AMLO y Colmenares; uno payaso y el otro cirquero

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

AMLO y Colmenares; uno payaso y el otro cirquero

Lunes, 01 Marzo 2021 00:10 Escrito por 
Emilio Trinidad Zaldívar Emilio Trinidad Zaldívar Laberintos del Poder

El hombre que en sus actos cotidianos se apropió de la palabra mentir; que dijo "barrería" con la corrupción pero que ni siquiera la escoba tomó; el que exigía piso parejo en los procesos electorales pero que hoy desde la cumbre del poder se aprovecha para descarada y cínicamente pedir el voto a favor de Morena en una diaria embestida contra todos los que se atreven a señalarlo; el que dice no roba pero permite a familiares y amigos monumentales atracos a la nación con adjudicaciones directas y en “aportaciones ciudadanas”; ese para quien cayó como anillo al dedo la muerte de 187 mil personas por la pandemia, se encuentra a tal nivel de locura, que si mañana les dice a sus fieles seguidores que los cocodrilos vuelan, no sólo le creen sino que estos emprenden el vuelo.

Ese que exigía respeto por los otros dos poderes pero que los tiene de rodillas, o como otros comentan, “en reversa y con la cajuela abierta”; el que pide tregua en tiempos electorales pero que tiene uniformados a los “servidores de la nación” con chalecos de su partido para hacer creer que se vacuna a ciudadanos como si fuera un logro de Morena, y que por debajo del agua desvía recursos para a escondidas aportarlos a la causa de su movimiento, es el más grande estafador que haya tenido México.

Sí, es Andrés Manuel López Obrador, el hombre que se come el mundo a puños; la perfección hecha materia; el que no conoce el error porque nunca los ha cometido; el que cree que Juárez reencarnó en él; el que tiene cautivos a millones de ignorantes ciudadanos en la promesa de un país mejor pero que día con día lo lleva a la mayor catástrofe de su historia.

Sí, el que se imagina tocado por la luz divina y que a diario se hace limpias para el “detente” enemigo; el que sabe conducirse como peleador callejero pero no puede vestirse de verdadero líder, guía y estadista.

Es el que a más de dos años de gobierno sigue culpando al negro pasado de todo lo malo que nos acontece.

El hombre que dice que su fuerte no es el rencor y la venganza, pero que ve la forma de que se la paguen panistas, priistas y perredistas que le hicieron la vida imposible y que se han atrevido a retarlo; es el de las lagunas mentales que le provocan vacíos y silencios para poder expresar ideas, que cuando las atrapa, sólo le permiten escupir descalificaciones y retos para todo aquel que se quiera poner los guantes con él.

Es el quiere desaparecer toda institución y organismo que no se sujete a sus caprichos, órdenes y ocurrencias.

Sí, el que necio, terco, burlón e ignorante, se niega a usar el cubrebocas para dar el ejemplo y ayudar a que disminuyan los contagios.

El otro, lobo con piel de oveja, que se fabricó una soga y solito se la colocó en el cuello, hoy, después de la exhibida y sin autoridad moral, está a unas cuantas horas de dejar la Auditoría Superior de la Federación con el mayor de los desprestigios y la más grande de las vergüenzas.

David Colmenares, el auditor al que Juan Manuel Portal despidió de la ASF por holgazán y mediocre ,pero que luego legisladores panistas, priistas, perredistas y hasta morenistas impulsaron para que asumiera tan alta responsabilidad -por encima de otros dos mucho mejores y preparados aspirantes al cargo pero que no convenían a los intereses de esa mafia política-, hoy son testigos de la desinflada del oaxaqueño que no aguantó el primer round o puñetazo del autoritario semi dictador del Palacio Nacional.

Colmenares no sabe dónde meter la cabeza, y aunque dice que no va a renunciar, los diputados se encargarán de darle una ayudadita para sepultar su indigna intención de aferrarse al cargo que le debe, entre otros, al corrupto de José Nelson Murat Casab y a Emilio Gamboa Patrón.

Por cierto que en ese grupo de funcionarios, que aún encabeza el desacreditado y doblegado Colmenares en la Auditoría Superior de la Federación, se encuentra Claudia Corichi, que fue diputada federal de la pasada legislatura y que, curiosamente, votó por que el oaxaqueño fuera el sustituto de Juan Manuel Portal, lo que prueba pero no les importa, un grave conflicto de interés.


-------000-------
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @emtrizal61


Visto 981 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Emilio Trinidad Zaldívar

Laberintos del poder