Simplicio puede ser candidato a Mensa, buscan reemplazos por políticos rechazados por mensos y… mensas

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Simplicio puede ser candidato a Mensa, buscan reemplazos por políticos rechazados por mensos y… mensas

Lunes, 05 Abril 2021 00:06 Escrito por 
Javier Ortiz de Montellano Javier Ortiz de Montellano Diálogos en el Averno

Diablo: Hola, mi brillante Simplicio.

Simplicio: Ay, Demonio, ya vienes a molestar otra vez con tus burlas.

Diablo: Al contrario, mi querido Simplicio. Vengo a felicitarte porque ya me enteré que en el club Mensa están pensando en ti como candidato para que te unas a su organización.

 

 

Simplicio: Y ese antro, ¿quién lo regenta?

Diablo: No es ningún antro.

Simplicio: Bueno, discoteque...

Diablo: Nada de eso. Mensa es una organización integrada por miembros que tienen un elevado Coeficiente Intelectual, dentro del 2% superior de la población general en un test de inteligencia debidamente acreditado.

Simplicio: ¿Y cómo se enteraron de mí?

Diablo: Pues no lo saben de seguro, pero alguien les comentó lo inteligente que te has vuelto desde que perteneces al famoso Grupo GANAS (Grupo de Alto Nivel de Amigos de los Sábados).

Simplicio: Bueno, a mí me hicieron un test de inteligencia hace mucho.

Diablo: Mensa no fija un límite al tiempo transcurrido desde que realizaras el test.

Simplicio: Es que ya no me acuerdo qué puntuación obtuve.

Diablo: Entre las pruebas de Coeficiente Intelectual (C.I.) que permiten ingresar directamente en Mensa están las de Stanford-Binet: C.I. 132; escala de Wechsler: C.I. 131; y Otis Alfa: C.I. 138.

Simplicio: Uy, pues ni me acuerdo cuál de esos era.

Diablo: Pues te lo puedes hacer de nuevo, seguro que mejoras tu calificación, con todo lo que has aprendido con tus amigos desde entonces.

Simplicio: ¿Y cuánto hay que dar de moche para ser miembro?

Diablo: No, Simplicio, no existe otro requerimiento para entrar en Mensa.

Simplicio: Pues está raro, ¿no serán los de la élite fifí del BOA disfrazados o candidatos reciclados?

Diablo: No, mi Simply, esos son mensos de a de veras.

 

 

Simplicio: ¿O políticos de algún partido, que buscan la reelección?

Diablo: No, Simplicio, no, Mensa fue fundada en 1946 en Inglaterra por Roland Berrill, abogado, y el doctor Lance Ware, científico y abogado. Ambos compartían la idea de formar una sociedad cuyo único requisito para ser miembro fuera un alto cociente intelectual. Los objetivos originales eran, y siguen siendo, crear una sociedad ajena a la política y libre de toda distinción racial o religiosa. Eso sí, hay que saber inglés.

Simplicio: Eso está fácil, nada más falta que me ponga la segunda dosis de la vacuna Pfizer y estaré hablando perfecto inglés, al 99 por ciento.

Diablo: Mmmm...si tú lo dices...Entonces, no hay ninguna otra objeción para aceptar la invitación de Mensa, eh.

Simplicio: ¿Seguro que no son Legionarios, de los del Cura Maciel, que en paz no descanse allá contigo?

Diablo: A ese lo tengo allá abajo conmigo, en efecto, y espero a sus compinches para meterlos en el pabellón especial de sa-cerdotes perversos con sotana que estoy remodelando, sin aire acondicionado, para que suden más por toda la eternidad.

Simplicio: Entonces, ¿no hay posibilidad de que estén utilizando a Mensa organizaciones como la de NXIVM, la del perverso Keith Raniere, al que le dieron 120 años de cárcel en Estados Unidos por sus fraudes y delitos sexuales?

Diablo: Ninguna, Simply, que yo sepa ninguna mexicana o mexicano de los que estuvieron involucrados con el fundador de la organización de marketing multinivel y secta sexual NXIVM son ya miembros del Mensa, fueron expulsados ipso facto, en el acto. Por eso andan buscando candidatos.

Simplicio: Perdón, me confundí, como cada rato dicen en los periódicos que tal o cual menso o mensa fue exhibido en algún video, pensé que destacaban por eso.

Diablo: No, Simplicio, esos políticos y políticas mexicanos se creen muy inteligentes, que no es lo mismo que serlo, y en realidad son unos verdaderos mensos y mensas.

Simplicio: Ten cuidado con lo que dices, Diablito, no te vayan a revocar el mandato y te quiten la jugosa franquicia del Averno y tengas que ganarte el pan moreno con el sudor de las cámaras de televisión, como los Chamucos del canal 22 en la tele oficial, en vez de con el sudor de tu infierno.

Diablo: ¡Ni lo quiera...El Innombrable!

Simplicio: ¿Te refieres al del cielo o del que habla la canción que compuso Jonathan Estrada Becerra y que canta Dayanara?

Diablo: Por supuesto que la canción (pueden bajarla de Spotify), que parece dedicada al infeliz de Félix, tú ya sabes quién.

Simplicio: También le queda a muchos otros machitos marchitos...

Diablo: No digas más nombres, Simplicio, que te pueden demandar también de las televisoras privadas.

Simplicio: No creo, pues a los necios ya los sacaron de la pantalla.

Diablo: Y a los mensos necios también.

Simplicio: ¿Cómo dice la canción?

Diablo: Uuuy, está muy larga, pero va esta estrofa:

Fuiste tan malo que en el innombrable te has transformado,

Te quedas vestido y alborotado.

Papito ya estás caducado por ser machista y anticuado,

Pero para besarme ya no está autorizado.

Simplicio: Ajúa. No cantas mal las rancheras, Diablín, de hambre no te vas a morir, aunque no brilles por tu inteligencia.

Diablo: ¡Sopas! Tan bien que íbamos, Simplicio.

Simplicio: Pues no he visto tus resultados de la prueba del coeficiente intelectual...

Diablo: Ni yo los tuyos.

Simplicio: Ponerte en contra de ya sabes quien no fue muy inteligente de tu parte, ya ves cómo te fue por rebelarte, acabaste con los malos, en el horno del fuego eterno.

Diablo: No estás para dar lecciones de moral, Simplicito, ni de inteligencia.

Simplicio: Bueno, yo sólo sé que no sé nada, pero sí sé que lo primero son los pobres.

Diablo: Ay, Simplicio, ya se te olvidó la gran lección que trato de enseñarte: si quieres ser feliz y triunfar en la vida, no te juntes con pobres ni con pendejos.

Simplicio: Pues pobre maestro has resultado, infeliz demonio malhablado.

Diablo: Me rindo, que te vaya bien con los de Mensa.

Simplicio: No pienso inscribirme, como decía el cómico marxista Groucho: Nunca pertenecería a un club que admitiera como miembro a alguien como yo.

Diablo: Tienes razón. Por eso también decía el Gran Amigo Julius Henry Marx, Groucho para los amigos allá abajo en el infierno, que es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente...jajajaja


Visto 695 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Javier Ortiz de Montellano

Articulista invitado