¿Será el PRI el judas para México?

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¿Será el PRI el judas para México?

Miércoles, 06 Octubre 2021 00:44 Escrito por 
Alfredo Albiter González Alfredo Albiter González Lo bueno, lo malo y lo serio

No se ha cansado el presidente Andrés López Obrador de decir una y otra vez que sus opositores, principalmente el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), son algo así como el demonio. De hecho, los juntó para despotricar en su contra presumiendo durante años que son lo mismo, por eso; el calificativo de PRIAN.

Los prianistas, para López Obrador y en consecuencia para sus seguidores, representan ese negro pasado que; según lo presume, solo trajo desgracias al país, por haberle dado luz a ese engendro de la vida publica que identifica como el “Neoliberalismo”. Aunque en la realidad el lopezobradorismo no cuenta con una identidad bien definida.

El caso es que ese pasado, al que siempre se refiere el presidente, es, según acusa todos los días; culpable de todo lo malo, en especial, de lo que no ha podido y ni ha sabido resolver.

No obstante, la seguridad, la salud, la economía, son los temas que deberían estar en la agenda de todos los días, por ser de principal atención y preocupación para la sociedad en su conjunto. Pero no es así, cualquier cosa para el tabasqueño es más importante.

Todos los días se preparan cortinas de humo para cubrir la falta de estrategias y por consiguiente, resultados de los principales problemas de la comunidad. El pretexto es siempre el mismo, enfocar la atención en lo que hacen o dejan de hacer sus adversarios, los conservadores. Se tira al suelo y exige penal. Mientras toda una sociedad se debate entre la vida y la muerte a causa de una pandemia mal atendida, y una inseguridad que ha alcanzado cifras récord, como nunca.

La incapacidad del gobierno actual para resolver esos principales problemas, busca siempre a quien echarle la culpa. Porque suya, nunca lo es, y pueden ser los prianistas, los medios de comunicación, los españoles, la clase media, cualquiera, no importa, siempre habrá un referente.

Para nadie es una sorpresa y menos a estas alturas, que López evade cínicamente la realidad, porque nada le sale bien. De esta forma, puede con descaro minimizar alguna noticia o escándalo, acusando a quien la difunde o la publica de estar coludido, o formar parte del conservadurismo, para sepultarla y no tener que responder. No tiene porque dar explicaciones, él que es casi un santo.

El mandatario se encuentra además concentrado en algo que le es más importante y la configuración del Congreso a colocado al mandatario en una condición que no esperaba, ni deseaba, pues pensó que con su estrategia, porque para las elecciones sí cuenta con estrategias, le iba a dar para conservar la mayoría calificada y no necesitaría de nadie para terminar su obra destructiva que él le llama la cuarta transformación.

Aún pretende impulsar reformas constitucionales para las cuales en estos momentos cualquiera pensaría que ya no le alcanzan los números. En razón del resultado de la jornada del 6 de junio pasado, en el que la ciudadanía decidió una nueva conformación política.

De esta forma, los votos con los que cuenta Morena, junto con el Verde Ecologísta y del Trabajo no son suficientes, suman entre los tres 277 votos. Por lo que buscará conseguir esos que le faltan que son 56, sea como sea; que pueden ser del PAN; 114, del PRI; 71, de Movimiento Ciudadano; 23 o hasta del PRD; 14.

Para quienes han seguido la vida y obra del originario de Macuspana saben que en efecto, su pecho no es bodega, y muchas de las cosas que pretende lo anuncia sin ningún rubor, por eso, llama la atención que en algún momento dejó entrever que esos votos podría buscarlos en el PRI.

Ahora bien, la ciudadanía, hoy más que nunca, se encuentra atenta para conocer cuál será el desempeño de los diputados, porque una gran parte, no todos desde luego, impulsaron a la coalición de Sí Por México, a la que se integraron PAN, PRI y PRD, y que eso los hizo ganar en diferentes partes, incluso, logró un reacomodo impensable hasta antes de las elecciones en la Ciudad de México.

Pero eso no quiere decir que el ciudadano, que en esta ocasión razonó su voto, le haya dado un cheque en blanco a estos partidos, menos al PRI, al que sujetó a una serie de condiciones. Pero es precisamente el PRI el que se vio más favorecido, se sentía perdido y hoy ya no lo está, pero mal haría creer que ha recuperado la confianza del pueblo, como en su pasado reciente.

Debería valorar el mensaje enviado por la sociedad, esa que reflexionó y quiso darle equilibrio al desastre que se ha venido dando desde hace casi tres años, para enderezar el barco y poder llegar como sea, a buen puerto, antes de que se termine por aniquilar lo que queda del país y su incipiente democracia.

Lo anterior puede ser el aviso que muchos presagian una entrega del PRI al presidente, lo han dejado ver, y si es así, podrían estar cavando su tumba, no para desaparecer, pero sí para que el futuro de su regreso aguarde por mucho más tiempo del que se imaginan.

Es hoy que tiene la oportunidad el Revolucionario Institucional de portarse a la altura de las circunstancias y necesidades de México, sus votos los necesita López, pero también la gente que desea rescatar lo que queda del país; y si su decisión es por el primero, por la razón que sea, dejará una gran decepción, pero estará colocando, que es lo más importante, los últimos clavos del ataúd de la marca México.

¿Será el PRI el que represente al Judas de la vida pública de México?

Ya se verá.


Visto 1187 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio