DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Seguridad

Miércoles, 14 Agosto 2019 00:14 Escrito por 
Seguridad Hablando de...

Escalofriante… Ese es el calificativo que podemos dar a lo sucedido en el Estado de Michoacán en días pasados, cuando grupos criminales dejaron varios cuerpos humanos, como muestra de la impunidad y desfachatez con la que se conducen en ese maravilloso estado. Desafortunadamente no sólo es Michoacán, en la mayoría de los estados y Ciudad de México, el crimen organizado ha sentado sus reales y realiza acciones para mostrar su poderío sin que nadie los detenga.

Qué triste es que los ciudadanos de este gran país nos estemos acostumbrando a ver todos los días este tipo de noticias, pero más triste que las tomemos como normales y ya no les demos demasiada importancia, al fin son el pan de cada día.

¿Estaremos perdiendo la humanidad? ¿O será que la vorágine de la información diaria nos está volviendo duros y sin sentimientos? Yo creo que esto no es correcto, todos los días vemos acciones que nos convencen que los seres humanos somos buenos por naturaleza y que tal vez sea el temor lo que nos hace quedarnos callados; pero independientemente de la naturaleza humana que puede o no asimilar esta violencia, sigo sin comprender la falta de acción gubernamental en el tema, los mecanismos legislativos se movieron y le dieron a los proyectos jurídicos la formalidad para la creación de la Guardia Nacional que se ha convertido en lo que no se necesitaba, un elemento reactivo del gobierno, que actúa solo en consecuencia de la barbaridad de los criminales.

Dónde quedó la investigación, la inteligencia, el análisis de la información y en consecuencia las acciones dirigidas oportunas y puntuales para terminar con el crimen. Las acciones reactivas se podían continuar con lo que se tenía, con el ejército en la calle sin un sustento jurídico ni administrativo, que solo ha logrado la de estabilización de la seguridad pública, por que nadie sabe qué hacer ni cuáles son sus responsabilidades.

No podía terminar esta columna, queridos lectores, sin rendir un homenaje a quien en vida fue mi maestro, mi amigo, mi consejero y mi guía, a mi Padre, quien hace unos días dejó este plano material, para seguir haciendo todo este trabajo, pero desde lo más profundo de mi ser. Un hombre cabal, honesto, cariñoso y trabajador que, con su ejemplo, dejará huella en muchas generaciones.

Agradezco de manera muy sentida, las muestras de cariño hacia él, mi familia y hacia mí y, en especial, a mi querida Diana Mancilla y DigitalMex, por las condolencias recibidas y el reconocimiento el día de su partida. ¡Muchas gracias!

Visto 1199 veces
Valora este artículo
(2 votos)
José Vera Monroy

Hablando de...