Hablemos de desigualdades y de parásitos, bichos y demás parientes

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Hablemos de desigualdades y de parásitos, bichos y demás parientes

Domingo, 08 Marzo 2020 00:10 Escrito por 
Hablemos de desigualdades y de parásitos, bichos y demás parientes Hablemos de desigualdades y de parásitos, bichos y demás parientes

Tres libros del economista Thomas Piketty que pudieron haber inspirado la película ganadora del Óscar este año:

1. ¨ La Economía de las Desigualdades¨

2. ¨La crisis del capital en el siglo XXI, Crónicas de los años en que el capitalismo se volvió loco” y,

3. ¨El capital en el siglo XXI¨.

Estos libros del economista francés Thomas Piketty fueron un éxito mundial, especialmente este último, aunque es un mamotreto de casi 700 páginas. En su bien documentada obra, en muchas palabras y gran cantidad de estadísticas Piketty analiza la desigualdad del ingreso y concluye en pocas palabras que la mayor desigualdad la provoca el desempleo. Lo cual no es novedad pero sí es especialmente cierto del cada vez más polarizado mundo actual.

La película coreana Parásitos, ganadora del Óscar a Mejor Película en este 2020, puede decirse que es un guión que ilustra perfectamente las imperfecciones de la actual economía mundial de las desigualdades y los impactos de la crisis del capital global en este siglo en que, según Piketty, el capitalismo se volvió loco.

Y el merecidamente premiado director Bong Joon-ho hizo en esta excelente película un singular ejemplo de la loca respuesta que el desempleo puede provocar en los pobres para intentar sobrevivir.

Una familia pobre consigue ingresar a trabajar a un hogar sumamente adinerado, donde poco a poco, y como parásitos, chupará los recursos de los ricos. Aunque la trama parece conducir a cierto escenario termina en uno completamente distinto al que se pudiera predecir.

La posible lucha de clases sociales, ricos contra pobres o al revés, no se queda en el drama y la crítica sino que escala a la comedia y el terror. Comenzando por la comedia, atravesando el drama, jugueteando con el suspenso, acariciando el terror, con una pizca de humor negro y un chispazo de documental, todo ello bañado por la crítica social.

La película Parásitos es una mezcla genialmente impredecible que nos incita a reflexionar sobre los efectos indeseados de la extrema desigualdad que redunda en verdadera maldad.

Se acusa al creador de Parásitos de plagiar una película de India, Minsara Kanna, una comedia romántica estrenada en 1999, cuya historia gira en torno a un hombre que se enamora de una mujer millonaria y, junto a su familia, crea un plan para que todos trabajen en su casa, acercándose así a la millonaria para tratar de conquistarla. Es difícil determinar que esta historia se parece a la coreana sólo por este aspecto de la narración. Pese a que tiene algunos paralelismos, muchos creen que nada tiene que ver con la historia de Parásitos, ya que en la película surcoreana, no hay amor en el plan, no es una comedia romántica sino una exposición de cómo consigue esta familia subir en el escalafón social, y una crítica brutal a la sociedad de clases de Corea que en mayor o menor grado refleja lo que sucede en todo el mundo capitalista actual.

Los Siete Samurais que se convirtieron en Parásitos

Hablando de plagios, hace más de medio siglo Hollywood adaptaba la película japonesa Los Siete Samurais, de Kurosawa, produciendo Los Siete Magníficos, una copia comercial western de 7 nada modestos pistoleros profesionales americanos que eran contratados por un estereotipado hollywoodense pueblo mexicano de la frontera para rescatarlos de los también estereotipados muy a la Hollywood bandidos mexicanos que los extorsionaban recurrentemente (simbólicamente puede hacerse cualquier tipo de analogía con los reales problemas fronterizos actuales).

La muy seria película japonesa pretendía ser la explicación del origen del estado. El premio Nobel de Literatura Coetzee en su libro Diario de un mal año, retoma la tesis del economista y sociólogo estadounidense Mancur Olson de la formación del Estado como el bandido sedentario en contraste con el bandido nómada y pone como ejemplo la legendaria película "Los Siete Samurais", de Akira Kurosawa, cuyo argumento narra lo que sucede en una aldea durante una época en la que el incipiente estado es debilitado por criminales hasta casi dejar de existir.

Un grupo de ladrones organizados armados azota habitualmente la aldea. Viola a las mujeres, mata a los hombres que oponen resistencia y se lleva las provisiones. En un momento dado, a los bandidos se les ocurre sistematizar sus visitas y acudir en determinadas fechas a exigir tributos.

Los aldeanos conciben entonces el plan de contratar a su propia banda de malhechores, los 7 samurais, para que los protejan de los bandidos. Sin embargo, al comprender el funcionamiento del sistema parasitario de protección y extorsión de los antiguos bandidos nómadas, el grupo de samurais toma la aldea bajo su tutela y se convierte en sedentario explotador permanentemente del pueblo, ocupando el lugar de los nómadas criminales, con lo que nace el Estado sedentario (que impone tributos, hoy llamados ¨contribuciones¨). Y así, según Kurosawa nació el Estado ¨Bandido¨o como diría elegantemente el poeta y médico estadounidense Oliver Wendell Holmes “los tributos son el precio que pagamos para vivir en una sociedad civilizada”.

El continuo nacimiento y renacimiento del estado mostrado por Kurosawa nos lleva a reflexionar, no solamente en lo que hay detrás de nuestras fundaciones y refundaciones nacionales (Conquista, Independencia, Revolución y ahora ¿la Cuarta Transformación?), sino también en la naturaleza de nuestro momento actual, en el que ya no es posible distinguir entre las diferentes bandas de malhechores (por ejemplo, ¿cuáles Auto Defensas son de verdaderos ciudadanos y cuáles son infiltradas por narcotraficantes?, ¿policías o criminales?, etc).

En cuanto al origen del desorden político y social que da lugar al debilitamiento del estado y la formación de bandas organizadas, resulta también muy familiar para nosotros que padecemos el crimen organizado). Aunque Coetzee no abunda en ello, en la película queda claro que si los samurais aceptan unirse al grupo de "protección" es porque eran unos Ninis desempleados y se estaban muriendo de hambre y no tenían otra opción de supervivencia a su alcance .

La película relata magistralmente lo que sucede en una aldea durante una época de desorden político, una época en la que el estado ha dejado realmente de existir, y las relaciones de esos aterrorizados aldeanos con un grupo de nómadas bandidos armados. Tras años de abatirse sobre la aldea como una tormenta, violar a las mujeres, matar a los hombres que oponen resistencia y llevarse las provisiones almacenadas, a los bandidos se les ocurre la idea de sistematizar sus visitas y acudir al pueblo una sola vez al año para exigir o arrancar tributos (impuestos). Es decir, los bandidos dejan de ser depredadores del pueblo y se convierten en parásitos (algo así como lo que hacían los Aztecas , pero en grande, con los pueblos vecinos al exigirles tributos).

Uno supone que estos bandidos tienen sometidas bajo su yugo a otras aldeas similares, que caen sobre ellas por turno, para permitirles rehacer su riqueza y que en conjunto tales aldeas constituyen la base recaudatoria de los bandidos. Es muy probable que hayan tenido que luchar contra bandas rivales por el control de determinadas aldeas, aunque en la película no vemos nada de ello (lo que sí vemos en el México actual son peleas similares entre bandas de narcotraficantes por el territorio).

Los bandidos aún no han empezado a vivir entre sus súbditos de modo que estos tengan que satisfacer sus necesidades día a día, es decir, todavía no han convertido a los aldeanos en una población esclava. Así pues, Kurosawa somete a nuestra consideración una etapa muy temprana del desarrollo del estado, aunque igualmente podría verse más tarde como decadencia.

La acción principal de la película comienza cuando los aldeanos conciben un plan para contratar a su propia banda de hombres duros, los siete Samurais sin trabajo, para que los proteja de los bandidos. El plan surte efecto, los bandidos son derrotados (el grueso de la película consiste en escaramuzas y batallas), los samurais se alzan con la victoria. Tras haber visto cómo funciona el sistema de protección y extorsión, el grupo de samurais, los nuevos parásitos, presentan una oferta a los aldeanos. A cambio de dinero, tomarán la aldea bajo su tutela, es decir, ocuparán permanentemente el lugar de los bandidos. Pero en un final que refleja más bien los deseos de un hollywoodense final feliz y esperanzador que la realidad, los aldeanos se niegan: piden a los samurais que se marchen, y estos aceptan. Y vivieron felices para siempre...¿usted cree?

Los Siete Magníficos (The Magnificent Seven)

Siete hombres y un destino, como se le conoció en México, es una película estadounidense de 1960, basada en la película Los siete samurais de Akira Kurosawa.

Argumento adaptado. Un pequeño pueblo mexicano cerca de la frontera con los Estados Unidos es asediado por una banda de malhechores, dirigidos por el sanguinario Calvera, que le quita a los labradores el fruto de sus cosechas. Los habitantes del pueblo deciden pedir ayuda a pistoleros profesionales estadounidenses, ya que les resulta más barato que comprar armas (se supone que esto sucede antes de la Revolución Mexicana, por lo que los pobres tontos labradores no saben usar las armas, aunque los listos bandidos sí las importan del otro lado).

A la vista de la paga reducida, acuden finalmente sólo siete pistoleros, decididos a liberar al pueblo de esa plaga...por una lana, por supuesto, business is business.

Secuelas. El éxito de la película hizo que se realizaran tres secuelas más y una serie de televisión. El regreso de los siete magníficos (Return of the Seven) (1966). La furia de los siete magníficos (Guns of the Magnificent Seven) (1969), en esta ocasión el grupo de siete hombres armados se reúne tras ser contratado para rescatar a un líder de la Revolución Mexicana. El desafío de los siete magníficos (The Magnificent Seven Ride, 1972). Esta película ya si queda encuadrada claramente dentro del spaghetti western por su estilo y su producción. Los siete magníficos. La serie (The Magnificent Seven, 1998-2000). A través de 23 episodios de una hora los magníficos van deshaciendo entuertos y persiguiendo a los malvados.

Y luego nos preguntamos por qué algunos estadounidenses quieren ayudar a México en su lucha contra el crimen organizado...

Bichos

La película Bichos, ¨A bug's life¨, fue estrenada en Estados Unidos en 1998. Es una película de animación por computadora

Argumento: Según algunos críticos está inspirado en la película de Kurosawa Los Siete Samurais, mezclado con la fábula de Esopo, La Hormiga y el Saltamontes.

Flik es un individualista y aspirante a inventor en una colonia de hormigas (equivalentes de los aldeanos) que viven en una pequeña isla en medio de un arroyo. Flik es diferente y siempre causa problemas por sus invenciones. La colonia está constantemente oprimida por una banda de saltamontes merodeadores (parásitos nómadas) que llegan cada temporada exigiendo comida de las hormigas.

Sin embargo, cuando las hormigas estaban preparando una ofrenda de comida, esta es golpeada accidentalmente por el último invento de Flik, un dispositivo de cosechadora. El líder de los saltamontes, Hopper, tras conocer el hecho reclama doble ración de comida para la próxima temporada. Las hormigas están dispuestas a castigar a Flik por el accidente, pero este piensa que había que pedir ayuda a otros insectos guerreros en la "gran ciudad" (los supuestos samurais). El resto es una animada trama bélica que, por supuesto, termina en final muy feliz...Ya adivinó, la produjo Disney.

Bichos y demás parientes: Los Durrells

Salvo el nombre, la serie no tiene nada que ver con los animales y las caricaturas de Disney, pero resulta muy divertida.

La célebre trilogía de Corfú que se inicia con la familia Durrell y otros animales. Bichos y demás parientes es la segunda parte y concluye con el jardín de los dioses. La obra literaria del hermano de Lawrence Durrell es convertida en una divertida serie de televisión, Los Durrells, lanzada en exclusiva por Amazon en 26 episodios.

La serie está basada en la biografía del zoólogo británico Gerald Durrell, cuando, en 1935, él se fue a vivir junto a su familia a la isla griega de Corfú. En ella, Gerald Durrell prosigue la crónica de la estancia de su familia en la isla mediterránea, así como la narración autobiográfica, sembrada de divertidas anécdotas, de una infancia envidiable, con el campo y el mar como única escuela, y sin más clave de explicación de la alarmante racionalidad de los seres humanos que la que proporciona la contemplación atenta y curiosa de esos parientes supuestamente irracionales que son los miembros de la familia animal.

La historia sigue a la familia inglesa en los años treinta. Una viuda que pasa por dificultades económicas, preocupada por el futuro de sus cuatro hijos, decide mudarse con su familia a la isla de Corfú en Grecia, donde comienzan una nueva vida. Muy recomendable para olvidarse de las desigualdades, los parasitarios problemas actuales y quedarse muy entretenido en casa para evitar contagio del Corona Virus 19. No se la pierda.

Marzo 2020

 

 

Visto 1028 veces
Valora este artículo
(7 votos)
Javier Ortiz de Montellano

Articulista invitado