Tras las malditas rejas

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Tras las malditas rejas

Miércoles, 28 Febrero 2024 00:11 Escrito por 
Raúl Mandujano Serrano Raúl Mandujano Serrano Desde el Sótano

Hace unos pocos días, el periodista viajó en autobús desde Almoloya de Juárez a Toluca, y precisamente, al pasar frente al Centro de Prevención y Readaptación Social de "Santiaguito”, subió alguien a quien él conocía. ¿Qué onda qué haces por acá? –Preguntó el amanuense-. Qué onda Mandujas –respondió- “Aquí yendo a casa”. Oye, años sin verte, “años amigo, los mismos que llevaba encerrado. Hoy salí y me dirijo a casa para darle una sorpresa a la familia”. Caray amigo, qué mal, pero ¿por qué te encerraron? “Estuve 2 años. Una tipa me acusó de extorsión. Nunca lo hice, mintió. Tenía una deuda conmigo de 5 mil pesos y dijo que yo le pedía 25 mil y sexo o la pasaría mal. No había pruebas de eso pero aún así me encerraron. Los defensores de oficio no sirven. Me condenaron injustamente.

Qué pena, carnal. Y ¿cómo estuviste, comías bien, no te molestaban? Ya platicaremos en otra ocasión. Pero sí, sí me amenazaron y me ‘madrearon’. Allá dicen que son riñas pero nel, te someten y luego hay que pagar hasta custodios…

Carajo. Es todo un tema. Mientras degusta de su café americano sin azúcar, el escribano contextualiza que en México existen 447 cárceles. Cinco federales, 330 estatales, 103 municipales y nueve en la Ciudad de México. El 95 por ciento de la población penitenciaria son hombres y el 5 por ciento, mujeres.

De acuerdo con información del INEGI, de este total, el 56 por ciento han sido sentenciados, en tanto que el 44 restante está sin condena. El 26 por ciento por delitos federales como tráfico de drogas, secuestro, delincuencia organizada, y el restante 74 por robos, homicidios y extorsiones.

Lecumberri

Desde 1977, Lecumberri se convirtió en el Archivo general de la Nación, pero antes, “El Palacio Negro”, famoso por el maltrato a los reclusos y las torturas, albergó a presos famosos. Se inauguró en septiembre de 1900.

Entre ellos estuvieron Juan Gabriel, recluido de 1970 a 1971 por robo; en 1912 estuvo “Pancho” Villa, por órdenes de Victoriano Huerta; igualmente Ramón Mercader, el asesino de León Trotski; y también David Alfaro Siqueiros, uno de los grandes exponentes del muralismo en México, encerrado durante cuatro años por sus críticas hacia el gobierno de Adolfo López Mateos; otro personaje temible fue Francisco Guerrero "El Chalequero", considerado el primer asesino serial del que se tiene registro en México. “El Chale” murió ahí, en su celda en 1910; y también estuvo el escritor José Revueltas por haber participado en el movimiento estudiantil de 1968. Fue ahí donde escribió la novela 'El Apando', que narra lo que acontecía en las celdas, agujeros de castigo y la corrupción policiaca.

Las Islas Marías

Fue, por más de un siglo, uno de los lugares más temibles. Durante el tiempo que operó, entre 1905 y 2019, albergó unos 45 mil presos. Entre falsificadores y vagos, hasta comunistas y cristeros. Vivían hacinados en celdas de escasos metros cuadrados. El tiempo llevó a que los presos habitaran ahí con sus familias pero, el ruido del agua (los muros de agua le decían), los gritos de los custodios, los trabajos pesados y las enfermedades, eran el peor castigo para los reclusos.

Al final, lo que ocurre en el interior de las cárceles es un tema de justicia o injusticia. De quienes merecen estar y salieron y de quienes no lo merecían pero ahí siguen, y más aún, sin recibir sentencia. ¿Tema de jueces, ministerios públicos, policías o alianzas con el poder? Cual sea que fuese el motivo, allí, en cada celda, miles viven hacinados, con miedo y anhelantes de salir para cobrar venganza… Mi x @raulmandujano


Visto 654 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Raúl Mandujano Serrano

Desde el Sótano