Ricardo Guzmán Wolffer: Un abogado con sentido...del humor

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Ricardo Guzmán Wolffer: Un abogado con sentido...del humor

Domingo, 15 Diciembre 2019 00:10 Escrito por 
Ricardo Guzmán Wolffer: Un abogado con sentido...del humor Entre abogados te veas

Ricardo Guzmán Wolffer es un abogado nacido en la Ciudad de México en 1966, licenciado por la Universidad Del Valle de México y el posgrado en el Instituto de Especialización Jurídica de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Es Maestro en Política Criminal por el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE). Desde hace más de veinte años es juez de distrito. Como escritor ha publicado más de 50 libros (novela, cuento, poesía, ensayo y cómic).

Ha colaborado para cualquier cantidad de publicaciones nacionales e internacionales de todo tipo, y se le considera un pilar en la literatura de ciencia ficción mexicana. Como periodista, su ¨Agenda Judicial” es una nueva opción para la comunidad jurídica, que se publica quincenalmente los jueves en el periódico La Jornada.

Penas y letras

En este su más reciente libro publicado en 2019 por el INACIPE, el juez Ricardo Guzmán Wolffer nos ofrece sus reflexiones en torno a la relación que tienen diversas obras literarias con el derecho penal, ejercicio en el que toma base a autores como Dickens, Dostoievski, Gógol, Thoreau, Tolstoi y Zola, entre otros. El ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá prologa esta obra cuyo hilo interconductor resulta el derecho y la literatura como objeto del derecho penal que "ofrece un caleidoscopio de 46 breves ensayos sobre igual número de obras y autores que sitúan al derecho en la literatura en la esfera jurídica¨.

Humor y Cultura

De entre su amplia obra recomendamos este excelente libro de ensayos publicado en 2013 por Editorial Porrúa. Hugo Gutiérrez Vega en su prólogo nos señala que Ricardo Guzmán Wolffer padece la hermosa compulsión de la curiosidad y elogia su visión del humorismo. El autor nos habla, entre otros temas, de su admiración por Bukowsky, lamenta la absoluta falta de humor de los políticos huecos y solemnes. Corona sus disquisiciones sobre el humor con un ensayo sobre Henry Bergson, el maestro de la risa. Dickens le entrega sus burlas, su humor, su actitud crítica y su conocimiento prodigioso de todos los momentos biológicos y Mark Twain le inspira uno de los mejores ensayos del libro. Nos redescubre a Flann O'Brien, reabre la crítica de la riquísima obra de Duhamel, y regresa al humorismo español, para jugar a las canicas verbales con los pícaros, como Eduardo Mendoza.

Sigue bordando sobre el humor y se ubica en el terreno de la ópera; rinde homenaje a Demetrio Vallejo, charla sobre el humor en la prensa con Granados Chapa y Jairo Calixto; retorna a Dickens, pasa por el camino de Capek, recuerda a Rafael Bernal y goza con los eternos cuentos de los hermanos Grimm. Hace una inteligente relectura de Thomas Hardy y de su implacable humor. Goza con las manos de Thurber y homenajea al maestro Bradbury. Bulgakov y Svevo le dan las últimas palabras de este excelente libro de ensayos, la mayoría publicados en diversos medios nacionales e internacionales.

Diciembre 2019

 

Visto 885 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Javier Ortiz de Montellano

Articulista invitado