De cuando fuimos brujas o el debut de Björk en el cine

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

De cuando fuimos brujas o el debut de Björk en el cine

Miércoles, 12 Mayo 2021 00:10 Escrito por 
Paloma Cuevas R. Paloma Cuevas R. La Abadía de Eloísa

Hablar de Björk Guðmundsdóttir es hablar de un ícono de la cultura Islandesa desde su irrupción hace 45 años en la escena, siendo una artista multidisciplinaria y mezclando sus facetas como cantante, compositora, multiinstrumentista, actriz, escritora, DJ y productora.

 

 

Reconocida en el mundo por su música que ha sido catalogada como ininteligible en algunos casos, o experimental y vanguardista para aquellos amantes de sus innovaciones. Varios de sus álbumes han alcanzado el top 10 en la lista Billboard 200, el más reciente es Utopía (2017), logrando que 41 de sus sencillos lleguen a los primeros 30 en listas musicales de todo el mundo, lo cual refrenda la calidad de su trabajo musical.

En esta ocasión nos convoca el debut de esta multi-fácetica mujer quien a través de la sutileza de su presencia es capaz de lanzar bombas con la sonrisa de la Mona Lisa. The Juniper Tree es una película realizada en blanco y negro, cuyo inicio de rodaje se dio en el año de 1986, para darse por terminado en 1990, dirigida por Nietzchka Keene.

Este filme puede ser considerado como una obra muy cruel y feminista, recuperada del pasado sombrío a través de MUBI, la plataforma cinematográfica que realiza una curaduría concienzuda de obras de buena calidad, que en ocasiones han sido subvaloradas, como en este caso, ya que fue únicamente proyectada en Los Ángeles y en 23 festivales de cine -entre ellos Sundance- se pudo ver en la pantalla grande gracias a la restauración en 4k solventada por la Film Foundation y realizada por la Universidad de Wisconsin.

 

 

Logrando una hermosa fusión entre Björk, los Hermanos Grimm y los espléndidos paisajes de Islandia, generando un guión con una muy libre adaptación del cruel cuento de los hermanos Grimm, ubicando la temporalidad de la historia en la Islandia de la época medieval. Mostrando un evidente temor hacia lo femenino y plasmando la tremenda incomprensión de la mujer escondida tras el velo del oscurantismo.

Enmarcada por la estética de los parajes inhóspitos islandeses y de la disonancia entre la imagen y la musicalización realzando de esta forma el sentido hipnótico de la trama, además de la ausencia de nombres de actores comerciales – a excepción de una muy joven Björk - fue realizada y actuada por islandeses, a pesar de haber decidido que el idioma de actuación fuera el inglés, haciendo uso de su carácter de lingua franca para hacerla llegar a un mayor número posible de espectadores.

La trama es en sí misma dolorosa: dos hermanas escapan de su casa tras sobrevivir la muerte de su madre, quien fue torturada y quemada en la hoguera acusada de practicar la brujería. Katla y Margit son también dos brujas, siendo Margit (Björk) la bruja buena.

En su camino, Katla hechiza a Jóhann, un viudo campesino que tiene un hijo, Jónas, con la intención de lograr vivir en paz en algún lugar del mundo. Cabe mencionar que la idea de amor romántico como tal no existía entonces, razón por demás importante para entender la trama, en cuanto al resto de la trama y al final ambos son interesantes desde un punto de vista sociológico e históricos, pero no pretendo arruinárselos, así que la invitación es a disfrutarla.
Espero sus comentarios.

@PalomaCuevasR
Paloma Cuevas R. es humanista, sapiosexual, docente durante más de 22 años, filósofa,columnista, escritora y locutora en temas de Cultura, Política y Erotismo. Fundadora de #ProyectoÍtaca plataforma política y cultural. Corresponsal del programa “A Medios Chiles” de #LaPayolaRadio (UNAM) y locutora titular de #ProyectoÍtaca en Cadena Radio Mx. Promotora y gestora cultural incansable. Coordinadora de Comunicación y Relaciones Públicas del World Poetry Fest. Condecorada en 2020 con la Medalla y el Pergamino Leona Vicario. Madre y cómplice de los Tres Mosqueteros. Amante declarada de México, el mezcal, el buen café y la verdad sin anestesia.


Visto 839 veces
Valora este artículo
(3 votos)
Paloma Cuevas

La abadía de Eloísa