Las competencias políticas en la Legislatura

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Las competencias políticas en la Legislatura

Viernes, 08 Octubre 2021 01:30 Escrito por 
Ricardo Joya Ricardo Joya La tribu entera

La etapa política que viene para el Estado de México será determinante en muchos sentidos. La conformación de la LXI Legislatura, donde ninguna fuerza política tiene la mayoría suficiente como para fijar las decisiones que ahí se tomen, será el primer escenario donde se medirán las competencias de los diferentes partidos políticos.

La fortaleza que tuvo Morena en la anterior legislatura ya no pudo sostenerse, aunque -en estricto sentido- ningún partido político tiene la mayoría, por lo que el diálogo, la búsqueda de acuerdos y la negociación, deberán ser la característica en la etapa que inició formalmente el pasado 5 de septiembre, pero que en la realidad apenas comenzó esta semana que termina.

Luego del impasse que se dio en la sesión del pasado 14 de septiembre, cuando se declaró un receso ante la falta de acuerdos para definir las comisiones y comités que le corresponderían a cada uno de los ocho grupos parlamentarios que integran la Legislatura, se resolvió la creación de siete comisiones especiales que se distribuyeron entre cada bancada, lo que permitió reanudar los trabajos este martes 5 de octubre.

Morena con sus 29 legisladoras y legisladores, con la dirección de su coordinador, el diputado Maurilio Hernández González -designado como presidente de la Junta de Coordinación Política (JuCoPo) para el primer año de la Legislatura-, deberá encontrar el cauce para mantener los trabajos y evitar la parálisis, sobre todo considerando la alta politización que se empieza a sentir con la renovación de la gubernatura en 2023.

Uno de los elementos para mantener el ritmo legislativo será la Conferencia para la Dirección y Programación de los Trabajos Legislativos, en la que participan quienes integran la JuCoPo, así como el presidente y un secretario de la directiva correspondiente, con la finalidad de “desarrollar ordenadamente el trabajo de la Legislatura”, con apoyo de la Secretaría de Asuntos Parlamentarios.

Sin embargo, en la actual asamblea existen, al menos, cuatro personas que tienen la posibilidad de posicionarse como posibles aspirantes -en sus respectivos partidos políticos-, para competir por la candidatura a la gubernatura: Maurilio Hernández González, de Morena; Elías Rescala Jiménez, del Partido Revolucionario Institucional; Enrique Vargas del Villar, del Partido Acción Nacional (los tres integrantes de la JuCoPo), y Paulina Alejandra del Moral Vela, también del PRI, quien es actualmente la dirigente estatal de ese instituto político.

Esa condición -donde hay personas de alta visibilidad para la futura competencia política- genera un escenario en el que, por un lado, buscarán aprovechar toda oportunidad para posicionarse con miras a la sucesión, lo que podría provocar un clima de permanente confrontación -pública y privada-; y, por otra parte, deberán cuidarse al máximo para evitar un desgaste innecesario que les signifique perder posibilidades de participar en las competencias internas de sus respectivos partidos.

Del mismo modo, esta Legislatura significará todo un desafío, porque si bien existen los grupos parlamentarios, ello no significa que las diputadas y los diputados actúen de manera uniforme a partir de una directriz que marquen quienes les coordinan. Cada legisladora y legislador tiene su propio “margen de maniobra” para establecer su agenda política, a partir del liderazgo que tienen en sus respectivos distritos y espacios de representación. Incluso, en ocasiones, el golpeteo surge de sus propios grupos parlamentarios y no de sus oponentes políticos.

Es así como la LXI Legislatura y quienes coordinan los grupos parlamentarios, deberán acreditar sus competencias políticas; es decir, sus comportamientos sociales, afectivos y habilidades cognoscitivas, psicológicas, sensoriales e incluso motoras en el terreno político, para avanzar en la resolución de los problemas que se presentan en el Estado de México y, al mismo tiempo, posicionarse como alternativas viables para las elecciones de 2023.

PERCEPCIÓN

Ahora las baterías discursivas del presidente, Andrés Manuel López Obrador, se enfocaron contra las universidades públicas, a cuyos trabajadores y docentes criticó por cobrar su salario “en la comodidad de su casa”, sin correr riesgos. Le urge la “normalidad”, pero los contagios en las instituciones de educación superior si bien se han mantenido “guardados” no quiere decir que no existan.


Visto 1028 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Ricardo Joya

La tribu entera