Ver para creer /Blanca Alcalá sufrió su veneno

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Ver para creer /Blanca Alcalá sufrió su veneno

Viernes, 21 Diciembre 2018 00:06 Escrito por 
Ver para creer /Blanca Alcalá sufrió su veneno Laberintos del Poder

Escuchar al senador poblano Alejandro Armenta Mier defender y ensalzar hoy a quienes antes criticaba de manera soez, burlona, mordaz, lapidaria, es además de risible para quienes sabemos de sus diabluras, un insulto a la memoria, a la congruencia, a la más elemental muestra de sensatez de quien se precia o se afirma como político, cuando la política se traduce en buscar el bien común.

Era este personaje uno de los golpeadores del gobernador Mario Marín en sus tiempos de gloria y tragedia. Era nada más y nada menos que el presidente estatal del PRI; marrullero, aquel que atropellaba, que insultaba, que señalaba, que eliminaba a los suyos cuando éstos no eran del agrado del “gober precioso” pero tenían peso político.

Alejandro Armenta Mier es, para quienes recuerdan la historia de esos tiempos, un lastre para el progreso del hoy sepultado partido político. Quizás por eso emigró con los de Morena. Su futuro con las siglas del tricolor era el ostracismo o la cárcel, por ser de los que no sólo utilizaba a ciegas y al margen de la legalidad el poder del cargo, sino de aquellos que dieron y repartieron cuantiosos recursos financieros para que la prensa poblana vendida o entregada sumisamente al poder en turno publicará cuanto él dictaba.

A Blanca Alcalá Ruiz, entonces alcaldesa de la capital del estado, que crecía de manera exponencial y disputaba de manera natural la probable candidatura al gobierno del estado, la criticó por aspirar de manera legítima a suceder a Mario Marín, porque ella se había comprometido ante notario público de concluir sus tres años al frente de la capital poblana. Este traidor del resquebrajado PRI, sancionaba y limitaba a Blanca para que se callara, sentara y no hiciera ruido. Conculcaba sus derechos y posibilidades políticas.

Y Alejandro Armenta pagó en aquellos tiempos las primeras planas de algunos diarios agachones y centaveados por Mario Marín, para que en sus ocho columnas, dijeran que Blanca no podía aspirar al cargo por tal compromiso. Fue el de “casa” el que apuñaló a la de su rebaño. Está escrito y publicado para la vergüenza de quien,es como él, se dicen políticos por los cuatro costados, y para la prensa que se dice libre y crítica.

Varios columnistas que mencionaré en su oportunidad, jugaron el juego del hoy Moreno senador.

Blanca había hecho una gran labor al frente de la capital Puebla. Era una figura fresca, sólida, preparada, con experiencia, sensible ante las carencias de los que poco tenían, y ofrecía modernidad, congruencia y rectificación a la distorsión de la práctica política aplicada por el innombrable Mario Marín.

Pero la mugre y barbarie política que alimentaba a Marín y a sus secuaces, provocó que el candidato de entonces fuera el chiapaneco Javier Zavala, que perdió con paliza ante el ex priista, hoy panista y gobernador no oficial pero en funciones de la entidad, Rafael Moreno Valle.

EEste político-empresario, acumulará 14 años como gobernador y nadie dice nada.

Hoy vemos a Alejandro Armenta defender lo que antes vomitaba. Al actual presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, lo tachaba de mesiánico, de loco, de desquiciado, de ambicioso, de ignorante.

Hoy es Armenta Mier, para la incredulidad de los que sabemos de sus fechorías, un defensor de ese proyecto que sin duda cambiará a México, pero del que por supuesto no es parte porque no cree en él. Lo anima e impulsa exclusivamente el ser parte del tinglado político del poder. No cree ni en banderas ni en lealtades.

¿Cuánto tiempo pasará para que Alejandro Armenta se mude con los panistas, los perredistas o los verde ecologistas? Quizás sea dependiendo de si estos partidos tienen posibilidades de disputar el poder, porque eso a este malandrín y saltarín de la política, es lo que le importa.

Ya lo veremos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Twitter: @emtrizal61

Visto 1004 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Emilio Trinidad Zaldívar

Laberintos del poder