La inminente erosión del sistema de partidos

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

La inminente erosión del sistema de partidos

Martes, 15 Septiembre 2020 00:06 Escrito por 
La inminente erosión del sistema de partidos Trinchera ciudadana

México ha sido testigo del creciente desgaste y descrédito de los principales partidos políticos durante, al menos, los últimos 5 años. Desde el 2000, con la instauración de la democracia electoral, se habían suscitado entre PAN, PRI y PRD las principales disputas por acceder a cargos en las urnas y se generaban contrapesos y, a veces, consenso. Sin embargo, desde el comienzo del milenio, se generaron altas expectativas en la ciudadanía por la apertura a la alternancia y la posibilidad de escoger, sin simulaciones, a nuestros gobernantes. Pero poco a poco, con cada error, falla, escándalo y exceso, la clase política fue desencantando a los mexicanos, mostrando que el actual sistema no alcanza a solucionar los problemas más apremiantes de la nación.

Desde el 2000, los mexicanos fueron encontrado desilusión en sus políticos (con toda justificación), al haberse agudizado la desigualdad, pobreza, violencia y corrupción, contrario a las promesas que marcaban un camino de mayor prosperidad y democracia a partir de la alternancia política. Ningún partido dedicó su ejercicio del poder a construir instituciones sólidas que substituyeran a las débiles y manipulables que se forjaron durante los 70 años del PRI. Y, por el contrario, para desgracia de la mayoría, los actores de todos los partidos se enfocaron a lucrar con el débil Estado de derecho heredado, para beneficiarse en lo particular, olvidando atender a los millones que han padecido la ausencia de instituciones que garanticen pleno acceso a todos los derechos. Por lo tanto, cada vez que gobernó el PAN, el PRI y el PRD, se acumuló en el sentir colectivo una gran molestia al no ver soluciones, pero si se observaba corrupción, destruyéndose toda la confianza en quienes militan en los principales institutos políticos.

Lo anterior fue capitalizado por MORENA entre 2015 y 2018, presentándose más que como partido político, como movimiento antisistema que pretendía acabar con las peores formas de la vida pública nacional. Con ello, se logró captar en las urnas, a una mayoría que correctamente demandaba un cambio de régimen, al haberse cansado de 18 años y tres presidentes prometiendo cambios para la prosperidad a partir de una nueva democracia. Es por esta narrativa que el partido gobernante aún tiene ventaja sobre los otrora hegemónicos PAN, PRD y PRI. A dos años de haber tomado posesión, la gente se mantiene desesperada y las preferencias, para todas las fuerzas, han mantenido una tendencia descendente; la ventaja del Movimiento de Regeneración Nacional radica en ser el único partido que en su discurso comprende la realidad social, a diferencia de los otros institutos políticos que se rehúsan a reformar las formas que los llevaron al descrédito y, además, las mantienen día a día, sin haber entendido el claro mensaje de 2018.

La ciudadanía deja de creer en la partidocracia y se cuestiona si realmente ha sido útil la alternancia democrática. La erosión del sistema es evidente y cada día pierde más credibilidad la clase política al no avanzarse ni un poco, durante las últimas décadas, en la solución de la pobreza, la desigualdad y la corrupción. Ante la parálisis y las crecientes dificultades sociales, la gente, con toda razón, deja de creer en partidos y actores, siendo evidente en toda medición el desgaste, el descrédito y la descendiente popularidad de todos los institutos políticos. Por ahora, entre 2018 y 2020 la intención del voto ha caído para MORENA, PAN, PRI y PRD, aunque la ventaja es para quienes gobiernan por un discurso más apegado al anhelo social del país que, aunque no es respaldado con avances sólidos, es suficiente para aventajar a tres partidos que llevaron al límite la tolerancia de los mexicanos por muchos años, y se han limitado a adoptar una narrativa golpeadora y poco congruente con sus actos reprobados, durante los más recientes 24 meses. De mantenerse así las cosas, en próximos años veremos una verdadera crisis democrática.

Visto 599 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Pedro Chuayffet

Trinchera Ciudadana