DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Seguridad

Miércoles, 09 Octubre 2019 00:10 Escrito por 
Seguridad Hablando de...

Haciendo un análisis sobre el tema de la seguridad en nuestro país, y sobre los sucesos que hemos observado en los últimos meses, nos preguntamos ¿qué ha pasado en México? Pues se distinguía por sus lugares hermosos, apacibles y tranquilos de nuestra provincia, que podíamos visitar en un fin de semana, o en vacaciones, y constituían un patrimonio turístico para los mexicanos y, sobre todo, un atractivo importante para los extranjeros.

Paradisíacas playas en donde se disfrutaba la paz y armonía de la naturaleza en el mar; hermosos bosques donde también se pasaban fines de semana en tranquilidad, con toda aquella belleza que las zonas arboladas nos daban y hermosas ciudades en donde la cultura y la tradición nos llenaban de orgullo, ¿qué pasó con todo esa belleza de México en paz y en armonía?

Hoy observamos la decadencia humana, expresada a través de la violencia, que nos aleja de viajar con tranquilidad y solo nos hace recordar con melancolía esa libertad que teníamos para transitar por nuestro país sin miedo. Y no exagero, estimados lectores, la delincuencia organizada se ha apoderado de lugares que antes se consideraban zonas de esparcimiento familiar, con los enfrentamientos entre bandas, los ajusticiamientos de quienes no cumplen con sus exigencias o la extinción de los que no se unen a sus caprichos, nos han alejado de los lugares en donde, por derecho, los mexicanos acostumbrábamos a ir sin temor.

Lugares de playa como Cancún o Acapulco; ciudades típicas como Morelia, Pátzcuaro, Uruapan en Michoacán, o León y Celaya en Guanajuato; hermosos bosques como las lagunas de Zempoala o la zonas aledañas al Iztaccíhuatl o al Popocatépetl, o grandes metrópolis como las ciudades de México y Guadalajara, se han convertido en el bastión de estos grupos de delincuentes que en la intimidad, lesionan y matan sin ninguna limitación.

Qué tristeza que la delincuencia organizada haya rebasado al Estado y la sociedad.

Debemos reaccionar y poner énfasis en las políticas públicas de seguridad para recuperar las joyas turísticas de nuestro país, pero, sobre todo, la tranquilidad de quienes viven en esos hermosos lugares; es importante poner cada esfuerzo de nuestra parte, la labor de cada servidor público y de cada mexicano.

Entre otros temas, es importante hacer un alto y analizar la aportación social a estos problemas, si no denunciamos, si no entregamos información importante para la autoridad y estemos al margen, nunca lograremos ser una sociedad fuerte y participativa; si nos oponemos a las acciones de la autoridad, la minimizamos y solo logramos el rechazo social. Un ejemplo claro de este desgano para participar, es la oposición de la construcción de un cuartel de la Guardia Nacional en el municipio de Metepec, y conste que yo no estoy a favor ni en contra, porque necesitaría hacer un verdadero análisis de la situación pero, automáticamente, cuando sabemos que se construirá un edificio gubernamental cerca de nuestra casa, nos oponemos, lo que no hacemos cuando es por ejemplo un centro comercial y si se trata de un tema de policías o ministerios públicos la reacción es de rechazo inmediato y siempre pensamos que lo hagan en otro lado, emulando aquel dicho mexicano que sentencia, “hágase la voluntad de Dios en las mulas de mi compadre”.

Por cierto: bonitas patrullas entregaron a la Policía de Toluca pero, insisto, con un solo elemento no funcionan.

Visto 629 veces
Valora este artículo
(2 votos)
José Vera Monroy

Hablando de...