La vida económica en Toluca durante el porfiriato

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

La vida económica en Toluca durante el porfiriato

Domingo, 29 Mayo 2022 00:17 Escrito por 

Empezamos a expresar sobre la historia económica durante el porfiriato; comentando de un gran acontecimiento que influyó mucho en la vida económica de nuestra ciudad, la construcción del ferrocarril que unía a la capital de la república con la capital del Estado de México.

El 5 de mayo de 1882 Toluca se engalanó para recibir el primer tren que recorrió toda la extensión de la vía férrea México-Toluca. El tren llegó a las 11:30 de la mañana y el espectáculo era indescriptible, se reunieron en la estación provisional alrededor de unas diez mil personas que recibieron con gran entusiasmo al tren que pasó bajo el arco triunfal que se había colocado para celebrar el evento. En el trayecto de la estación a la casa donde esperaba el gobernador José Zubieta a las personas que habían hecho el viaje, las casas de la ciudad se pintaron, los balcones provincianos se adornaron y la gente que no pudo ir a la estación presenciaba el cortejo desde balcones y azoteas. Se ofreció una comida en el Asilo de Niñas y en la noche en Los Portales se adornaron e iluminaron siendo el centro de reunión de una numerosa concurrencia que escucho la orquesta del maestro Guadalupe Rodríguez hasta las doce de la noche.

 

gral fernando gonzalezGeneral Fernando González, gobernador del Estado de México que sustituyó al general José Vicente Villada en el año 1904 y gobernó hasta fines del periodo porfirista.

 

Cinco meses después de inaugurado el ferrocarril de México a Toluca, en el mes de octubre de 1882, el Congreso del Estado autorizo para que se convocara a una Exposición de productos naturales, agricultura, industria, ciencias y bellas artes; que se celebró en el mes de abril de 1883. Para promover la asistencia de un buen número de visitantes, especialmente de la ciudad de México, se organizaron “trenes de recreo” que salían los domingos temprano de la capital del país y regresaban después de visitar la exposición y asistir a las veladas artísticas-literarias y otros eventos.

Los resultados de la exposición no fueron en ese momento muy favorables pues la prensa nacional atacó el mal estado en que se encontraba la vía férrea de reciente construcción, la celebración de los eventos y el otorgamiento de los premios. El “Hijo del Trabajo”, por ejemplo, denuncia el 22 de abril de 1883 lo siguiente:

“Hoy salió el tren de recreo para la histórica ciudad de los chorizos y alfajores, y para conocimiento de los que hayan ido, debemos advertirle que en cada viaje se hacen abandonar coches a los pasajeros en el puente de Jajalpa, eminentemente peligroso, teniendo que caminar una legua a pie para volver a tomar el tren, que sigue cruzando una no interrumpida serie de puentes de madera que crujen horripilantemente. En consecuencia, es necesario manifestar la última voluntad antes de ir a Toluca, a donde las señoras van y vienen llorando y rezando”.

A pesar de los ataques y críticas recibidas, la construcción de esta vía férrea agilizará las relaciones comerciales de Toluca con otras entidades federativas y especialmente con la ciudad de México.

Durante estos años es el centro comercial de la entidad y los productos que vende a otros estados y a la capital de la república son especialmente: semillas, harinas, artículos de tocinería, quesos, mantequilla, pieles de reses, tejidos de lana y algodón, raíz de zacatón y cerveza. Los dos últimos productos le permitían mantener relaciones comerciales con Estados Unidos y algunas poblaciones europeas. En 1883, las operaciones de compraventa en el Distrito de Toluca se calculan en $10,000.00 de pesos.

La producción agrícola y ganadera de las haciendas del Estado de México, sobre todo las cercanas a la vía férrea o a la capital de la Entidad, encontraron en la ciudad de México un excelente mercado.

A principios de la década de 1890 el municipio de Toluca contaba con importantes haciendas entre las que se puede citar las de San Juan de la Cruz y la Magdalena, ambas pertenecientes a Luis G. Sobrino y Ortiz y que se caracterizaban por tener una elevada producción de maíz y ganado; la de San Diego de los Padres de Rafael Barbabosa que tenía 800 hectáreas; la de San José Buenavista de Pablo Ballesteros, la de San Diego Linares; la Hacienda del Cerrillo de 1763 hectáreas y las de Jicaltepec de 882 ambas pertenecientes a don Manuel Fernández; la hacienda de La Puerta de cuarenta caballerías y 250 habitantes perteneciente a Francisco Pichardo; la Hacienda de Majadas de Felipe Pliego; las haciendas de La Laguna y de Palmillas de Luisa Montes de Oca de Cordero; la de Nova de Jesús Fernández; la hacienda de Altamirano de Soledad Pliego; las haciendas de La Garcesa, de la Macaria y de Panzacola de José B Pliego y Pérez con una extensión cada una de 956, 189 y 951 hectáreas respectivamente; la de San Antonio Buenavista y de La Crespa de Ignacio Mañón y Valle; La del Carmen de Valeriano Lechuga; la Hacienda de Canaleja de 1298 hectáreas con elevada producción ganadera y agrícola, la de La Pila de Carlota Hinojosa, la de Santín de Jesús Ma. Barbabosa y la de Nicolás Tolentino de Javiera Pliego de Cortina.

 

Instituto Cientifico y Literario de Toluca porfiriatoEn los años porfiristas, la mujer principia a tener participación profesional. Taller de taquigrafía de la Escuela Normal de Profesoras y de Artes y Oficios para señoritas en Toluca.

 

Durante el porfiriato Toluca cuenta con dos fábricas importantes: la de tejidos de algodón llamada la “Industria Nacional” y la fábrica de cerveza “Toluca y México, S.A.”. Entre los años de 1890 y 1891 los señores Cortina, Pichardo y Cía.; establecieron la Industria Nacional que hacia 1893 tenía 200 obreros cuyos salarios eran de .18 centavos a 1.00 pesos diarios y en 1905 contaba ya con 300 obreros.

La fábrica de cerveza tuvo sus inicios como empresa industrial con el predominio del capital alemán, fue fundada por Santiago Graf en 1865 y en 1890 se convirtió en sociedad anónima alcanzando un gran desarrollo. Al finalizar el siglo XIX esta fábrica producía 2,000,000 de litros de cerveza, que solo supera en la república la compañía Cervecera de Chihuahua. En 1905 tenía 800 obreros, y producía más de 25 millones de hectolitros de cerveza con un valor de más de 32´000,000 millones de pesos.

Desde el mes de mayo de 1899 la fábrica de cerveza estableció una fábrica de vidrio para que surtiera de botellas que en 1905 tenía 250 obreros y 450 en 1908.

Otros establecimientos industriales con que contaba Toluca en el porfiriato eran la fábrica de conservas alimenticias de Dionisio Astivia, situada en la Cortadura, y la de Demetrio Barenque en la Estación de Ferrocarril Mexicano; las fábricas de jabón La Marsellesa, de Cortina y Torres en la calle de Chapitel y La Moderna de Darío Valdés en Arteaga. A fines del Porfiriato se localizan las fábricas de aguas gaseosas el Palacio de Hielo fundada en 1893 y la Compañía de Aguas Gaseosas, S.A. establecida en 1907; también existía la fábrica de almidón El Nevado, que tenía 30 obreros en 1910.

La vida económica de Toluca en la época porfirista se localiza fundamentalmente en el centro de la ciudad, en los conocidos y emblemáticos Portales y en la Estación del Ferrocarril Mexicano. En los últimos años del periodo porfirista existía un sistema de tranvías que ponía en contacto diversos puntos de la ciudad: La Estación del Ferrocarril Nacional con el Jardín Morelos, la Estación del Ferrocarril Nacional con el Paseo Colón, el Paseo Colón con el Hospital Civil, el Paseo Colón con el Panteón General y el Jardín Morelos con la Estación del Ferrocarril de Tenango establecido en 1897. El itinerario de los tranvías de Toluca en el año de 1904 era el siguiente:

 

Estación del Ferrocarril Nacional:

Sale del Jardín Morelos: a las 6:30 y 9:45 am; 3:15; 7:15 y 9:00 pm.

Sale de la Estación: a las 7:00 y 10:15 am; 3:50; 7:35 y 9:20 pm.

Estación del Ferrocarril Tenango:

Sale del Jardín Morelos: a las 6:45, 9:30, 10:00 y 11:15 am; 12:45, 1:45, 3:00, 4:15, 5:00, 7:15 y 8:00 pm.

Sale de la Estación: a las 7:00, 9:45, 10:15 y 11:30 am; 1:00, 2:00, 3:15, 4:30, 5:15, 7:30 y 8:20 pm.

Las salidas de Paseo Colón para el hospital, el panteón y la Estación del Ferrocarril Nacional estaban arregladas para que hubiera viajes simultáneos sin interrupción cada veinte minutos desde la 7:00 am hasta las 7:00 pm.

Para el historiador, periodista y catedrático Aurelio J. Venegas (1859-1931) los Portales eran el corazón comercial de Toluca Porfirista, sobre todo el Portal Morelos.

En los últimos años del siglo XIX se localizaban en el Portal Morelos cajones de ropa de varios comerciantes, como los Carniado, Carrasco, Adolfo Pando Ballina, Benito López y Luis Caire, y en la calle de Riva Palacio había cajones de ropa por menor.

 

mujeres porfiriato tolucaEstudiantes del Instituto Científico y Literario de Toluca en la época porfirista.

 

Toluca cuenta en 1894 con veinte cajones de ropa doscientas diez y nueve tiendas de abarrotes, cantinas y tendajones (tienda pequeña), un molino de trigo, dos de aceite, catorce panaderías, cincuenta y tres pulquerías, nueve ferreterías, dos tabaquerías, diez boticas, cinco sombrarías, tres expendios de cajas mortuorias y veinticinco mesones y hoteles.

En 1899 se encuentran entre los hoteles y mesones más importantes el Hotel Gran Sociedad, frente al Portal Morelos, que tenía restaurante, cantina y billares y pertenecía a Fernando Rosenzweig; El Ferrocarril y el Hotel Chino en la Estación del Nacional; la Bella Unión en la calle de Juárez, El León de Oro en Guerrero y San Agustín en la Plaza de los Mártires, La Merced en Mina número 1, Alocha en el jardín Morelos, El Depósito en Guerrero 9, Guadalupe en Huitzila, La Cruz en Zapateros número 3 y San José en la calle de Alquisiras, son algunos de los mesones.

En este mismo Toluca tenía el restaurante Cosmopolita de Pedro Andueza en el Portal de la Constitución número 6 y los restaurantes de Carlos Contreras y Cris Martínez en la Estación del Ferrocarril Nacional.

Margarita García Luna.


Visto 2683 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Gerardo R. Ozuna

Toluca: Rescatando identidad