremonia de los sagrados ritos: Dando gracia y alabanza de todo corazón a Dios Óptimo y Máximo por el don de la tranquilidad de la cual goza la Iglesia Católica, siendo Presidente de la República, don Miguel Alemán Valdez; gobernador del estado, don Alfredo del Mazo Vélez y el Delegado Apostólico en la Nación Mexicana el Excmo. y Revmo, Don Guillermo Piani, para quienes deseamos salud y paz duradera.

En fe de los cuales mandamos hacer e inhumar estas letras firmadas en el mismo lugar por Nos, por los miembros de la curia Episcopal, por todo el clero y por algunos fieles, el 18 del mes de Julio del año en curso, 1951”.

Entre tanto se acondicionaban algunos salones en la finca de “La Garceza” se inauguró el Seminario menor, en el anexo del Santuario del Señor de Santa María, sito en el Barrio de Aguacatitlán de la Parroquia de Valle de Bravo. Referente a lo anterior el 5 de Febrero de 1952, se inaugura el Seminario Menor del Obispado de Toluca, setenta jóvenes se inscribieron para estudiar la carrera eclesiástica, bajo el rectorado de Arturo Vélez y como vicerrector el señor presbítero don José Álvarez Barrón.

La tercera parte de estos alumnos inscritos llegó a la cumbre del sacerdocio, estudiaron en Valle de Bravo todo el curso de 1952-1953 y luego se pasaron al improvisado Seminario de “La Garceza” no teniendo para entonces ni siquiera los salones más indispensables, por lo que se les improvisó a los alumnos el lugar de estudio, refectorio y dormitorios en lo que quedaba de la antigua finca. La capilla se improvisó en un cuarto de la planta baja, donde se congregaban los alumnos a hacer sus actos de piedad. Era una habitación obscura, baja de muros, piso de madera y en su altar presidía una pequeña imagen de la Santísima Virgen de Guadalupe.

En la planta alta y casi sobre la capilla se encontraban las habitaciones de las religiosas que atendían a profesores y seminaristas. Hacia el poniente seguía el salón de estudios que servía al mismo tiempo para refectorio (palabra proveniente del latín refectus, a la sala destinada a comedor de los conventos monasterios seminarios. Tiene generalmente forma rectangular, y se halla situado en la galería opuesta a la iglesia) y en el fondo estaba colocado un cuadro con la imagen de la Guadalupana y, si la memoria no me traiciona es la misma que fue coronada posteriormente y que preside actualmente la Capilla del Seminario Mayor.

Patios para recreo los había de sobra, puesto que en esa época se disponía de todo el sitio que ahora en la actualidad ocupan el Seminario Menor y Mayor.

Sería muy prolijo (que se lleva a cabo con detenimiento en los más pequeños detalles) tener que describir todas y cada una de las construcciones (áreas) del Seminario dado que el trabajo que se emprendió en la obra bajo la dirección del ingeniero Armodio del Valle Arispe y quien nunca quiso ayuda económica (obra social) hubo en un principio un poco de discrepancia entre don Arturo Vélez y el ingeniero pero al fin convenció al señor Obispo al decirle textualmente “mire, Señor Obispo, yo cuidaré del estilo y dimensiones, usted cambie lo que quiera, al fin ustedes lo van habitar”.

Arturo Vélez Martínez terminó su servicio pastoral el 29 de septiembre de 1980 ya en el pontificado del Papa Juan Pablo II.

Por otro lado el 29 de Septiembre de 1980, desde el Vaticano se nombró como segundo Obispo de Toluca a Monseñor Alfredo Torres Romero, quien permaneció al frente de la diócesis hasta su muerte el 15 de Octubre de 1995.

Con el libro “Estructuras diocesanas y pastoral orgánica” escrito por el propio Alfredo Torres, buscó darle un nuevo rumbo a las tareas pastorales de la diócesis. De entrada se cambió la estructura organizativa de Foranías a Decanatos, los cuales se agrupaban en zonas pastorales.

Al morir don Alfredo Torres, inicia su ministerio episcopal como III Obispo de Toluca el día 15 de Julio de 1996, Monseñor Francisco Robles Ortega, quien continuó con su labor emprendida por los anteriores obispos y reorganizó la pastoral diocesana, además procuró la presentación digna y excelente de la iglesia La Catedral con el apoyo de un patronato llamado “Pro Arte y Decoro”.

Por último el día 12 de Febrero de 2004, monseñor Francisco Javier Chavolla Ramos, toma posesión como IV Obispo de Toluca quien hasta el día de hoy está al frente de esta diócesis.

 

img01

Foto 1.- Casa donde se fundó el Seminario menor Valle de Bravo. Foto 2.- Excmo y Rvmo. Sr. Dr. Don. Guillermo Piano, Arzobispo Tit. De Nicosia y visitador apostólico en la República Mexicana. Foto 3.- Llego al corazón de sus fieles por medio de la predicacion. (Párroco de San José, Toluca) Arturo Vélez Martínez. Foto 4.- La madre es un ángel y los angeles vuelan pronto al cielo ..."Mamá Angelita" en 1909 emprendió el viaje a la eternidad. Foto 5.- En su casa aquel buen hombre, Dn. Juan Nepomuceno Vélez, gozaba de bendiciones de Dios, significados en la alegría de sus 7 hijos. Foto 6.- Excmo. y Revmo. Sr. Dr. Don Arturo Vélez Martínez. Dgmo Primer Obispo de Toluca. Foto 7.- S.S Pío XII quien se digno erigir la Diócesis de Toluca y nombrar a su primer Obispo. Foto 8.- Doña María de la Luz Pliego de López, Excmo Arturo Vélez Martínez y Don Santos López Rodríguez en la entrega del rancho La Garceza.

 

img02

Foto 1.- Arquería de la antigua finca de La Garceza. Foto 2.- Finca La Garceza. Foto 3.- Bendición y colocación de la primera piedra del Seminario Conciliar en la Ex Hacienda La Garceza. Foto 4.- Grupo de distinguidas damas de la sociedad de Toluca integrantes del Comité Diocesano de la Acción Católica pro-seminario asistentes a la colocación de la primera piedra del Seminario Conciliar. Foto 5.- Capilla provisional del Seminario de Toluca.

 

img03

Foto 1.- Salón acondicionado para refectorio de los Seminaristas. Al lado izquierdo se ven dos ventanas, era el dormitorio de la segunda División. Foto 2.- Obra de el Seminario Conciliar de Toluca. Foto 3.- Hacienda la Garceza ya en obra para eregir el Seminario Conciliar de Toluca. Foto 4.- Señor Presbítero Dn. José Álvarez Barrón primer vicerrector del Seminario Conciliar de Toluca y el rector del mismo el Obispo Arturo Vélez Martínez. Foto 5.- Obra del Seminario Conciliar de Toluca.

 

img04

Foto 1.- Adecuaciones primarias y provisionales del Seminario Conciliar de Toluca. Foto 2.- Capilla principal del Seminario Conciliar de Toluca. Foto 3.- Acceso principal al edificio. Foto 4.- Vista parcial de la capilla del Seminario Menor Foto 5.- Actualmente así luce el Seminario Conciliar de Toluca.

 

img05

Foto 1.- Don Arturo Vélez Martínez Obispo de Toluca bendiciendo negocio de la conocida familia Mondragón Cruz. Foto 2.- El Ingeniero Salvador Sánchez Colin entonces Gobernador del Estado y su señora esposa doña Trinidad Rodríguez de Sánchez Colin, visitando el Seminario Conciliar de Toluca. Foto 3.- La referente en mucho tiempo con una extraordinaria arquitectura Cervecería Modelo ubicada en avenida Hidalgo enfrente del Jardín Zaragoza. Foto 4.- Calle de Lerdo. Foto 5.- Calle Belisario Domínguez, al fondo de aprecia la extraordinaria casa Barbabosa, cruzando avenida Independencia apreciamos el Palacio Municipal de Toluca, enseguida la casa de la familia Chemor ( abuelo del Lic Emilio Chuayffet Chemor) y después luce esplendorosa la antigua Cámara de Diputados.

Visto 1609 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Gerardo R. Ozuna

Toluca: Rescatando identidad