Desesperado AMLO, pide seguir el caso Lozoya

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Desesperado AMLO, pide seguir el caso Lozoya

Miércoles, 29 Julio 2020 00:14 Escrito por 
Desesperado AMLO, pide seguir el caso Lozoya Lo bueno, lo malo y lo serio

Desesperado el presidente Andrés Manuel López Obrador por la caída de su popularidad, pide a la población estar al pendiente del caso que se sigue en contra de Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex, y darle seguimiento, porque es relevante para el país, según el mandatario.

Más bien, es importante para él y su cuarta transformación, porque como consecuencia de las malas decisiones de su gobierno; la popularidad del tabasqueño va a la baja y parece no tener retorno. El pueblo poco a poco encuentra el límite de lo razonablemente permitido para que el titular del ejecutivo ejerza el trabajo para el que fue contratado, gobernar a México.

Desde el anuncio de su extradición desde España, Lozoya Austin ha causado gran revuelo en la política mexicana. El morbo que se mueve alrededor del ex director de la paraestatal es sobre sus declaraciones respecto de la empresa brasileña Odebrecht y su rol en la reforma energética.

La intervención de Lozoya como coordinador de Vinculación Internacional de la campaña electoral del ex presidente Enrique Peña Nieto, lo compromete con la acusación de recibir 10.5 millones de dólares en sobornos de Odebrecht. De los que se presume, 4 millones fueron destinados a la campaña; además de estar implicado en un fraude de 280 millones de dólares por la compraventa de fertilizantes Agro Nitrogenados a la empresa Altos Hornos de México.

Importante para López Obrador; desde luego, pero especialmente, por el tema de los “moches” que se movieron a los diferentes legisladores para la aprobación de la reforma energética, que es lo que más le interesa, y es lo que mantiene a la expectativa a la comunidad política.

Lozoya es sospechoso de cohecho, asociación delictuosa y lavado de dinero. Sin embargo; el trato que se le ha dado dista mucho del que debería recibir en condiciones legalmente normales, pues ha sido muy diferente, y es en donde cabe la respuesta; la ansiedad del mandatario mexicano desnuda la verdad, desea que se concentre la atención de todos en este asunto.

López Obrador le ha dado un trato preferencial a Emilio Lozoya, por la “importancia” de las confesiones que dará y que el propio mandatario se ha encargado de filtrar, ensuciando con ello el proceso, porque se desconoce cuál es su rol, actúa como fiscal, como juez, como defensa, ¿cuál es su rol?

La verdad es que todo se ha convertido en un circo: Interpol detuvo al ex directivo el 12 de febrero en Málaga, España, su extradición a México se llevó a cabo el 17 de julio en un vuelo especial, a su llegada, no ingresó como debería al Reclusorio Norte de la Ciudad de México, sino al Hospital Ángeles del Pedregal, supuestamente para una revisión médica porque se le detectó anemia y problemas en el esófago. Un trato demasiado especial para un presunto delincuente.

Tras la declaración del presidente, de que debe cuidarse a Lozoya, no sólo por su salud, que también la merece como cualquier ser humano, sino cuidarlo físicamente, con ello deja en claro que el resultado del juicio en contra del personaje no es únicamente de interés legal, es, sobre todo, el uso político.

Más aún, cuando manifestó AMLO que el caso es muy importante, ya que representa un paso más para acabar con la corrupción, por lo que hizo un llamado a los ciudadanos para que estén atentos, que todos estén informados, que no sea un asunto nada más de tribunales judiciales, …“que sea un asunto de un tribunal ciudadano, popular, para que todos conozcamos cuál era el modus operandi de los delincuentes de cuello blanco”.

López señaló que el juicio en contra del ex director de Pemex, “va a ayudar mucho, a que se destierre la corrupción en México”, que es su propósito principal, y que varias veces lo ha dicho, pero es de las cosas que ha quedado a deber. Por lo que parece quedar muy corto, porque pretende demostrarlo exclusivamente en atacar la que cometen sus adversarios, y no la que impera en los distinguidos integrantes de la cuarta transformación.

Pero, ¿por qué le resulta tan necesario el juicio que se sigue en contra de Lozoya Austin? Y sobre todo, ¿por qué sacarlo ahora? Bueno, pues es en sí por la caída en su popularidad, lo que lo tiene desesperado, tenía que hacer algo para detenerla, ya que se pone en peligro la mayoría de la que goza su movimiento y principalmente él, en el Congreso de la Unión, y el próximo año, puede cambiar.

Todo anda mal en su administración. Enfrenta una realidad de la que no puede escapar; crimen, violencia, desabasto, pandemia, crisis, nulos resultados, desempleo en máximos históricos, una planta productiva a punto del colapso, además, Pemex está cada vez más endeudada y endeudando al país, igual que la CFE.

Pero es el hambre de los mexicanos, la falta de empleo, la ineficaz política social frente a una pandemia, lo que terminará por sepultar sus anhelos de grandeza, la gente poco a poco se va decepcionando de aquél que prometió mucho y no ha cumplido con nada, y eso, ni con todo el gabinete del gobierno anterior en la cárcel podrá cambiarlo.

Conforme pasa el tiempo, las mentiras, más aún, el engaño, cobrarán facturas, y el tiempo que resta para la jornada electoral será lapidario para las aspiraciones de una transformación que deliberadamente deja de lado a sectores importantes de la sociedad, el pueblo perdona, pero no olvida.

Y tal vez en esta ocasión, ni el linchamiento mediático de quienes intervinieron en corruptelas, ni la venta/rifa de un avión que tanto presume López Obrador como un exceso de lujo, podrán componerle la plana.

Tiene razón López Obrador, el avión presidencial lo hace ver pequeño, pero también la silla que ocupa en Palacio, el propio edificio que utiliza como vivienda, y en especial, la grandeza de México.

 

Visto 698 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio