Municipios

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Municipios

Jueves, 15 Julio 2021 00:05 Escrito por 
José Vera Monroy José Vera Monroy Hablando de...

Recuerdo muy bien mis clases de civismo o ciencias sociales, recuerdo también que siempre se hacía mención del municipio como la base de la división política de los estados y del país. Durante muchos años los municipios fueron de vital importancia para el desarrollo de la patria y, sobre todo, para la atención de la ciudadanía. El artículo 115 de nuestra Constitución, daba forma jurídica y política a estos entes que, verdaderamente, eran la base del quehacer público. En nuestro Estado, la ley orgánica municipal organizaba la acción de los municipios y otorgaba a éstos la importancia de su actuar diario.

 

 

Recuerdo perfectamente que entre los servicios públicos que el municipio otorgaba a la ciudadanía, destacaba, de manera preponderante, la seguridad pública y ésta en su primera línea de responsabilidad era del municipio.

Con el tiempo y no lo podemos negar, los municipios, fueron a la baja en la prestación de este servicio, policías mal preparados, mal pagados y en muchas ocasiones dirigidos por quienes no tenían la capacidad o la experiencia para hacerlo y solo eran ocurrencias de los presidentes municipales, así nació aquella frase de: “¿y qué le daré a mi compadre si no sabe hacer nada?, que sea jefe de la policía”

Hoy, al transcurrir el tiempo y ante el crecimiento de un gran problema de inseguridad, nos arrepentimos y buscamos soluciones incoherentes, la muy mala idea de centralizar el poder nos lleva a la falacia de pensar que con una policía nacional vamos a resolver el problema, y eso está muy alejado de la realidad.

Muchas teorías apuestan a una policía cercana, a la policía de proximidad, al trabajo por cuadrantes, o sea, acercar al policía con su comunidad y la idea de centralizar la seguridad da al traste con estas teorías de cercanía.

 

 

Sin embargo, la historia de las policías municipales ha sido y es en su mayoría de tristeza, la falta de recursos y apoyo las han llevado a esa falta de preparación, de pertenencia y de cariño al trabajo por parte de sus elementos, la falta de mandos aptos y capaces también las ha llevado al fracaso en su misión de otorgar seguridad ciudadana, de dar confianza a la sociedad.

Pero nunca es tarde para los remedios, en lugar de estar pensando en una policía nacional militarizada, deberíamos pensar en dar recursos y mayor apoyo a las policías municipales, crear centros de capacitación, de control de confianza que verdaderamente funcionen, otorgar recursos suficientes para salarios y equipamiento, ¿qué les parecería, estimados lectores, si en lugar de una guardia nacional, se creará un organismo especializado en vigilar, verificar y aportar a las policías municipales, con convenios específicos y, sobre todo, con la voluntad de que verdaderamente se acerque la seguridad a la ciudadanía?

Si dejamos el ataque en contra de la delincuencia organizada a una policía federal civil, bien preparada y honesta, la seguridad ciudadana a las policías estatales y principalmente a las municipales en su ámbito de competencia, lograríamos el cambio que necesitamos. Estoy seguro que los ciudadanos participaremos con lo que nos corresponde si logramos esa confianza que se ha perdido a los cuerpos policiales y en muchas ocasiones no por culpa de ellos.

He aquí una política pública de seguridad, policías de verdadera cercanía, como en los países de primer mundo, solamente necesitamos observar un poco el modelo de policía de Inglaterra, por ejemplo. Recordemos que los delitos de mayor impacto son los que nos afectan directamente y la delincuencia común es el mayor flagelo.

Por cierto: una nueva temporada de huracanes ataca nuestro país sin treguas, nuevamente las medidas de previsión son importantes y necesarias, mucho cuidado, ya sabemos dónde nos inundamos cada año.


Visto 939 veces
Valora este artículo
(2 votos)
José Vera Monroy

Hablando de...