José Isidro Pedro Fabela Alfaro

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

José Isidro Pedro Fabela Alfaro

Lunes, 28 Agosto 2023 01:00 Escrito por 

Hoy hablaremos de una polifacética vida que se ha escrito en diversos libros; de una sencilla y didáctica narrativa que presentaré en un esbozo biográfico de don Isidro Fabela, el escritor, el diplomático y el gobernador revolucionario José Isidro Pedro Fabela Alfaro.

La pequeña narrativa que presento es dar a conocer importantes hallazgos sobre la vida de Fabela, estos escritos van desde su nombre de pila, asentado en su registro bautismal, hasta la puntualización de que fueron cinco y no uno, como en mucho tiempo se creyó, los oradores que intervinieron durante su sepelio en el Panteón Jardín de la CDMX.

Esta investigación tiene el valor agregado de ofrecer a mis lectores información sobre los hombres que lo acompañaron en su gestión gubernamental, compartiendo con él la responsabilidad de conducir los destinos de nuestra entidad mexiquense.

Pocos hombres, no solo mexiquenses, sino mexicanos en general, han desarrollado una vida tan productiva en diversas áreas del conocimiento, de la ciencia y de la cultura como la del atlacomulquense Isidro Fabela.

Con Fabela se cumple el adagio de que la sombra y la vida de grandes hombres pasa, pero queda la huella de su pensamiento, de sus obras y acciones, para enseñanza y fortalecimiento de las generaciones actuales y venideras.

Isidro Fabela nació el día 29 de junio de 1882 en Atlacomulco, Estado de México (registrado en el libro 1 de 1882-1884, en la foja 83) en la casa número 1 de la antigua plaza, actualmente jardín Hidalgo. Casa construida en el siglo XIX con una gran extensión de cuatro mil metros cuadrados, hoy en día establecido el Centro Regional de Cultura Isidro Fabela, fundado el 13 de septiembre de 1969 a dos días del inicio de la administración del profesor Carlos Hank González.

 

01

 

Fue bautizado con el nombre de José Isidro Pedro en la parroquia de Santa María de Guadalupe de Atlacomulco, por el sacerdote Saturnino Domenjo; siendo su madrina doña Francisca Fabela (libro 83 número 290,1882).

Isidro Fabela pasó sus primeros años en compañía de sus hermanos (Dolores, Guadalupe, Juan Manuel e Irene) y de sus padres, entre la hacienda de El Salto y su pueblo, ahora llamado Atlacomulco de Fabela.

Una anécdota de tres destacados personajes nacidos en Atlacomulco, Estado de México; tanto Isidro Fabela Alfaro como Alfredo del Mazo Vélez (21 de agosto de 1904) y el obispo de Toluca doctor Arturo Vélez Martinez (10 de septiembre de 1904), hombres destacados en la vida pública y eclesiástica, nacieron en la misma casa y en la misma habitación.

Atlacomulco, nombrado por los mazahuas “Ambaro” que significa “piedra colorada”, pero con la denominación de los nahuas, estos le cambiaron el nombre por el de Atlacomulco, que se compone de los vocablos Atl; “agua”; tlacomulli; “pozo”, y co; “en”; que significa “lugar de los pozos”.

Su abuelo paterno fue don Isidro Fabela Medrano, un gran latifundista dueño de varias haciendas importantes de la región como la Cuauspillaxi y especialmente El Salto, así como diversos ranchos como Las Ánimas y Mabatí, entre otros, quien heredo la mayor parte de sus propiedades a su hijo Francisco Trinidad Fabela Vélez.

El Estado de México se erige como tal el 2 de marzo de 1824, fungiendo como primer gobernador constitucional el general Melchor Múzquiz Mori (1790-1844), originario de Santa Rosa (hoy ciudad Múzquiz), Coahuila, quien por decreto número 79 del 6 de octubre de 1826, traslada los poderes a Toluca a partir del 24 de julio de 1830 como capital definitiva de nuestro Estado de México, el cual comprendía antes de la desmembración territorial, el Distrito Federal (hoy CDMX), y los actuales estados de Guerrero, Morelos e Hidalgo.

Por lo anterior, el 4 de agosto de 1824 se estableció el municipio de Atlacomulco, siendo su primer alcalde don Agustín Peláez de Estrada. El decreto 51 del 28 de agosto de 1951, firmado por el gobernador Alfredo del Mazo Vélez (1945-1951), le confiere el nombre de Villa de Atlacomulco de Fabela y el 3 de septiembre de 1987 adquiere la categoría de ciudad, a través del decreto 240, durante la administración del licenciado Alfredo Baranda García (21 de abril de 1986 al 15 de septiembre de 1987), y posteriormente, ciudad Bicentenario, a partir del 20 de mayo de 2008, durante el ejercicio del gobernador Enrique Peña Nieto (2005-2011).

A Fabela le enseñó a leer la profesora particular Juanita Monroy, sabiendo que Fabela comentaba a tan solo a la edad de 7 años que quería ser charro. Isidro transcurrió feliz los primeros ocho años de su infancia entre Atlacomulco y la hacienda de sus padres El Salto, compuesta de mil 539 hectáreas.

En 1889 el padre de Fabela Francisco Trinidad Fabela, le vende todas sus propiedades a su tío Antonio Vélez Flores, quien al fallecer las heredo su hermana Josefita Vélez Flores, descendiente de su abuela paterna Dolores Vélez, que a su vez las legó a sus sobrinas Francisca y Dolores Vélez Díaz.

Para el año de 1890, la familia Fabela Alfaro decide con sus hijos Dolores, Guadalupe, Irene, Juan Manuel e Isidro trasladarse a radicar al Distrito Federal para darles una mejor educación.

Entre 1947 y 1948 Alfredo del Mazo Vélez compró a sus tías la casa donde nació Fabela, que funcionaba como oficina de la Secretaría de Recursos Hidráulicos.

Fabela ingresa en 1892, a la escuela de Párvulos anexa a la Normal de Profesores del Distrito Federal para continuar su educación primaria, era una magnífica escuela oficial de fines del siglo XIX y principios del XX, dirigida en aquellos años por su tía, la eminente educadora Brígida Alfaro, y donde fue condiscípulo y compañero de Antonio Caso (1883-1946), así como de José Clemente Orozco (1883-1949), Lucas de Palacio, José Luis Requena, Alejandro Quijano, Miguel Macedo y Ángel Zágarra; finalizando su primaria en 1894.

Fabela da sus primeros pasos literarios con sus profesores de quinto y sexto grado de primaria Leopoldo de la Barrera y Lucio Tapia, al escribir una biografía del cura José María Morelos y Pavón.

En 1895 ingresa el grupo a la escuela Nacional Preparatoria donde se enriqueció con otros jóvenes como José Vasconcelos (1881-1959), Luis Rivero Borrel, Domingo Diez, Manuel Urquidi, Genaro Fernández Mac Gregor, Eduardo Colín, Sotero Prieto, Salvador Urbina, Luis Castillo Ledón, Alfonso Reyes, Alfonso Cravioto, José de la Garza, Joaquín Gallo, Ignacio Bravo Betancourt, Martín Luis Guzmán y Adolfo de la Huerta entre otros. Algunos de sus profesores en la preparatoria fueron el maestro Justo Sierra, en la cátedra de Historia General; Rafael Ángel de la Peña, en español; Juan de Dios Peza, en Lectura Superior; Manuel Sánchez Mármol, en Historia Patria; Luis Echegaray, en Matemáticas y Miguel Schultz en Geografía.

Como estudiantes formaron el llamado Grupo Preparatoriano de 1900 conformado por alumnos de preparatoria y jurisprudencia, distinguiéndose por haber sido “el más luchador y batallador” de los contemporáneos y por contar entre ellos a futuros hombres notables: presidentes de la república, ministros, diplomáticos y otros que estaban destinados a sobresalir en el ámbito intelectual, político, cultural y académico de México.

Cinco miembros de este grupo intelectual; Isidro Fabela, Nemesio García Naranjo, Miguel Macedo, Ignacio Bravo Betancourt y Ernesto Garza Pérez, obtuvieron la medalla de oro; el más alto galardón para los estudiantes que habían conquistado el primer premio todos los años de la carrera.

 

03

 

Fabela con la cátedra de Justo Sierra, recibe una influencia decisiva, teniendo la historia y la literatura como armas formidables para la formación del espíritu; bajo esta magnífica guía tutelar, Fabela afianza su vocación por las letras, su afán del servicio público y su enorme amor a la patria.

Al culminar la preparatoria en diciembre de 1900, a la edad de 18 años de edad, sus padres como premio, lo envían casi por un año a la ciudad de Nueva York; regresando en 1901, ingresa a la Escuela de Ingenieros, abandonando muy pronto para realizar la carrera de leyes.

En 1902 ingresó a la Escuela Nacional de Jurisprudencia y comparte nuevamente sus estudios con José Vasconcelos (primer Secretario de Educación Pública), Alejandro Quijano, Eduardo Colín, Antonio Caso, José de la Garza, Genaro Fernández Mac Gregor, Honorato Bolaños, Santiago Méndez y otros compañeros del grupo 1900.

En 1908, Fabela obtiene el título de abogado con la tesis profesional Excepciones Dilatorias, que trataba sobre el Código de Procedimientos Civiles.

De 1908 a 1911 Fabela trabajó como abogado en el prestigioso bufete de abogacía Cancino y Rivas, invitado por Pablo Martínez del Rio.

En 1911 Fabela es nombrado por Francisco I. Madero, jefe de los defensores de oficio del Distrito Federal y del Consejo Técnico de la Penitenciaria de la famosa cárcel de Belén, por recomendación de Federico González Garza (gobernador del Distrito Federal) después secretario particular de Madero, ya que González había sido compañero en la Escuela de Jurisprudencia.

Por recomendación de don Justo Sierra, secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes, Fabela es promovido en julio de 1910 para ser profesor de Derecho Mercantil, Historia de México y encargado de las conferencias de Historia Patria e Historia de Comercio en el Internado Nacional, puesto que desempeñó hasta el año de 1913.

Don Abraham González, gobernador de Chihuahua, lo nombra catedrático de español para el tercer curso de las Escuelas Preparatorias y Normal en el Instituto Literario de Chihuahua, del 29 de agosto de 1912-1913.

El padre de Fabela, don Francisco Trinidad, falleció el 14 de septiembre de 1914 en el puerto de Veracruz. Tiempo después Fabela contrajo matrimonio con Josefina Einsenmann, hija de padre alemán (Carlos Einsenmann) y madre mexicana, el 12 de mayo de 1920, en Berlín, al renunciar como embajador plenipotenciario de Alemania.

A su regreso a México en julio de 1921, Fabela fue recibido con gran pompa y entusiasmo en su natal Atlacomulco.

Palabras sintetizadas de Fabela en relación a su recibimiento en Atlacomulco:

“Cuando mis queridísimos paisanos se enteraron de nuestro arribo a México, previa invitación que acepté jubiloso, nos recibieron con entusiasmo poético”.

En 1921 Fabela se desempeñó como profesor de Derecho Internacional Público en la Escuela Nacional de Jurisprudencia de la Universidad Nacional de México, abandonando posteriormente la docencia para ocuparse de su despacho jurídico.

En junio de 1922 es postulado como candidato a senador propietario por el Estado de México, no alcanzando esta representación en el Congreso.

En 1927 regresa a vivir a París, volviendo a México en noviembre de 1928 para dedicarse a su carrera profesional, poniendo su despacho jurídico en la calle de Bucareli número 12.

Fabela durante la presidencia de Emilio Portes Gil (1928-1930), miembro de la generación de 1900, constituyen en 1929 dos sociedades anónimas; la petrolera Alfa y la Plomosa (asociándose con José y Carlos Landero, Alejandro del Hoyo, etc.) para la adquisición y explotación de fondos mineros, plantas metalúrgicas y aguas con propósitos industriales.

Doña Guadalupe Alfaro de Fabela falleció en la ciudad de México el 9 de septiembre de 1936, a la edad de 84 años.

 

02

 

A finales de la década de 1940 Isidro Fabela se reúne en su casa del Risco, ubicada en el barrio de San Ángel de la ciudad de México, con un poderoso grupo con el fin de exponer que al no poder ser senador por el Estado de México para el periodo 1946-1952 porque lo habían nombrado Juez de la Corte Internacional de La Haya, Fabela quería que su lugar lo ocupará el licenciado Adolfo López Mateos, pero los asistentes, entre ellos: el gobernador electo Alfredo del Mazo Vélez y hermanos, Maximino Montiel Olmos, Javier Vélez Mercado, Enrique González Mercado, Rafael Suarez Ocaña, Santiago Velasco Ruiz, Tito Ortega, Roberto y Froylán Barrios Castro, Salvador y Silvano Sánchez Colín, Alfredo Becerril Colín, Justo García, Mario Colín Sánchez, Malaquías Huitrón, Abel Huitrón y Aguado y el diputado Adolfo Manero; se inclinaban por la candidatura a favor de Malaquías Huitrón Velasco.

Fabela les insiste y convence comentando: "Yo necesito en el senado a un hombre que hable, un hombre capaz, de talento, que no vaya a ser mal papel y, López Mateos es el que puede y va a defender en el senado al Estado de México y a nuestro grupo, por favor acéptenlo"; todos aceptaron menos el diputado Adolfo Manero, ya que él quería ser el candidato a senador, siendo enemigo político de López Mateos y para desacreditar comentaba que su rival era de origen guatemalteco, en consecuencia se enemistó con Fabela.

Por lo anterior se nombró al gran estadista Adolfo López Mateos candidato a senador por el Estado de México para el periodo 1946-1952, siendo su suplente el ingeniero Salvador Sánchez Colín (tío de doña Socorro Nieto Sánchez de Peña, mamá del licenciado Enrique Peña Nieto expresidente de México), el otro senador fue Gabriel Ramos Millán llamado “el apóstol del maíz” (muy amigo de Miguel Alemán y Fabela), y de suplente a Malaquías Huitrón Velasco (parco, sin dotes de mando ni carácter para el senado). Ramos Millán falleció en un accidente aéreo (26 de septiembre de 1949), donde también iba la actriz Blanca Esthela Pavón, sustituyéndolo Malaquías Huitrón.

El 8 de septiembre de 1951, faltando unos días para que el licenciado Alfredo del Mazo Vélez dejara la gubernatura, sucede en Atlacomulco un evento social de gran relevancia; Daniel el hijo mayor y adoptivo de don Isidro y Finita, se casaba con Etelvina, una de las hijas mayores de Isaías Monroy Cruz y Lucia Vélez González, relación en la que en un principio se oponían Fabela y principalmente su esposa Finita.

 

04

 

Fabela quería lo mejor para su hijo Daniel, carrera de diplomático y una relación social más relevante; la celebración fue concurrida, los políticos del lugar y de diferentes partes del Estado de México y de la ciudad de México, se encontraban en primera fila en el banquete celebrado en Atlacomulco, en la ex Hacienda de Cote de Fabela.

La prensa local describió el acontecimiento con una suntuosa nota social en la que se constituyó el enlace religioso de la virtuosa y gentil señorita Etelvina Monroy Vélez y don Daniel Fabela Einsenmann, celebrada en el templo de Santa María de Guadalupe, de la población de Atlacomulco, el día de ayer, con la asistencia de distinguidos invitados de la propia población, de Toluca y de la capital de la República.

Entre los distinguidos personajes asistentes a tan relevante enlace se pudo anotar a don Alfredo del Mazo Vélez  gobernador del Estado y señora Margarita González de del Mazo, licenciado Abel Huitrón y señora, senador Malaquías Huitrón, señor Galo del Mazo, Maximino Montiel Olmos, señor Arturo San Román y señora, don Osvaldo Gómez y señora, licenciado Alejandro Quijano y señora, doña Herlinda Barbabosa viuda de Zarate Albarrán, licenciado Tito Ortega, el coronel del Estado Mayor Rubén Ozuna Pérez y doña Delia Luna de Ozuna, profesor Adolfo Ramírez Fragoso y señora, señor Jerónimo Quirós y señora, señor Abel Moreno Terrazas, director del Sol de Toluca, don Felipe Chávez Becerril, doctor Jesús Chávez Becerril y señora, Efraín Díaz Arizmendi y señora, profesor Heriberto Enríquez, licenciado Adolfo Giles y señora, profesor Manuel Martínez Orta, diputado Enrique Trujillo, señor José Arias Salas y Casale, señor Ricardo González y así como muchas connotadas familias de la ciudad de México y de Atlacomulco.

Por azares del destino los hijos adoptivos del conocido y respetado matrimonio Fabela Einsenmann, Daniel y German tuvieron una vida trágica.

Para Fabela su regreso a México fue el inicio de una serie de homenajes y distinciones a su destacada labor como político, diplomático y hombre de cultura.

En su tierra natal Atlacomulco, recibió emotivos homenajes de agradecimiento y en 1944 fue declarado hijo predilecto de Atlacomulco. Recibió medallas de reconocimiento de los ayuntamientos de Ixtapan de la Sal, Ixtlahuaca, Sultepec, Texcaltitlán y Zacualpan, así como de la XXXVI Legislatura estatal, y de la Escuela Normal del Estado de México, entre otras.

El 15 de mayo de 1950, Fabela recibe como donación la casa en que nació.

Continuará..!


Visto 5431 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Gerardo R. Ozuna

Toluca: Rescatando identidad