DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Se acabó la emoción pro-ambiente

Lunes, 10 Junio 2019 04:28 Escrito por 
Se acabó la emoción pro-ambiente Sin Titubeos

Poco duró el entusiasmo por el cuidado del medio ambiente. Si bien es cierto que impactó la contingencia, a mediados de mayo, y que 2.7 millones niños se quedarán sin clases por los altos niveles de contaminación, las acciones emprendidas no tienen un plan estratégico y más bien sonaron como medidas a botepronto, para paliar la crisis mediática.

Desde Alexander Von Humboldt a Mario Molina, las advertencias de que el medio ambiente en México, y en el Estado de México, se deterioraba, han sido históricas, pero hemos sido espectadores y no activistas.

Los ríos han sido entubados, los bosques talados, los campos ocupados por viviendas, año tras año vemos los desbordamientos de los ríos, las inundaciones y ahora el cielo gris por las contingencias.

La realidad es que cada vez estamos más cerca de lo que en otra hora era ficción. Pronto, todo aquello que vimos en la películas, sobre comprar oxígeno, pagar por aire, las guerras por el agua, se convertirán en realidad, si las cosas no hacen de continuo y en forma planeada.

Que hoy se siembren millones de árboles, no garantiza que esos árboles sobrevivirán. Las medidas ambientales que deberían tomarse, no están incluidas en el Plan Estatal de Desarrollo. Las políticas públicas de desarrollo urbano, no tienen considerado estrategias sustentables.

Las viviendas que se construyen, en los cientos de conjuntos habitacionales, no tienen captación de aguas pluviales, ni biodigestores para aprovechar los deshechos, ni celdas solares, ni muchas otras ecotecnias. La razón es sencilla, esas viviendas son negocio, y mientras más ganancia le dejen a los desarrolladores y a quienes las autorizan, mejor.

Al menos 80 por ciento de las plantas de tratamiento que hay en el Estado de México, operadas por la Comisión de Aguas del Estado de México, están sin operar. Ni el gobierno estatal ni los municipios quieren invertir en el mantenimiento de éstas, ya no hablemos de la construcción, para el tratamiento de aguas residuales.

Las autoridades ven tan lejana una realidad que ya nos alcanzó, y siguen tan preocupados por ganar elecciones y dinero, que no aprecian que empezar a trabajar por el medio ambiente les traería esto por añadidura; basta con revisar lo que sucede en los países de primer mundo. En fin, veremos hasta dónde llega su entusiasmo ahora que el cielo vuelve a ser azul. Los ciudadanos, a hacer lo nuestro.

Visto 3235 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Diana Mancilla Álvarez

Sin titubeos...