Al rescate

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Al rescate

Miércoles, 30 Noviembre 2022 01:22 Escrito por 
Ricardo Moreno Bastida Ricardo Moreno Bastida Moción Suspensiva

A tres meses de haber sido designada como coordinadora de los Comités de Defensa de la 4T en el Estado de México y ser la virtual precandidata a la Gubernatura mexiquense, Delfina Gómez Álvarez, no ha podido cerrar filas con la militancia ni con los dirigentes de Morena en la entidad. Fotos de una que otra reunión deslucida y sin trascendencia política donde se llama a la unidad, ha sido lo único que ha podido engarzar. Ni con la incorporación de Horacio Duarte como coordinador de la estrategia y jefe del equipo que llevará la campaña, se ha podido posicionar a la maestra más allá del impulso presidencial.

Delfina, sin duda es la más conocida por su condición de ex candidata hace seis años, sin embargo, ha pasado mucha agua bajo el puente y no hay nada novedoso en su actuar ni en sus exiguos pasos por algunos municipios mexiquenses. Sin equipo, sin un claro discurso ni propuesta propia para el electorado mexiquense, Delfina se ha visto secuestrada por los equipos internos de Morena. Tanto los locales que no terminan de dar su brazo torcer, -pues no hay acuerdos de fondo que los comprometa- así como los nacionales, que han empezado a construir sus equipos en búsqueda de la candidatura a la presidencia de la República en suelo mexiquense y que constituyen una distracción de la militancia. Atrás quedó aquel evento de la unidad de la plana mayor del morenismo nacional en la explanada del Teatro Morelos. La soberbia y la idea de suplantar artificialmente liderazgos consolidados ha empezado a cobrar factura. El morenismo mexiquense está cimentado en distintos equipos experimentados y con amplia presencia popular que construyeron la izquierda mexiquense aún antes de que el propio AMLO imaginara el movimiento que lo ha llevado a la Presidencia y que hoy son excluidos de las decisiones y de la campaña de Delfina. Los reclamos de cuadros regionales, distritales y municipales es recurrente. No hay atención, diálogo y ni siquiera se les ha buscado para cerrar filas.

Esto ha llegado a los oídos de AMLO que encontró, en la marcha de la derecha para defender al INE, el pretexto ideal para afianzar su liderazgo y lanzar un doble mensaje. Primero, a la derecha que se ha apasionado con la idea de que el poder es de su propiedad y que nadie, más que ellos, pueden y deben gobernar.

El Cuarto Informe del Gobierno de la administración de AMLO fue un buen motivo por el cual se marchó para demostrar la fuerza del movimiento. Pero también fue un salvavidas para la candidata morenista mexiquense. La marcha fue un éxito y no dejó lugar a dudas de que el movimiento está en su mejor momento y que debe de expresarse en el Estado de México.

Visto 1547 veces
Valora este artículo
(3 votos)
Ricardo Moreno Bastida

Articulista invitado