¿Habrá consulta para educación y salud?

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¿Habrá consulta para educación y salud?

Domingo, 28 Octubre 2018 00:08 Escrito por 
¿Habrá consulta para educación y salud? Naturismo y salud

Es una cruda realidad que las instituciones de salud y educación privadas le han ganado terreno a la estructura constitucionalmente pública en ambos sectores. La educación y la salud son un derecho, pero además una obligación del Estado que debe garantizarla.

Andrés Manuel López Obrador prometió que una de sus prioridades es garantizar a toda la población, independientemente de su condición de aseguramiento, el acceso oportuno y gratuito a los servicios y medicamentos necesarios. Es de esperarse que esta propuesta choque no sólo con la industria farmacéutica y médica privada sino con la alimenticia en virtud de que su gobierno pretende una población sana con una niñez y juventud que forme no sólo buenos ciudadanos sino también profesionistas de alto nivel que sirvan a México.

El asunto de la salud no es sólo una cuestión de tener la capacidad económica para adquirir medicinas sino que constituye todo un esquema estructural, esto es institucional, que compromete no sólo lo que las familias tienen que comer desde el primer plato de la mañana en sus hogares sino las condiciones de ambiente y económico en que se desarrolla una sociedad. Se podrán comprar medicinas pero eso no equivale a tener salud o cultivar la salud y ésta se adquiere en base a un entorno holístico.

La promesa de fortalecer y ampliar el sistema público de salud, que contempla al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Instituto de Seguridad y Servicios Social de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Secretaría de Salubridad y Asistencia (SSA) y Servicios Estatales en Salud (SESA), implica oponerse a esa privatización sistemática y silenciosa que se ha venido dando en el sistema nacional de salud al fomentar las clínicas y hospitales privados que cada día van en aumento y que pese a su alto costo, empezando por la receta, constituyen un enorme negocios para un puñado de particulares.

De consolidarse esas dos propuestas prioritarias para la gestión de Andrés Manuel López Obrador, seguramente tendrá paso automático la otra en la que sugiere una regularización laboral del personal de salud y apertura de nuevas plazas. Esto, por ende, tendrá como efecto un fortalecimiento de las agrupaciones sindicales de dicho sector. Lo que implica que éste en un futuro, cuando ya no esté el presidente de MORENA asuma la defensa y reivindicación del sistema de salud nacional público y gratuito.

De los programa de medicamentos y servicios gratuitos para la población sin seguridad social, estos tendrán que considerar no sólo el uso de la medicina alópata sino una serie de tradiciones que habrán de rescatarse para crear un sistema de salud no sólo auxiliar y emergente sino uno preventivo que va, como lo dije líneas arriba, desde el plato familiar en la mesa hasta hábitos y condiciones sociales que den paso no sólo a una población sana en todas las edades sino saludable en otros aspectos que influyen en la salud física como son el ambiente social, de trabajo, escuela, familiar y de relaciones humanas (incluido un medio ambiente sin contaminación) en todos los niveles sociales. La salud de una sociedad no sólo se mide por la capacidad de comprar medicinas sino por las condiciones en que se encuentra su entorno en general, que incluye su hogar.

El Estado en Roma y Grecia así lo concebía, un entorno que consideraba no sólo el social y de atención médica sino también el familiar. De allí que el famoso ientaculum romano cobrara tanta fama a nivel mundial, mismo que se encuentra en los anales de la Unesco, en tratados de la cultura alimenticia de muchas naciones sino también en las mezquinas farmacéuticas que lo estudian a fondo.

De ese hábito romano se derivó que durante muchas décadas del siglo pasado se volviera costumbre que todo montañistas o personas que saliera de madrugada a realizar actividades físicas y de otra índole, se prepara muy temprano, después de hidratarse con un jugo natural o agua, pan integral (no el transgénico y lleno de química artificial cancerígena de marcas en tiendas o supermercados) con mermelada, costumbre que se ha perdido ante el embate publicitario de comida chatarra o pacotilla, término éste último que intentó poner de moda el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Subirán. Esperemos que AMLO no cometa el error de hacer consultas para la reforma en ambos sectores.

*Presidente de la ONG Franature


Visto 1489 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Víctor M. Zendejas Orozco

Naturismo y salud