La magia de la palanca

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

La magia de la palanca

Domingo, 10 Octubre 2021 01:05 Escrito por 
Noemí Muñoz Noemí Muñoz Ganando espacios

Dicen que es mejor tener una buena palanca, que una buena profesión en este país. Lamentablemente los ejemplos sobrepasan los dedos de las manos. Cree que el gabinete de este país sería el mismo si nos centráramos solo en capacidades y talentos. Creo que todos sabemos la respuesta.

Me puse a pensar en todo esto, después de los disturbios en Chiapas luego de que los habitantes incendiaran el palacio municipal de Altamirano acusando al alcalde Roberto Pintor Kater de nepotismo, pues su esposa, Gabriela Tipacamú, tomará el poder en cuanto salga su esposo. Enardecidos, los pobladores tienen retenido al alcalde y exigen que sea destituido y que no sea reconocida la victoria de la nueva alcaldesa, quien logró escapar, pero no se libró de que quemaran su casa. A pesar de que ya hay mesa de diálogo, al momento de escribir esta columna, no se había solucionado nada.

La familia presidencial nunca se ha salvado de ser juzgada por este hecho, por ejemplo, en la actualidad Pío López Obrador, hermano del presidente, ha sido acusado por el PRD y el PAN de recibir dinero de manera ilícita, incluso lo grabaron; sin embargo, AMLO salió en su defensa diciendo que “eran aportaciones ciudadanas”.

El término “aviador” no es desconocido para nuestra habla pues es uno de los términos más utilizados dentro del ámbito político y sindical. ¿Quién no ha conocido a alguien que no tiene ni pizca de conocimiento, pero está ahí porque su papá, primo, tío, mamá, etc. tienen algún  puesto pesado dentro de la función pública, de salud, educativa? Bueno hasta los delegados de la colonia tienen que tener “conectes” para ser elegidos.

Todo mexicano sabe que para hacerla en este país necesita “estar donde hay” y tener una buena “palanca”. Muchas personas ahorran para tener a sus hijos en una buena escuela no tanto por lo que aprendan en dicho colegio, sino por las personas que conocerán y los proveerán de un “algo” en el futuro, puede ser un bien económico, educativo, político, etc.

Cuando alguien llega al poder todos los amigos, conocidos, parientes esperan “ser jalados” por el suertudo que está tocando la gloria. Así que llaman para “que no se olviden de ellos”, para que los tengan en cuenta por si surge algo. Es una práctica común.

Es de esperarse que esta “tradición palanquera” también la adopten algunas autoridades para ubicar a sus hijos en algunos puestos, aunque no sepan absolutamente nada. Muchas veces las becas, programas, construcción de obras, licitaciones, etc. son obtenidas, no por quien las merece, sino por aquellos que pueden porque tienen a alguien que accede a esos recursos o firmas sin problema.

La justicia en este sentido es tan abismal, que mientras deportistas, científicos, estudiantes “rascan” de donde pueden para ir a una competencia, una hija de funcionaria obtiene una beca de más de un millón de pesos, claro, por méritos propios.


Visto 1170 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Noemí Muñoz

Ganando espacios