Simplicio cae en coma

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Simplicio cae en coma

Domingo, 03 Mayo 2020 00:14 Escrito por 
Simplicio cae en coma Diálogos en el Averno

Diablo: Hola, hola...¿no hay nadie por aquí?

Vecino: ¿Quién es Usted disfrazado de diablo? ¿Anda borracho o qué?  Si ya hace mucho que se acabaron las pastorelas.

Diablo: Busco a mi amigo Simplicio, para llevarlo a una fiesta de disfraces...

Vecino: Pues ahí está, pero no creo que se lo pueda llevar al baile, ni siquiera lo atienda. Hace días que no se mueve.

Diablo: Disculpe, pero es muy buen amigo mío y no creo que se niegue a recibirme.

Vecino: No lo dudo, pero no está en condiciones de recibir a nadie.

Diablo: Bueno, ya lo veré después.

Vecino: Si gusta dejar un mensaje...

Diablo: No, ya se lo daré directamente. Hasta luego. 

Vecino: Pues Usted sabrá, por lo que sé está en su cama.

Diablo se aleja y en cuanto el vecino vuelve a su casa...

Diablo: Eso me pasa por andar de educado, tocar a la puerta  y no querer asustar al Simply, que siempre que llego se asusta conmigo.

Desaparece, traspasa la pared y aparece dentro de la casa de Simplicio. Lo  encuentra acostado en su cama, pero conectado a un equipo de suero intravenoso...

Diablo: Vamos, Simplicio, ¿qué te pasa? ¿Se te pasaron las copas y te deshidrataste? 

Aparece una enfermera...

Diablo: Hola, preciosa, ¿qué le pasa a mi compa?

Enfermera: ¿Usted qué demonios hace aquí? ¿Cómo entró? ¿Y ese disfraz?

Diablo: Señorita, venía a invitar a mi amigo Simplicio a una fiesta de disfraces...

Enfermera: Pues como ve, su amigo no está para ir de fiesta, ni para nada de nada. 

Diablo: ¿Qué le pasó, por qué el suero?

Enfermera: Sepa usted, remedo de diablo, que el señor Simplicio está en coma desde hace varios días.

Diablo: ¿Coma? ¿Pero cómo? ¿Por qué? Me dijeron que estaba en cama, no que estaba en coma.

Enfermera: No tenemos idea todavía. Tendremos que esperar los resultados de los exámenes del laboratorio. 

Diablo: ¿Y quién lo está atendiendo?

Enfermera: Su médico particular, el Doctor Complejo.

Diablo: Pero si ése no es médico, es su psicoanalista.

Enfermera: Bueno, pues en su última sesión, parece que el señor Simplicio entró en shock, se colapsó y desde entonces ha estado así, como en coma.

Diablo: ¿Cómo que como en coma? ¿Qué lo causó, qué tipo de coma, cuánto va a durar así?

Enfermera: Pues no sabemos porque eso depende de la causa y no sabemos con certeza qué lo originó. Podemos descartar que sea un shock hipovolémico, ya que no perdió sangre o líquidos, al contrario, podría decirse que últimamente ha tomado muchas cervezas, demasiadas. Podría ser un shock séptico, causado por alguna infección en el torrente sanguíneo, mediante algún insecto o bicho.

Diablo: Que bueno que no perdió sangre mi compadre, porque en honor a la verdad siempre fue muy sangrón. ¿No le habrán pasado el Coronavirus, por no quedarse en su casa, como mal aconsejaron en la televisión?

Enfermera: Puede ser, pero, como le dije, tendremos que esperar los resultados del laboratorio y como hay toda una epidemia, pues va a tardar...

Diablo: ¿Y por qué no está internado en algún hospital?

Enfermera: Uuuuy, porque nomás no hay lugar, por la epidemia los hospitales están repletos y ni modo que haga fila así de comatoso para esperar turno para los exámenes del laboratorio. Afortunadamente, el Doctor Complejo usó sus influencias y lo pudo regresar aquí a su casa y con mi ayuda instalarlo y lo estamos manteniendo vivo, aunque en estado vegetativo, y sobrevive gracias al suero que le inyectamos constantemente. 

Diablo: ¿No será que cuando estaba en consulta Simplicio con su psicoanalista el Doctor Complejo le causó un shock psicológico con algún recuerdo de su malhadada infancia o un trauma reciente por como anda la economía y para deshacerse de la responsabilidad se lo trajo aquí a su cantón?

Enfermera: ¿Cómo se atreve a dudar de la honorabilidad del Doctor Complejo? Gracias a él, Don Simplicio está vivo, aunque por el coma no lo parezca.

Diablo: Bueno, no se enoje, chula, yo nomás preguntaba si era posible...

Enfermera: Sepa usted que las posibilidades son múltiples pues además hay otras causas probables como que pueda ser un shock anafiláctico, causado por una reacción alérgica, y como usted debe saber, su amigo Simplicio cada año sufre una severa reacción alérgica por estas fechas, ya sabe, por la polinización, la llamada fiebre de primavera. 

Diablo: Sí, pobre compa, no sabía que podría ser de ese tamaño la reacción alérgica que hasta te dejara paralizado.

Enfermera: Aunque su amigo tiene otros males que lo hacen de alto riesgo y la causa podría ser múltiple, por ejemplo un shock diabético (a simple vista se ve por su panza, perdón, su obesidad, que le encantan los dulces y chocolates, y los alcoholes), combinado con un shock cardiogénico, causado por la mala circulación y la incapacidad del corazón de bombear sangre de manera eficiente lo hace más vulnerable y le pudo causar un ataque al corazón.

Diablo: Diablos, a lo mejor le dio en la oficina...por tanto stress.

Enfermera: Pudo ser el stress, pero no en la oficina, porque desde hace semanas el señor Simplicio trabajaba desde casa, hacía home office, como se le dice ahora. 

Diablo: Doble stress, eso pudo ser la causa. Quién aguanta trabajar encerrado en casa. 

Enfermera: O en el hospital, de pie todo el día, yo ya no aguanto las várices. Para nosotras las enfermeras no hay home office...

Diablo: No se queje, chulita, que peor es estar como mi compadre. Usted al menos se mueve y se mueve requetebién...

Enfermera: Diablo de amigo que tiene el señor Simplicio. Afortunadamente, él vive solo, pero aún así un shock neurogénico, causado por daño al sistema nervioso, es muy probable que haya causado el coma. Y como tenía la presión arterial alta, pues, peor. No hay riesgo mayor.

Diablo: Vaya con mi compadre Simplicio, o no domó sus pasiones por la comida chatarra y las bebidas azucaradas y alcohólicas o no aguantó a que se domara la pandemia. Le dije que se cuidara porque su estado no era de primera y esta situación es muy grave, y tenía Yo razón, de esta pandemia y sus consecuencias, no lo libraba ni su Ángel de la Guarda.

Enfermera: Qué curioso que lo mencione, fíjese usted que en su ropa, en una cajita, traía un escapulario y una tarjetita que decía: 

Ángel de la Guarda, dulce compañía

No me desampares, ni de noche ni de día,

Y en cualquier hora del día, 

Tú serás mi luz y mi guía. 

Diablo: Ah, que mi Simply, siempre iluso esperanzado... Oiga, mi chula, ya que el Simplicio está tan quieto en su casa ¿no quiere ir a bailar conmigo a la fiesta de disfraces y moverle a las várices?

Enfermera: Diablo de sinverguenza, ¿no sabe que por la epidemia no se puede hacer reuniones de más de diez personas?

Diablo: Bueno, podríamos ir a mi cantón y bailar los dos solos. 

Enfermera: ¿Y Susana Distancia?

Diablo: Pues la invitamos y así hacemos un trío...me canso ganso.

Enfermera: Ni con el guapo del Doctor López-Virus, coludo, tú lo que quieres es que deje al del coma y llevarme a la cama...pero como decía la abuela: ante el altar del deber, inmolemos el placer.

El Diablo, desairado por la linda enfermera y triste por la pérdida de su habitual interlocutor ahora en coma, y sin el mínimo consuelo de llevarse su alma pues Simplicio sigue vivo, se aleja derrotado con la cola entre las patas...

Esta vez no se ríe.

Mayo de 2020

Visto 1459 veces
Valora este artículo
(6 votos)
Javier Ortiz de Montellano

Articulista invitado