¿Cuál normalidad? Un millón han perdido su empleo

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¿Cuál normalidad? Un millón han perdido su empleo

Lunes, 01 Junio 2020 00:14 Escrito por 
¿Cuál normalidad? Un millón han perdido su empleo Sin Titubeos

Según el semáforo, hoy México debe empezar a vivir una nueva realidad, una nueva normalidad, dice el presidente Andrés Manuel López Obrador. Pero, ¿de verdad hay condiciones para reactivar la vida social, económica, política y educativa? Muchos no han sido muy disciplinados para guardar la cuarentena, empezando por el propio mandatario que, en contra de las recomendaciones sanitarias, hoy anda ya de gira.

Andrés Manuel quiere demostrar que el virus del Covid-19 fue domesticado por su gobierno, pese a que, de 32 entidades federativas, 31 siguen en semáforo rojo. Sólo Zacatecas quedó excluido de esa medida.

La gente se ha cansado de esperar en medio de la incertidumbre de que no haya una planeación clara; por eso muchas personas han optado por regresar a sus actividades, aún con el riesgo de contagiarse.

La encuesta Nacional de empleo y Ocupación 2019 indica que 39 ciudades del país concentran a 56 millones 898 mil trabajadores, de los que 31 millones 314 mil pertenecen al sector informal, son trabajadores que no pueden resguardarse y necesitan salir a laborar, situación que impide aplanar la curva de contagios.

Ahora bien, esta nueva normalidad estará matizada también por la oposición de siete gobernadores –Jalisco, Colima, Michoacán, Nuevo León, Coahuila, Durango y Tamaulipas, todos emanados de partidos contrarios a Morena- que han manifestado su rechazo a los criterios federales y acordaron reactivar la economía a partir de hoy, pese a que el gobierno federal los ubica en semáforo rojo.

Esos gobernadores dicen que el semáforo, implementado por el subsecretario Hugo López Gatell, no refleja las particularidades económicas y de salud de cada uno de los estados y responsabiliza a los gobiernos locales de la emergencia.

La nueva normalidad incluye la reapertura de algunas actividades consideradas no esenciales durante los dos primeros meses de la pandemia, entre ellas la minería, la industria de la construcción, la industria cervecera y la automotriz.

El semáforo desarrollado por la Secretaría de Salud considera como variables la ocupación hospitalaria y la tendencia en el número de ingresos. Los gobernadores rebeldes aseguran que: “tanto la estrategia de sana distancia, que cumple 70 días como esta nueva de monitoreo epidemiológico, se realizan de manera unilateral por el gobierno central al margen de los estados y municipios, sin tomar en consideración la realidad en cada uno de ellos”.

En el Estado de México, el gobernador Alfredo del Mazo Maza ha sido contundente: Los mexiquenses seguimos en semáforo rojo y no podrán retomarse las actividades, ya que aún pervive el riesgo de mayor propagación del Covid-19.

Reiteró que el estado fue dividido en cuatro regiones: Sur, Norte, Valle de México y Valle de Toluca, y cada zona irá avanzando de manera distinta, según la disminución de contagios, de enfermos u hospitalizados, y garantizó que se informará puntualmente en qué fase de alerta está cada una.

Exhortó a los mexiquenses a permanecer en casa y cumplir con las medidas de higiene y sana distancia, lo que permitirá avanzar en el color del semáforo y tener un regreso más seguro a las actividades.

Pero para que nos demos una idea de cuándo será el regreso a esa nueva normalidad tenemos algunos datos: el rector de la Universidad Autónoma del Estado de México, Alfredo Barrera Baca, anunció que la institución regresará a sus actividades el 3 de agosto. La Secretaría de Educación dio a conocer que las clases presenciales se retomarán el 10 de agosto y el gobierno estatal publicó en Gaceta de Gobierno el decreto por el que se amplía el periodo de sana distancia hasta el 30 de julio.

El regreso a esa ansiada normalidad será traumático para muchos mexicanos que se quedaron sin empleo. La crisis económica derivada traerá como consecuencia la pérdida de un millón de empleos formales en el país. Sin embargo, López Obrador dice que serán compensados con dos millones de nuevos puestos que serán generados a través de los programas sociales y de infraestructura que impulsa su gobierno.

El problema es que esos empleos de que habla no son fuentes de empleo formales, pues no tendrán Seguro Social ni prestaciones, ni contrato permanente. Más bien, él habla de las personas que accederán a sus programas sociales como el de “Jóvenes construyendo el futuro”, mediante el cual se apoya a casi un millón por un año, sin que sean productivos.

Así que vamos a un regreso a la normalidad, que no es regreso aún, ni es normal y con un millón de personas desempleadas.

Visto 1778 veces
Valora este artículo
(3 votos)
Diana Mancilla Álvarez

Sin titubeos...