Energía eléctrica en una encrucijada

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Energía eléctrica en una encrucijada

Lunes, 11 Octubre 2021 01:35 Escrito por 
Diana Mancilla Álvarez Diana Mancilla Álvarez Sin Titubeos

El tema de la energía eléctrica es un asunto prioritario para el país, que, sin embargo, se ha politizado mucho al paso de los años. Casi todos los presidentes le han metido mano a este tema, como lo hizo el mexiquense Adolfo López Mateos para nacionalizar la industria y también Enrique Peña Nieto para desnacionalizarla. Entre mexiquenses te veas.

En este momento, a la mitad del sexenio de la Cuarta Transformación, Andrés Manuel López Obrador está obsesionado con revertir la reforma eléctrica de Peña que abría la puerta a la inversión extranjera, algo a lo que aspiraron Vicente Fox y Felipe Calderón sin éxito. El priista lo pudo lograr gracias al buen cabildeo de sus operadores favoritos Luis Videgaray y Luis Enrique Miranda Nava. Ellos fueron los directamente responsables del progreso y promulgación de aquella reforma.

Ahora López Obrador está empecinado, obsesionado podríamos decir, con revertir esa reforma y ha impulsado la propia, que le regresa la rectoría al Estado en materia energética.

Pretende modificar tres artículos de la Constitución y tiene como principal objetivo corregir el desorden en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) que provocó la reforma energética del expresidente Enrique Peña Nieto. AMLO busca fortalecer a la CFE para que garantice el suministro eléctrico a los consumidores finales, con precios justos.

Y que esto, a su vez, mitigue los riesgos a la seguridad nacional, que conlleva la pérdida de control sobre la generación de electricidad, al cederla a empresas privadas. Además, sentar las bases para conducir, desde el Estado, la transición energética hacia fuentes de generación no contaminantes.

Es una respuesta a un contexto de debilitamiento en el sector energético que urge resolver. Porque para evitar casos como el de España,, y alcanzar la soberanía energética, es necesario contar con una legislación fuerte que ponga al centro el derecho de las personas a acceder a la energía.

Pero, sobre todo, manteniendo el Estado la rectoría en esta materia. Por ello propone que 54 por ciento de la electricidad sea producida por la Comisión Federal de Electricidad, mientras que el restante 46 por ciento lo hagan las empresas privadas.

Hay otro problema adicional que no se ha tomado en cuenta, la Organización de las Naciones Unidas, a través de la Organización Mundial de la Salud, busca reducir los 7 millones de muertes anuales que causa la contaminación en el  el mundo.

El gobierno de AMLO le otorgará a la CFE mayores posibilidades de trabajo, pero a un costo más elevado para los mexicanos, primero, porque sus sistemas son obsoletos. Quemar combustóleo para producir energía ya no es la mejor opción, como pretende AMLO, además de que va en contra de los criterios de la OMS.

Y es que la nueva La nueva guía establece las cantidades máximas recomendables de los contaminantes en el aire más nocivos (partículas en suspensión, ozono, dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre y monóxido de carbono). En casi todos los casos la OMS ha decidido bajar los niveles considerados como más seguros.

Si la CFE aumenta su producción significará más partículas nocivas en el aire y más muertes por la contaminación, argumentos validados por la OMS, pero ignorados por el gobierno de la 4T.

La idea de López Obrador para que el gobierno mantenga la rectoría en materia energética no es mala, no, lo pésimo son las fórmulas que utilizará para garantizar electricidad barata a todo el país.


Visto 1010 veces
Valora este artículo
(1 Voto)