Laberintos del Poder... Del Mazo aún no convence. Pinta gris

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Laberintos del Poder... Del Mazo aún no convence. Pinta gris

Lunes, 16 Octubre 2017 04:34 Escrito por 

Alfredo del Mazo III no ha comenzado como se esperaba y la delincuencia que Eruviel Ávila no pudo contener va en aumento. El combate a la corrupción que tanto anunció y que es el flagelo nacional, en la entidad que viera nacer al presidente de la República aún no da muestras de vigencia y aquellos ex funcionarios a los que el pueblo esperaba se les diera ejemplar castigo por hacer descarados negocios al amparo de sus cargos, pasean su impunidad por el Estado de México y la capital del país sin que nadie les pueda decir nada.

Mientras tanto, el compadre de Enrique Peña Nieto y nefasto, prepotente, e ignorante secretario de Sedesol, Luis Enrique Miranda Nava, dice que él se encarga de darle “sentido y rumbo” a la gobernabilidad del estado y hace amarres para que se fortalezca el tercero de la dinastía Del Mazo, mientras que Ernesto Nemer Álvarez, político por los cuatro costados, hace todo tipo de malabares para reordenar, reorientar y fortalecer a un PRI debilitado, traicionado y confrontado.

El Edomex será clave en el proceso electoral del 2018 que ya está encima y si no se avanza en cambios profundos dentro de la administración pública de la entidad para que surja y se potencialice el verdadero desarrollo de todas sus comunidades, los priistas pasarán las de Caín porque Morena y su dueño seguirán avanzando en municipios importantes y que repudian a los malos y abusivos gobiernos que desde Arturo Montiel para acá, han prevalecido para beneficiar solo a sus camarillas o familiares, mientras que las comunidades crecen en sus carencias o miserias.

EL PAN, FRACTURA Y A LA DERIVA

El joven presidente del PAN, Ricardo Anaya, no entendió la lección que debió darle aquel proceso interno en el que el entonces líder nacional del PRI, Roberto Madrazo Pintado, se aferró con uñas y dientes a conservar dicha posición para desde ahí lanzarse a la candidatura a la Presidencia de la República y fue pulverizado por los propios priistas que no le perdonaron ser árbitro y a la vez jugador y candidato. Así le fue y terminó en tercer lugar en la elección presidencial.

Hoy, parece que el cisma que vive el Partido Acción Nacional llevará a la misma situación y a escenarios sumamente parecidos al queretano que no entendió o aprendió esa lección que debió ser de oro para él, y su desmedida ambición y locura lo llevarán al precipicio, al que caerá solo o empujado por sus compañeros de partido, con lo que el más beneficiado será el ex priista Rafael Moreno Valle, que por su lado y con habilidad, le va poniendo solidez a su precandidatura, apoyado por los senadores rebeldes y por varios gobernadores que le dieron la espalda al presidente del CEN del PAN, entre ellos Antonio Gali de Puebla, empleado del ex gobernador y que tiene listos cuantiosos recursos para aportarlos al proyecto del Morenovallismo.

Y mientras todo eso sucede, el mal nacido Frente Ciudadano terminará muriendo más pronto que tarde porque ni Miguel Ángel Mancera ni Rafael Moreno Valle y mucho menos Ricardo Anaya, darán su brazo a torcer para que otro sea el que los encabece y represente. No podrán ir de la mano porque en el camino se apuñalarían unos a otros.

Es pues, que el escenario electoral que parece viene –luego de toda esta descomposición, debilitamiento y confrontación al interior de los partidos PAN y PRD–, será al final una lucha quizás de dos, Andrés Manuel López Obrador y José Antonio Meade Kuribreña, que a diferencia de otros procesos internos del PRI, en los que nadie se atrevía a dar por ganador a uno de los aspirantes, en este caso, el no militante lleva todas las ventajas y todas la de ganar, y no en balde salió a defender a ese partido. Él es, para propios y extraños, el que tiene el apoyo total del fiel de la balanza y con Meade competirán.

Visto 1143 veces
Valora este artículo
(13 votos)
Emilio Trinidad Zaldívar

Laberintos del poder