DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

En torno a la huelga en la UAM

Viernes, 12 Abril 2019 15:42 Escrito por 
En torno a la huelga en la UAM Periodismo y democracia

La actual huelga en la Universidad Autónoma Metropolitana, UAM, es la más larga que ha sufrido la institución desde su creación en la década de los 70s, por parte del gobierno de Luis Echeverría Álvarez.
Pero ¿tiene razón de ser esta huelga? Veamos.

¿Es legal? Sí lo es, pues cumplió con toda la normatividad que la ley establece para que los trabajadores universitarios, a través de su sindicato, declararan el estallamiento de la misma el primero de febrero (aunque la votación haya sido de 127 votos a favor de la huelga y 120 en contra).

¿Es justa? Sí y no. Es justa pues el deterioro del poder adquisitivo del salario universitario ha sido una constante desde el sexenio de Miguel de le Madrid, quien llegó a declarar que no le gustaban las críticas de los “analistas de café”; en lo personal me sentí aludido, pero eso es otra historia.

Es injusta pues el paro de actividades tan prolongado ha afectado a mucha gente, en especial a aquellos a quienes debe servir la UAM, a los hijos de los trabajadores que no pueden pagar las colegiaturas de una universidad privada o que, aún teniendo los medios, prefieren enviar a sus hijos a la UAM, dada la solidez de la formación que, en términos generales, ofrece la entidad a sus estudiantes. Lo anterior sin mencionar todas las investigaciones frenadas.

Otro ejemplo de lo injusto de esta huelga es que el examen de admisión para la nueva generación debió haberse realizado el 3 de febrero, es decir dos días después de estallada la huelga. Y es cuanto más injusto dado que son los padres de estos potenciales alumnos los que pagan los salarios de todos los trabajadores de la UAM y que por lo mismo tienen derecho de exigir educación de calidad, en excelentes instalaciones y con excelente personal.

Pero también es justa por lo siguiente: el mes de diciembre del año próximo pasado, el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, AMLO, dijo que “La instrucción que tienen en Hacienda es aumentar inflación más tres puntos a los que ganan menos de 10 mil pesos; de 10 a 15, inflación más 2, y de 15 a 20, inflación más 1”.

Ignoro como es que llegó a que estos porcentajes eran las mejores, pero me permito dos comentarios: como economista me parece una medida prudente la recuperación paulatina del poder adquisitivo de los salarios; pero como profesor de la UAM critico lo injusto de la medida, pues el deterioro salarial nos ha afectado a todos, no solo a los que ganan menos, sino también a los profesores que han procurado seguir especializándose con estudios de posgrado en el país o en el extranjero, y que bien podrían ganar mejores sueldos en otras esferas de la economía, como es el caso de la mayoría de mis colegas.
En este contexto, la incapacidad de las autoridades de la UAM ha quedado exhibida al no saber manejar la presente huelga: se deberían haber apegado a las instrucciones que dio el Presidente de la república y en consecuencia hacer los ajustes y trámites necesarios ante las autoridades hacendarias para cumplir lo que ordenó AMLO el 8 de diciembre.

Ahora ya es muy tarde para hacer esta consideración e introducirla en las negociaciones, pero es evidente que les faltó visión, por decir lo menos, a las autoridades universitarias.

Por cierto, la contrapropuesta de las autoridades al Sindicato es injusta, pues han ofrecido un incremento general del 3.35%, y adicionalmente proponen un ajuste del 3%, pero sólo en el tabulador de salarios de Personal Académico de medio tiempo y tiempo parcial, así como en el relativo al personal administrativo de base vigente al 31 de enero del presente año; ¿y los profesores de tiempo completo? ¿no es esto una discriminación sin fundamento? ¿no establece la ley que a trabajo igual corresponde salario igual, siendo en este caso únicamente la duración de la jornada la diferencia? Una vez más la falta de visión de las autoridades.

Respondiendo finalmente a la pregunta de si tiene razón de ser la huelga. Opinamos que ya no tiene razón de ser.
El sindicato de la UAM, el SITUAM, confunde una autoridad gubernamental con un patrón de una empresa privada.

Recordemos que la UAM es una universidad pública, y por lo tanto se debe ajustar a los presupuestos que le asigna la Secretaría de Hacienda, so pena de incurrir incluso en faltas graves al mover los recursos presupuestales de una partida a otra, cosa que impide la ley.

Por otro lado, el patrón del SITUAM no es el rector; él es un empleado administrativo más. Tampoco lo es el Secretario de hacienda. El patrón del SITUAM es el pueblo de México, desde el más sencillo obrero que a pesar de su raquítico salario, hace grandes esfuerzos para mandar a sus hijos a la UAM, ahora en huelga, hasta el empresario que sabe que, estando su hijo en la UAM, tendrá educación de calidad y por otro lado, sabe que está contribuyendo con una universidad que le permitirá formar profesionales que le ayudarán a mejorar su empresa, y así poder seguir generando empleos para el país.

Los compañeros del SITUAM deben comprender que, a pesar de las justas razones de la huelga, ya está comenzando a verse lo injusto de mantener una huelga tan larga, sobre todo considerando que su interlocutor, en este caso las autoridades universitarias, se han metido ellas mismas en un callejón sin salida. Toca al SITUAM reconocer que una salida digna, en este caso terminando la huelga con el pago del 100 por ciento de los salarios caídos, es una victoria moral, muchas veces, mejor que una victoria pírrica de otro tipo.

Un estratega de la guerra dijo que no puedes escoger tus enemigos, pero sí tus batallas. El SITUAM debe hacer consciencia que esta batalla ha llegado a su fin. Es momento de continuar la lucha por otros medios, con la UAM abierta al tiempo y a las clases.

1.- Doctor en Economía por Sciences Po París; profesor en el Departamento de Economía de la UAM.

Visto 833 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Dr. Vidal Ibarra Puig

Articulista invitado