López Obrador y su gobierno populista

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

López Obrador y su gobierno populista

Lunes, 03 Diciembre 2018 00:08 Escrito por 
López Obrador y su gobierno populista El Socavón

“No tengo derecho a fallarle al pueblo de México”, aseguró Andrés Manuel López Obrador, en el día más feliz de su vida: su toma de protesta como presidente Constitucional de los Estados Unidos de México, que se llevó a cabo el sábado pasado ante el Congreso de la Unión integrado por 628 legisladores (500 diputados y 128 senadores) de los ocho grupos parlamentarios que lo conforman y más de mil “invitados especiales” que se dieron cita en el recinto de San Lázaro para corroborar la llegada al poder de la primera “izquierda” millonaria.

El nuevo jefe del Ejecutivo, por fin dio a conocer el significado de la llamada “cuarta transformación”, mencionando movimientos importantes que se gestaron en el pasado de nuestro país. La Independencia fue la primera; Las Leyes de Reforma, la segunda, y, tercera, La Revolución.

Por lo visto, López Obrador “modestamente” pretende hacer historia en su administración, circunstancias complicadas de equiparar.

Como niño con juguete nuevo, visiblemente nervioso y emocionado, durante su discurso López Obrador destacó la palabra corrupción, que repitió más de treinta veces, refiriéndose específicamente a los gobiernos neoliberales. Hizo una breve historia de nuestra endeble nación de las administraciones de los años cuarenta, cincuenta y sesenta, de las que habló maravillas, pues señaló que hubo crecimiento económico del seis por ciento anual y no dejaron deuda pública.

Posteriormente, Andrés López se refirió a los gobiernos neoliberales de los años ochenta hasta nuestros días, a la que fustigó y criticó acremente -se les fue a la yugular- dijo que en los últimos 36 años hubo bajo crecimiento económico anual, que las gestiones estuvieron plagadas de corrupción, de impunidad, de componendas de amiguismo y de un endeudamiento irresponsable, allí se encontraba escuchando el expresidente Peña Nieto, a quien le llovieron toda clase de calificativos del tabasqueño que no pudo eludir en ningún momento.

Así pues, López Obrador dijo que habrá un cambio radical en la forma de gobernar, de la separación absoluta de la política social de la económica y de los grupos del poder, ya no habrá más amiguismos ni compadrazgos durante su gestión. En pocas palabras, el de Macuspana enterró de tajo el neoliberalismo para darle paso a un gobierno de corte populista, socialista, autoritario.

Más adelante ratificó que estará a la altura del pueblo mexicano al que no tiene derecho a fallarle ya que fue una lucha de muchos años tanto individual como de grupos, así como de líderes que lo apoyaron (a pesar que algunos ya se adelantaron).

En su largo discurso, en ningún momento el presidente López Obrador tuvo el tino de hacer un llamado a la unidad nacional de todos los sectores políticos, empresariales y de la sociedad civil de nuestra mancillada república por lo visto este asunto está fuera de su agenda a lo largo de su mandato.

Dio a conocer sus programas que efectuará al inicio de su gestión, entre los que destacan el incremento al doble del salario mínimo; respecto a las pensiones para los adultos mayores, también se duplicarán; otro es el que un millón de discapacitados marginados, principalmente niños, van a tener una pensión igual a la que otorga a los adultos mayores; uno más, dos millones 300 mil jóvenes serán contratados para aprender un oficio y percibirán un salario de más de tres mil pesos.

Por la tarde, López Obrador, en el segundo evento del día sábado en la plancha del zócalo capitalino abarrotada de sus simpatizantes y seguidores, además de líderes indígenas (en la que se autonombró presidente legítimo en 2006), presentó sus 100 compromisos de gobierno a desarrollarse a lo largo y ancho del territorio nacional que desglosó uno por uno, como el apoyo a ejidatarios, comuneros, pequeños propietarios, quienes recibirán dinero semestralmente para siembra de sus tierras.

Así, poco a poco, el jefe del Ejecutivo fue demostrando en su discurso que el régimen que encabeza será el rector de la política social y económica, que repartirá recursos necesarios y suficientes a los ciudadanos con mayor marginación a través de sus 32 controvertidos súper delegados que ya tienen poder constitucional.

Recordemos que los morenistas tienen contemplado seguir con la mayoría de diputados federales en los comicios intermedios de 2021 y ganar más gubernaturas, sostienen la tesis que al ver dividido el territorio nacional en 266 regiones los 32 súper delegados repartirán recursos económicos a diestra y siniestra a ciudadanos que sufragaron por el partido del presidente AMLO lo sigan haciendo para triunfar de nueva cuenta en las elecciones de 2024.

Lo que no debemos perder de vista, es el regreso a los años sesenta, el populismo exacerbado de López Obrador estará vigente, ya que con el control absoluto del poder con el que piensa erradicar la pobreza a través de sus programas paternalistas, el gobierno será el rector de todos los proyectos y programas.

Por otra parte, efectivamente, el tabasqueño deberá cumplir a carta cabal con los mexicanos sus seis años, no puede darse el lujo de fallar en su mandato debido a que el hartazgo ciudadano está latente entre los más de 120 millones de mexicanos. La alternancia en el poder seguirá vigente mientras no haya un gobierno honesto, ejemplar, que cumpla a carta cabal con sus promesas de campaña. Y el de AMLO no es la excepción.

Respecto a la repetida palabra corrupción, citó que si su esposa, sus tres hijos mayores o cualquier familiar o funcionario público cercano o no, incurren en algún abuso o ambición personal, serán castigados con todo el rigor de la ley, porque aseguró que su máximo orgullo es la honestidad. ¿Realmente cumplirá y no intervendrá por los suyos? Otro punto importante de las tentaciones del poder que aseguró Andrés Manuel López Obrador, es que no buscará la reelección. Que así sea. ¡Apreciable lector, ajustémonos el cinturón porque inicia un gobierno complicado de descifrar!

Visto 1491 veces
Valora este artículo
(46 votos)
Carlos García

El socavón