Prudencia

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Prudencia

Jueves, 18 Marzo 2021 00:08 Escrito por 
Carlos Carral Carlos Carral La Calumnia con opinión

Atendiendo a la presión de factores externos, el gobierno federal ha anunciado el estudio de las posibilidades de que se regrese pronto a las aulas, algo que seguramente se está gestando las demandas del sector educativo privado, más que el público.

 

 

Es innegable que el cierre de establecimientos trajo consigo la perdida de matricula en las escuelas privadas de todos los niveles, alumnos que en la gran mayoría de casos migraron al sistema educativo público, dejando un boquete sensible en los ingresos de las escuelas particulares que irresponsablemente reclaman la apertura de sus instalaciones, priorizando desde luego sus ingresos más que la seguridad de sus alumnos y personal.

Si el supuesto estudio de posibilidades por parte del gobierno federal es un discurso para apaciguar ánimos de la iniciativa privada educativa, las declaraciones y promesas se pueden entender, lamentablemente a muchos sectores de la sociedad hay que darle largar pues no entienden de razones, pero si se está cayendo en los reclamos, es un error, definitivamente no existen condiciones para que los niños y jóvenes regresen a clases de manera presencial.

¿Qué se necesita para regresar a las aulas?, para empezar que alumnos y docentes cuenten al 100% con las vacunas, aunque hay que recordar, no es garantía suficiente de que sea una medida completamente suficiente para evitar contagios, tan solo hay que ver los casos de personas que se han aplicado la vacuna en el mundo y han incluso muerto de esta terrible enfermedad, a lo que habrá que sumar el retardo en México que se ha dado en la vacunación del sector de adultos mayores, por lo que la vacunación de estudiantes y profesores es muy lejana y hasta imposible.

 

 

¿Quién se arriesgará a mandar a sus hijos a las aulas si en 1 o 2 meses se anuncia la apertura de planteles?, esperemos que sean los menos, que sea la mayoría en la que quepa la cordura en caso de que en el gobierno no la haya.

Suena a chiste, pero como dicen en las redes sociales, el color del semáforo epidemiológico es de color naranja, aunque en realidad es rojo, pero todos creemos que pronto será de color amarillo y si el capital privado sigue empujando, no dudemos que por decreto presidencial lo conviertan en verde.

Nuestro país tiene una deficiencia en el tratamiento de la enfermedad, hay algunas medidas que debieran replicarse de otros países, pues aunque no son del todo efectivas, pareciera que nos pueden dar una alternativa más consistente en la disminución de casos de contagio, medidas como garantizar que todos los habitantes cuenten con cubre bocas y la implementación de medidas que obliguen al uso de este en espacios públicos, aunque esto suene demasiado dramático, esto sumado a estrategias de cierres parcializados por zonas de flujo de personas, por ejemplo.

Personalmente preferiría incluso que mis hijos perdieran el año escolar antes que enviarlos a la escuela, esto en caso de que en un tiempo cercano el gobierno anuncie con bombo y platillo su triunfo sobre el covid-19 y por tanto la apertura de centros educativos, a lo que seguirían la apertura de otros establecimientos de espacios con una aglomeración de personas y muy seguramente un rebrote como el que se vive en Brasil.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.facebook.com/carralcarlos


Visto 751 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Carlos Carral

La calumnia con opinión