DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Otra Divagación Sobre Policías y Detectives

Domingo, 21 Octubre 2018 10:10 Escrito por 
Otra Divagación Sobre Policías y Detectives Foto: Especial

La comedia policial israelí de televisión The Good Cop (hebreo: השוטר הטוב, Ha-Shoter Ha-Tov) ha sido adaptada por Netflix para el público estadounidense (que marca el gusto global, ya que Netflix opera en más de 40 países) y recién estrenada el 21 de septiembre de 2018.

El encargado de adecuar esta nueva versión ha sido Andy Breckman, nacido en Pennsylvania, el creador original de la célebre serie Monk, quien regresa en 2018 con esta adaptación de la primer comedia policial israelí. 

La nueva versión, un misterio-comedia-drama de televisión ha sido ambientada en Nueva York, y es protagonizada por El Buen Policía, Tony Junior, un detective intachable que descubre el límite de su paciencia y valores éticos en el momento en que llega a vivir con su padre, un ex policía astuto pero bastante corrupto que incluso estuvo en la cárcel unos años. 

Monk fue una serie televisiva estadounidense emitida con gran éxito entre 2002 y 2009. Su protagonista es Adrian Monk, un ex agente de la policía de San Francisco que trabaja como asesor privado de la policía. Monk padece un trastorno obsesivo-compulsivo por el orden y la limpieza y un sinnúmero de fobias.

La atención obsesiva de Adrian Monk a diminutos detalles inapreciables para los demás le conduce a discrepar siempre de las teorías aparentemente más obvias, a encontrar patrones de conducta, hallar conexiones entre casos y personas, etc. Mientras ayuda en casos de crímenes, el viudo Monk continúa investigando la muerte de su esposa, el único caso que no ha sido capaz de resolver aún.

En The Good Cop, Tony Junior es un detective patológicamente honesto y sin padecer fobias extremas como Monk, su exagerado apego a la legalidad sí lo lleva a carecer de inteligencia social (rasgo que comparte con su creador, Andy Breckman, que en su biografía admite que ¨no hace amigos fácilmente¨).

Tony Junior convive con dos deberes: resolver crímenes y controlar que su papá no se involucre en otro. El padre de Tony, por el contrario, fue policía pero ha sido expulsado por corrupto y su obsesión como viudo (como Monk) es encontrar a la persona que atropelló a su esposa. Sin embargo, siempre bajo observación de su hijo, trata de disfrutar de la buena vida (aunque haga pequeñas trampas si puede) y de paso ayudar a su hijo con los difíciles casos criminales a resolver). A diferencia de Monk, Tony Junior no es tan listo y a su lado está la bella y muy inteligente detective Cora para sacarlo de apuros. 

(Octubre 2018)

Visto 457 veces
Valora este artículo
(3 votos)
Javier Ortiz de Montellano

Articulista invitado