DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¿Un diario de izquierda no debe vivir del dinero del Estado?

Domingo, 14 Abril 2019 00:06 Escrito por 
¿Un diario de izquierda no debe vivir del dinero del Estado? Naturismo y salud

¿Podría un medio decirse de izquierda y al mismo tiempo estar recibiendo dinero del Estado por concepto de publicidad para finalmente definirse como una empresa de sociedad anónima, comercial y lucrativa para el usufructo personal de unos cuantos?

Esa postura es incongruente, hipócrita y traidora a una causa revolucionaria si los medios de comunicación que así se publiciten y declaren tratar de influir en el cambio social para un mejor país para las futuras generaciones utilicen este discurso para hacer política y negocio de una manera facciosa.

Ejemplo de medios revolucionarios que fueron acérrimos críticos del sistema desde una posición de izquierda, independiente o anarquista hay muchos en el mundo, y México no es la excepción, y que no dependieron para la causa que enarbolaron de los recursos económicos que son del pueblo y que maneja el Estado, mucho menos de la burguesía dominante.

Los medios en general, en especial la prensa escrita, que se conformaron y tuvieron su esplendor en la era del siglo veinte y que ahora se clasifican como los más importantes de izquierda en el mundo tuvieron como base de su operatividad los siguientes principios, muchos de los cuales no se cumplieron o fueron traicionados por directivos acusados públicamente de “corruptos” y “capateces”: igualdad (precepto base de la izquierda), independencia, democracia, pluralismo, crítica al Estado, transparencia del uso de los dineros públicos (del Estado) y repartición de los mismos entre la clase trabajadora, entre otros que llevarían a una condición de iguales entre los hacedores del proyecto.

En cada celebración del Día del Trabajo, el primero de mayo, circulan en la marcha de los trabajadores y en el mismo zócalo de la Ciudad de México, decenas de medios alternativos de verdadera izquierda editados por colectivos o sindicatos democráticos con una bien cimentada línea de izquierda, crítica y veraz, en los que al abrir sus páginas se ve a las claras que hay nula publicidad oficial o de empresas privadas. Esos medios, aunque eventuales algunos de ellos, dan ejemplo de verdadera prensa independiente y de izquierda que no necesita de los dineros de nuestros impuestos para subsistir.

Sus directivos y personal, casi siempre en condiciones de camaradería e igualdad tanto a la hora de opinar sobre lo que se va a publicar como en lo laboral, sin esperar la decisión unilateral de un dictador alcoholizado, viven regularmente de manera frugal y humilde, con un salario honorable sin ánimo de querer convertirse en pequeños burgueses al servicio del gobierno en turno. Es más, no acostumbran a recibir sobornos de nadie por abajo del escritorio, ni mucho menos pacas de dinero malhabido a repartirse en el escritorio de algún jefe.

En los años 70 la revista “Por Qué” fue ejemplo de prensa escrita valiente, verdadera defensora de los derechos laborales y humanos de campesinos y trabajadores. Dio amplia difusión a la represión del movimiento del 68 y del crimen del halconazo del 71, así como las injusticias y despojos a campesinos y obreros. Una de sus más importantes coberturas fue la del movimiento guerrillero de Genaro Vázquez Rojas.

Del legendario Genaro Vázquez Rojas difundió muchas citas importantes y las dio como avisos o recuadros en interiores para la formación cívica de los nuevos jóvenes lectores en formación. Una de ellas fue la que constituyó una contestación al Estado sobre la acusación de éste al movimiento guerrillero de que eran agentes extranjeros. Genaro Vázquez respondió magistralmente así al Estado represor, mientras la prensa que vivía de los dineros públicos lo callaba y la revista Por Qué lo difundió ampliamente en varias ediciones: “No somos prosoviéticos, no somos prochinos, no somos procubanos. Somos promexicanos”.

Esas denuncias de las injusticas contra el pueblo de México en la era priista y sus críticas al Estado, al presidente en turno y a la clase dominante, llevaron a los directivos de Por Qué, los hermanos Menéndez, a exiliarse en Cuba.

Hoy no se espera nada parecido con el gobierno de la Cuarta Transformación del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero tampoco es deseable que medios que se dicen de izquierda o que pretenden verse así ante la sociedad quieran o se les permita vivir o ser recatados con los recursos económicos que son de los mexicanos y que maneja el Estado porque eso constituye una práctica perversa.

El Estado no debe dar ni un centavo partido por la mitad a ningún medio de comunicación. ¿Son empresa? ¿Son comerciales? ¿Lucran?, pues para eso hay un sector privado para comercializar sus líneas. Que sean congruentes con su filosofía de “empresa” y “comercial”. Con el pretexto de ser empresa han avasallado a sus trabajadores y golpeado a la vida sindical de sus medios.

Ahora, más que nunca en el marco de la Cuarta Transformación, deben demostrar que son de verdadera izquierda y dar muestra de los principios de la misma democrátizándose, abriendo sus finanzas a la igualdad laboral y respetar la democracia que dicen defender no sólo al exterior, sino principalmente al interior del medio.

O si no ¿para qué quieren el dinero de nuestros impuestos? Y ya que están de moda las encuestas pues que se nos pregunte a la sociedad si estamos o no de acuerdo en que sigan embutiéndose nuestro dinero para su beneficio personal al tiempo que reprimen a sus trabajadores.

*Presidente de la ONG Franature

Visto 351 veces
Valora este artículo
(3 votos)
Víctor M. Zendejas Orozco

Naturismo y salud