Diario de un Sedentario

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Diario de un Sedentario

Domingo, 28 Junio 2020 00:10 Escrito por 
Diario de un Sedentario Diario de un Sedentario

Querido Diario:

Otro día, otra semana, otro mes han transcurrido en este encierro voluntario para evitar el contagio del Coronavirus. Después de más de tres meses en aislamiento, que han pasado como un sueño, ya no distingo que día de la semana es. He de confesar que desde hace algún tiempo oigo y veo también unas cosas que jamás había notado antes de este confinamiento.

Para empezar el día veo en televisión u oigo por radio que las cifras diarias del CoVid-19 siguen crecientes en cuanto a número de contagiados y lamentables fallecimientos, aunque con diferencias en diversos estados del país. A pesar de ello, la realidad es que después de haber parado en seco la mayor parte de la economía del país, en medio de una gran confusión se empieza a pasar en algunas entidades o ciudades a una cierta apertura y reactivación cautelosa de las actividades productivas, una vuelta a la llamada ¨nueva normalidad¨, más bien una nueva pero dañada realidad guiada por un semáforo confuso.

El mismo problema enfrentan todos los países en el mundo, con diferentes grados de dificultad, según el tiempo y modo en que hayan reaccionado a la epidemia. En algunos hay mejoría, pero en varios hay rebrotes del virus que amenazan las vidas y obstaculizan el regreso de las actividades económicas. En nuestro país han quedado millones en el paro y muchos más sin ingresos en la economía informal. El maldito bicho invisible ha trastornado todo.

El Fondo Monetario Internacional sacó esta semana sus más recientes estimaciones sobre el decrecimiento que se espera en la economía mundial este año. Normalmente, el Fondo es bastante moderado en sus pronósticos, pero esta vez está prediciendo un declive de -4.9 por ciento en la economía del mundo y -10.5 por ciento de caída en el producto interno bruto de México. Una barbaridad. Y nuestro gobierno no quiere recurrir a medidas extraordinarias urgentes para mitigar la recesión.

Estoy leyendo el libro Pandemia, La CoVid-19 estremece al mundo, de Slavoj Zizek, publicado en mayo por editorial Anagrama Nuevos Cuadernos No. 25. Es una lúcida reflexión de urgencia sobre la crisis que está causando la pandemia del Coronavirus en la política y la economía, y sus relaciones con el estado de ánimo y mental y las restricciones a las libertades.

Zizek comenta que esta es la última advertencia sobre la crisis ecológica que hemos provocado y que amenaza con una futura extinción de la humanidad. También expresa sus pensamientos sobre lo que puede pasar con la organización social en el futuro y cómo va a cambiar la pandemia no sólo nuestras vidas sino la sociedad entera.

Zizek afirma que no habrá un regreso a la normalidad y que la ¨nueva normalidad¨ tendrá que construirse sobre las ruinas de nuestras antiguas vidas, o nos encontraremos en una nueva barbarie. Nos enfrentamos a opciones radicales.

Muchos otros problemas discute Zizek alrededor de este tema y, como acostumbra en todos sus escritos, intercala chistes que aluden al fenómeno que analiza.

Este podría aplicarse al caso mexicano:

Hola, Doctor, ahora sí por fin lleva usted mascarilla. Lo he escuchado semana con semana, día por día, cómo insistía usted y explicaba a todo el mundo que las mascarillas no protegen contra el virus.

Sí, yo sé, amigo, pero quién quita y a lo mejor el virus no se ha enterado...y me funciona.

Junio 2020

 

 


Visto 1312 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Javier Ortiz de Montellano

Articulista invitado