Hacienda Doña Rosa

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Hacienda Doña Rosa

Domingo, 14 Julio 2019 00:06 Escrito por 

Click para hacer zoom 01.jpeg
Click para hacer zoom 02.jpeg
Click para hacer zoom 03.jpeg
Click para hacer zoom 04.jpeg
Click para hacer zoom 05.jpeg
Click para hacer zoom 06.jpeg
Click para hacer zoom 07.jpeg
Click para hacer zoom 08.jpeg
Click para hacer zoom 09.jpeg
Click para hacer zoom 10.jpeg
Click para hacer zoom 11.jpeg
Click para hacer zoom 12-1.jpeg
Click para hacer zoom 13-1.jpeg
Click para hacer zoom 13.jpeg
Click para hacer zoom 14.jpeg
Click para hacer zoom 15.jpeg
Click para hacer zoom 16.jpeg
Click para hacer zoom 17.jpeg
Click para hacer zoom 18.jpeg
Click para hacer zoom 19.jpeg
Click para hacer zoom 20.jpeg
Click para hacer zoom 21.jpeg
Click para hacer zoom 22.jpeg
Click para hacer zoom 23.jpeg
Click para hacer zoom 24.jpeg

Historias de familia:

Hoy hablaremos de una de las Haciendas más prestigiadas en su momento por el auge económico y su extensión territorial. Ubicada en el Valle de Toluca, me refiero a la Hacienda Doña Rosa, perteneciente a una de las familias más conocidas y destacadas en todos los ámbitos, empresarial, deporte, social y, sobre todo, en el arraigo familiar y de quienes constituyen esta familia; ellos son don Laureano Negrete Maza y María García González y descendientes.

Don Laureano Negrete Maza llega a la ciudad de Toluca,proveniente de España. En los años 20`s, conoce a doña María García González, con quien tiempo después contrae matrimonio, procreando a tres hijos de nombres: Isabel, María Elena (fallecida muy pequeña) y Francisco Negrete García.

Negrete Maza, hombre probo a carta cabal, enérgico, trabajador y de excepcionales cualidades varoniles, sincero, a base de esfuerzo, carácter y convencido, compra el rancho Doña Rosa ubicado en el municipio de Lerma.  Con una superficie aproximada de 144 hectáreas, éste abarcaba varios ranchos más como Canaleja, Santa Elena (donde hoy se ubica el fraccionamiento del mismo nombre en San Mateo Atenco), El Vizcaya, El Negrete y El Carmen, actualmente de la Cervecería Modelo (en este último vivió don Luis Gutiérrez Dosal, en segundas nupcias con Gloria Zayas Pérez sobrina de doña María Pérez de Pons), logrando así en la órbita de los negocios referentes al comercio una posición económica muy destacada, haciendo de esta manera progresar cada vez más sus actividades comerciales, demostrando así sus aptitudes en el cumplimiento de su deber, responsabilidad y honradez, que le permitió vivir con decoro.

Francisco Negrete García, hombre afortunado, de gran carisma, alegre, de carácter juguetón, sincero en sus afectos, hereda con su hermana de nombre Isabel, por parte de su padre don Laureano, los ranchos Santa Elena en San Mateo Atenco, San José y San Francisco en Metepec,  El Negrete y Doña Rosa en Lerma.

Paco, hombre de gran bondad para los que lo trataban, fue el factor importante para las buenas relaciones de todos los familiares y amigos que le rodeaban, siempre dispuesto al bien, lo hacía a propios y extraños sin importar el pago que por un favor pudiera recibir, que es la verdadera forma de servir. Con Paco no había dobleces, sencillo en sus maneras y costumbres, era un tipo verdaderamente provinciano sano de cuerpo y alma.

Afecto como joven a la diversión, que siempre compartía con sus amigos, con una gran ventaja: que nunca hacia valer o echaba en cara, como vulgarmente se dice, su desahogada condición económica, ni las invitaciones que constantemente le hacía a su “palomilla”, entre ellos su mejor amigo, el estimado Javier Maawad Albarrán (qepd) padre del muy querido amigo Xavier Maawad Robert.

No importando que sus negocios progresaran así como también su situación económica, él era el mismo y la pasión por el deporte de las patadas se había adentrado en él, se había entregado al futbol.

Paco fue indudablemente factor determinante para que don Luis Gutiérrez Dosal (cuñado) también se dejara arrastrar por el esplendoroso espectáculo que es el futbol, y tomara las riendas del Deportivo Toluca, para darle a la capital del Estado el lugar preponderante que ocupa en la actualidad. El entusiasmo de Paco fue desbordante y unido al de don Luis, su cuñado, llevó a muchas otras personas que fueron fieles seguidores a los colores rojo y blanco y, como dicen los “asoleados”, se parten el pecho por sus Diablos Rojos.

En relación a lo anterior, comenta una de sus hijas, que recuerda en su niñez que los uniformes del Club Deportivo Toluca se elaboraban en la misma Hacienda Doña Rosa. Esta maquila estaba a cargo de la familia de apellido Praduno. Asimismo, recuerda también la elaboración del pan por parte del señor Mario Velázquez y su esposa doña Elvira Salazar, quienes estaban a cargo de tenerlo muy temprano, en un horario de 2:00 a 7:00 am, y a medio día de 13:00 a 16:00 pm. Este matrimonio colaboró con la familia Negrete más de 10 años, en la época de mayor esplendor de la Hacienda.

Referente a la vida sentimental de Francisco Negrete García, sabemos que conoce a la distinguida señorita Enny Cravioto Barrera (prima de don Jesús Barrera), en la casa precisamente del estimado don Jesús y doña Elena Legorreta de Barrera, ubicada en Aldama esquina con Hidalgo (Casa Barrera).

Enny fue una dama de excelsas virtudes, trabajadora incansable, la naturalidad de trato y excelsitud de alma, ganaban la voluntad de quienes la conocían. Fue una madre ejemplarmente cristiana y amorosa, de carácter fuerte pero sensible. Nunca le dio crédito a la maledicencia y siempre tuvo una disculpa piadosa para las faltas ajenas; con estas virtudes de la dama, Francisco se enamora de ella llevándola al altar después de un noviazgo el día 18 de Octubre de 1941, teniendo como testigos a José y Luis Gutiérrez Dosal, Jesús Barrera, Diego González Gutiérrez, Jesús Díaz y Víctor de Pablo.

El conocido matrimonio instala su hogar en las instalaciones de la Hacienda Doña Rosa, donde incluso ya vivía el matrimonio de doña Isabel Negrete García y Don Luis Gutiérrez Dosal, ya que la Hacienda en su momento estaba dividida en dos partes, teniendo en medio de ella el boliche y la alberca.

El matrimonio Negrete Cravioto, en su corto tiempo de duración, procreó a sus hijos de nombres: Mercedes, Enny Isabel (qepd), María Luisa, Maricela (qepd), María Elena, Lucila y Francisco (qepd).

Desgraciadamente, Francisco Negrete García fallece en un fatídico accidente automovilístico regresando de un partido de futbol de la ciudad de México hacia Lerma (Doña Rosa), al chocar su auto marca Cadillac, el 7 de septiembre de 1955, contando con tan solo 39 años de edad. Al duelo se congregó, sin distingos sociales, gran parte de Toluca.

Doña Enny, ya viuda, se queda a vivir en la Hacienda con sus hijos y toma parte de la actividad de ésta, junto con don Luis Gutiérrez Dosal, su concuño, e Isabel Negrete su cuñada (quienes nunca tuvieron hijos). Desgraciadamente tiempo después también enviuda don Luis de doña Isabel, quedando al frente de Doña Rosa doña Enny y en gran parte don Luis.

La distinguida señora Enny Cravioto Barrera de Negrete (qepd) comentó en su momento que la relación entre familias (Negrete-Dosal) permitió a don Luis Gutiérrez Dosal conocer y tratar a Isabel hija de doña María y Don Laureano.

Tiempo después de enviudar de Isabel Negrete García, don Luis conoce a Gloria Zayas Pérez con quien contrae por segunda ocasión nupcias en la Hacienda del Carmen, quedándose a vivir en ella, por lo tanto la señora Enny e hijos se quedan en Doña Rosa ya que era la Hacienda de los Negrete.

Poco tiempo después de casado con Gloria Zayas (poco más de tres meses), fallece don Luis, a la edad de 65 años, el 24 de Junio de 1959, congregándose en este duelo todo Toluca.

Es así que doña Enny, al fallecer don Luis, emigra hacia la ciudad de Toluca a rehacer su vida dejando la Hacienda e instalándose donde toda la sociedad toluqueña sabe que vivió, en la estratégica y referente esquina de Paseo Colón esquina con doctor Juan Rodríguez, donde tiempo después, a pocos metros del inmueble, se construye la Casa Estado de México (otrora Casa de Gobierno), construida durante la administración como jefe del Ejecutivo estatal el profesor Carlos Hank González.

Un dato importante para los fieles católicos de la iglesia de la Santa Veracruz de nuestra ciudad de Toluca, es cuando la señorita Mercedes Negrete contrae nupcias en la misma iglesia con el joven Carlos Yarza Ochoa (sobrino de don Francisco Javier Gaxiola Ochoa); don Luis regala todas las bancas de la iglesia que hoy en día siguen ahí.

En relación a don Luis Gutiérrez Dosal, podemos comentar que llega solo a la ciudad de Toluca, a la edad de 13 años, en la década de los 20`s, para quedarse a vivir con sus tíos los Dosal, que tenían una tienda de abarrotes conocida como “La Aduana Vieja”, donde lo emplearon como chofer, sin imaginar que años más tarde conformaría un gran emporio económico y se relacionaría con importantes hombres de la política estatal y nacional así como prominentes empresarios.

Gutiérrez Dosal, hombre de nacionalidad española, de escasos recursos y nula escolaridad, tuvo tres hermanos: Teresa, José y Pedro, siendo solo José quien se vino a vivir con él a Toluca hasta el día que contrajo matrimonio con la distinguida dama Rosario Platas, quienes instalaron su hogar en la avenida José Vicente Villada frente al templo pasionista de El Ranchito (vecinos de mis padres en la casa de Villada Nº 500 década de los 60`s).

Doña Rosa tuvo su auge en los 40`s, y su fama no se debió a su arquitectura adusta, sobria, e incluso para muchos desconocida hasta nuestros días, sino a la intensa actividad económica que registró hace más de 70 años, ya que don Luis, hombre tesonero, se dedicó a hacer rentable la hacienda e instaló un almacén de acopio de maíz que con el tiempo se convirtió en prominente concesionario de la producción maicera de todo el estado, pues los productores de la zona no le podían vender a nadie más que a don Luis, quien también era el único que comercializaba el grano en el estado y otras entidades federativas.

Se comenta que parte de su poder económico lo consolidó con esta actividad de compra-venta de maíz, a la que se sumó el establecimiento de una planta industrializadora de leche conocida como la “Comarca”, que comenzó con la adquisición de 200 vacas lecheras, donde primero se distribuía tradicionalmente el lácteo hasta que se embotelló e industrializó.

En esta época también instaló un molino de trigo conocido como La Miniatura y una pequeña fábrica de vinos donde comercializaba para todo el territorio estatal.

El gran poder económico de don Luis le permitió relacionarse con importantes hombres de la política y de negocios del país en la década de los 50`s, lo que lo llevó a integrarse como socio de la empresa Calmex, en Baja California, junto con don Abelardo Rodríguez, ex presidente de México, y quien fuera su albacea en esa empresa que se dedicaba a enlatar sardinas. Al salir de la empresa, el ex presidente de México se incorporó Francisco Javier Gaxiola, quien fuera secretario de Economía siendo presidente de México Manuel Ávila Camacho.

Ya con un capital consolidado, en una visita a la ciudad de Nueva York, ya que tenía oficinas en Wall Street de la empresa de seguros y es por ello que iba cada mes, don Luis comenta a Paco Negrete, Javier Gaxiola padre, Javier Gaxiola hijo y a Abelardo Rodríguez, ex presidente de México, que tenía un excedente de millones de pesos y no sabía qué hacer con ese efectivo y es cuando don Abelardo Rodríguez y Francisco Javier Gaxiola, ministro de Economía, le sugieren crear un banco, y es ahí donde se constituye el famoso Banco Agrícola y Ganadero de Toluca S.A., donde fue el socio mayoritario con 60 por ciento de las acciones mientras que el resto lo concentraron sus socios Isabel y Paco Negrete, Francisco Javier Gaxiola y Abelardo Rodríguez.

Este banco desapareció al fusionarse con el Banco de México, que compró las acciones, pero en su momento fue un gran apoyo a la economía del estado ya que era muy recurrido.

Estos viajes a Nueva York, así como los que hacían frecuentemente a Madrid y Santander España, donde poseían casas, lo hacían en uno de los aviones de hélices de nombre Pitic uno, que don Luis compró al gobierno en un cambio de administración federal.

Asimismo, se recuerda también el establecimiento por parte del mismo Gutiérrez Dosal, de la fina agencia de autos Studebecker, que estuvo ubicada en un principio en el acceso a Toluca, a unos metros del Minumento a la Bandera, y tiempo después en Avenida Independencia, junto a la casa del estimado señor don Heliodoro Gómez.

Por otro lado, dato histórico de la Hacienda Doña Rosa, lo consigna la memoria de la Administración Pública del Estado de México presentada en la XV Legislatura por el gobernador José Vicente Villada en el cuatrienio 1889-1893.

En su capítulo de fincas de Doña Rosa y anexas, pertenecían a los señores Salceda y hermanos. Su valor fiscal era de $119 mil 879.77 centavos; medía 80 caballerías de extensión y su clima se clasificaba como frío.

Limitaba al norte con Peralta y Santín; al sur con Lerma, Atenco y Camino Nacional; al Oriente con Peralta y Río Lerma, y al poniente con San Antonio y el camino a Metepec. Asimismo, contaba con apenas 11 cabezas de ganado, caballos, 50 mulas, 30 asnos y 800 borregos. Sus habitantes eran 336 y sus trabajadores eran 100 a los que se les pagaba 12 y 25 centavos.

El historiador Javier Romero Quiroz, autor de la Tierra y el Maíz, señaló en su obra que la extensión original de la Hacienda eran tres mil 440 hectáreas, lo que da idea de la magnitud del área referida, y por tanto de las actividades que ahí se desarrollaban. De igual manera, se habla de que antes de que don Laureano le diera las riendas, mediante una compra de la Hacienda a don Luis Gutiérrez, se obtenían 100 cargas de maíz, 20 de cebada, ocho de haba, existían 800 cabezas de ganado ovino, 11 de caballar, 11 de mular y 30 de asnal.

Un referente de esta gran Hacienda es el arco de piedra negra, que aún se conserva a pie de carretera México-Toluca, donde de ahí había que caminar unos 100 metros para encontrarse de frente con la construcción principal de la Hacienda hecha en estuco de dos pisos y rodeada por esplendorosos jardines llenos de flores (rosas miniatura color rosa) donde también lucía una preciosa capilla, donde recibió en sus mejores años de opulencia a personajes como Cantinflas, Abelardo Rodríguez, ex presidente de México; ingeniero Salvador Sánchez Colín, profesor Carlos Hank González, doctor Gustavo Baz Prada, Alfredo del Mazo Vélez, licenciado Juan Fernández Albarrán, Pedro Vargas, Carlos y Maricarmen Arruza, general Hernández Chazaro, Miguel Alemán, Francisco Javier Gaxiola y Pablo Diez entre otros.

Dedicado a mi estimada familia Negrete Cravioto y descendientes.

Visto 2030 veces
Valora este artículo
(7 votos)
Gerardo R. Ozuna

Toluca: Rescatando identidad