La Otra Camila

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

La Otra Camila

Miércoles, 03 Abril 2024 02:29 Escrito por 
Jorge Olvera García Jorge Olvera García Inventario

Con el permiso de las miles de mujeres que hoy ya no se encuentran con nosotros, con el permiso de las familias que han tenido que soportar el terror de tener que sepultar a sus hijas.

A Camila, a todas las niñas y niños que se les han arrebatado su paz, su dignidad y su vida, les pedimos una profunda y sentida disculpa por no estar a su lado. Ustedes son nuestra prioridad, y tenemos el deber de cuidarlas, protegerlas y procurarlas. Que lo acontecido en Taxco sea un llamado de urgencia para todos; pero sobre todo un mensaje para las niñas y niños de que no tengan miedo, de que no callen, de que nosotros los vamos a defender. Como bien lo dijo Gabriela Mistral: “muchas de las cosas que nosotros necesitamos pueden esperar, las niñas y los niños no pueden, ahora es el momento, sus huesos están en formación, su sangre también lo está y sus sentidos se están desarrollando, nosotros no podemos contestarles mañana, su nombre es hoy”.

El pasado fin de semana en pleno desarrollo de Semana Santa fuimos testigos de todo lo que está mal en este país, transitamos de la deslealtad a la desconfianza, de lo trágico a lo vergonzoso, de lo humano a lo deshumano. No podemos permitir bajo ninguna circunstancia que ninguna niña sea violentada al punto de quitarle lo más sagrado que tiene un ser humano: su vida. Todo estuvo mal en Taxco y las consecuencias siguen siendo más catastróficas entre más se reflexiona sobre dicho hecho.

Estamos tristes, estamos devastados, estamos consternados y paralizados por una tragedia que nunca más debe ocurrir, como lo dijo el renombrado escritor uruguayo, Mario Benedetti: “Aunque esta muerte sea uno de los absurdos previsibles. Da vergüenza mirar los cuadros, los sillones, las alfombras. Vergüenza tener frío y arrimarse a la estufa como siempre. Tener hambre y comer, esa cosa tan simple. Abrir el tocadiscos y escuchar en silencio sobre todo si es un cuarteto de Mozart...”.

Esta Camila y la otra Camila es nuestra conciencia acribillada por la vorágine de una sociedad carente de valores, por la displicencia de autoridades que no ven más allá de un cargo y por la opacidad y displicencia de aplicar la ley como corresponde.

Querida Camila, estamos tristes, estamos devastados: “Donde estés si es que estás, si estás llegando, aprovecha por fin a respirar tranquila, a llenarte de cielo los pulmones.  Donde estés, si es que estás, si estás llegando, será una pena que no exista Dios”.

Donde estés si es que estas, Camila, esperamos que encuentres la tranquilidad que aquí no pudimos darte.

Desde siempre he creído que el ser humano además de alimentar su estómago, tiene el deber de alimentar su sensibilidad y espíritu, su humanidad: esta es la vía para aprender a construir y no destruir. Es por eso que con mucho respeto, en su momento, como presidente de la Codhem impulsé de la mano del Colectivo Ojos de Perro vs la impunidad el documental: Camila, la justicia posible. A fin de lograr transmitir el mensaje de que los feminicidos nos deben de ofender de manera personal y colectiva.

Da la sensación de que nada ha cambiado aún, de que falta mucho por hacer, pero donde esté, seguiré impulsando, señalando y exigiendo justicia en favor de las niñas y niños de este país que está sediento de dignidad, pero sobre todo de educación, sensatez y justicia.

Hoy la rabia nos invade y la impotencia nos consume. Taxco tuvo muchos huérfanos, en el doloroso transito hasta el que se vengó, perdió; nadie, absolutamente nadie obtuvo justicia.


Visto 1988 veces
Valora este artículo
(1 Voto)