Migración, problema gravísimo

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Migración, problema gravísimo

Lunes, 30 Septiembre 2019 00:10 Escrito por 
Migración, problema gravísimo Con singular alegría

La migración es un problema gravísimo. Mi gente no tiene para comer. Y un taco, con su coca diaria, no son suficientes. Por eso es que migran. Pero eso no significa que vayan a delinquir. Van para tratar de vivir de una forma honorable y poder mandar dinero a su gente. Todos, dentro del marco que establece que somos iguales en todo momento y en cualquier circunstancia.

Y por eso el fenómeno de la migración, cada día es más terrible. ¿Por qué? Por hambre. Por necesidad. Ellos no son drogadictos, no son violadores, no son narcos, no son delincuentes, como dijo Trump. Son seres necesitados. Y dan su vida para poder ganar un poco de dinero y mandarlo a su país.

En nuestro país, este fenómeno ya ha pasado. A lo largo de nuestra época moderna, durante los siglos XIX y XX, a los que aquí hemos hecho referencia, la más importante transculturación migratoria que se ha dado, a partir de los más de 2 mil kilómetros de frontera en común, ha sido la que comparten México y los Estados Unidos. El resultado de esta experiencia en común revela que el enriquecimiento práctico y cultural que se obtiene a través de la migración, beneficia tanto a quienes aportan la inmigración, como a aquellos que la reciben.

Esa experiencia de mutuo aprovechamiento de esfuerzos y aportaciones, se ha demostrado en el vínculo migratorio entre México y otro país colindante de la mayor importancia para nosotros: Guatemala nos ha proporcionado, sólo de manera reciente, un flujo de trabajadores agrícolas que alcanzará la cifra de alrededor de más de100 mil personas.

Provenientes del cono sur fortalecieron la capacidad técnica y académica de nuestro país inmigrantes latinoamericanos que se han pronunciado, una y otra vez, respecto de la generosidad con la que el pueblo de México les ofreció su casa, como propia. Ese reconocimiento y las aportaciones derivadas de él, los ennoblecen.

En las últimas tres décadas la situación ha cambiado para México substancialmente, ya que los fenómenos sociales en Centro y Sudamérica, han hecho que una gran cantidad de transmigrantes se concentre en nuestro país, con el fin de emigrar a Estados Unidos, esperanzados por conseguir un mejor estilo de vida.

La demografía tiene que ver, para nuestro muy personal entender, el principal problema que se está generando en nuestro país. Y como la Migración es nuestro tema, muchos de los logros que se pretenden, tienen que ver con toda la gente que se va a trabajar a Estados Unidos.

Así pues, al ver que no son socorridos con un trabajo digno en sus principales poblados, y municipios, tienen primero que migrar hacia la ciudad, y luego, ver como llegan a Estados Unidos, que como promesa, tiene trabajo de agricultura para todos. Y a un presidente que no solo no los quiere, sino que ha puesto su énfasis más enérgico en que son personas no gratas.

Los indicadores o parámetros que permiten medir la situación actual de la Migración son los cientos de migrantes que van primero –como ya dijimos- a las ciudades cabeceras; después, hacia los centros más poblados. Así, las ciudades se ven de repente repletas de hombres y mujeres que ya no pueden en sus distintos poblados o rancherías, trabajar como lo habían hecho por décadas sus antepasados. Tienen que recorrer lo no conocido, para así habilitarse de cualquier cosa.

Entendemos pues, que el principal problema que esta gente acarrea es porque no tiene trabajo, no tiene que comer, no tiene alternativas de salud ni de seguridad social –hablamos de ellos y de sus familiares-; y no tienen por supuesto educación.

De allí, las distintas ciudades, como la de México, Guadalajara, Monterrey o Tijuana –polos de desarrollo cada vez más sostenidos- los expulsan. Llegan luego como pueden a Estados Unidos. Muchos se mueren en el intento.

Los transmigrantes, vienen desde distintos lugares del centro y del sur de nuestra América Latina. Usan nuestro territorio para cruzar las dos fronteras. Recientemente los grupos policiacos del Instituto Nacional de Migración, que depende de la Subsecretaría de Población y de Asuntos Migratorios, de la Secretaría de Gobernación, -Secretaría del Interior de nuestro país-, se han dado a la tarea de tratar de ayudarlos. Más que eso, son personas que se la pasan atrapando materialmente a los “polleros” y expulsándolos de nuestro país. Más o menos lo que nosotros hacemos, es lo que nos hacen. Con todo y ríos. El Bravo, y el Grijalva.

Pocos de ellos, son los inmigrantes que se quedan en nuestro territorio nacional. Muchos de ellos lo hacen en la medida de que no pueden pasar “al otro lado”. Unos de los casos más sonados son los chinos que se quedan con un solo pasaporte: El Instituto de Migración los llama formas migratorias, y como todos se parecen, -los chinos- una sola forma les sirve a todos en una misma familia.

Este también es un problema para nosotros, porque por muchas de nuestras fronteras pasan personas del oriente y de países socialistas, a quererse quedar. Y México tiene que resolverlo.

 


Visto 1570 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Gilda Montaño

Con singular alegría