Sergio “Checo” Pérez

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Sergio “Checo” Pérez

Lunes, 30 Mayo 2022 00:25 Escrito por 
Gilda Montaño Gilda Montaño Con singular alegría

Querido Checo: te acabo de ver en tres circunstancias diferentes de la vida. Primero, a ti, debajo de la bandera nacional mexicana, y tu también a la mera mitad. En medio de Max Vertsappen, Carlos Sainz español y Charles Leclerc.

La nota dice que luego que tú, piloto mexicano lograras una victoria histórica, en el Gran Premio de México, se dio a conocer que la escudería Ferrari presentó una queja ante la FIA para invalidar tu victoria. Fíjate, yo no sabía que eras tapatío. Sin embargo, sigue la nota, los comisarios determinaron que no habrá ninguna penalización para ti, ni para tu compañero del equipo Red Bull, Max Verstappen, reafirmando tu victoria. Así pues, eres el ganador de la carrera y punto.

Cuando tocaron el himno nacional mexicano, y tus ojos comenzaron a llorar de tanto gusto, solo me imaginaba los miles de esfuerzos que tuviste que hacer en el transcurso del tiempo y la distancia, para poder llegar no solo a tiempo, sino ganar. Y los míos también lloraron, y te aseguro que los de los miles de mexicanos que te estaban viendo. En un santiamén te volviste nuestro héroe.

La segunda foto, la subió Lety Mena y eras tu junto a Enrique Peña; él manejando. ¿Te da miedo que alguien maneje cuando tu no lo haces? Allí se te veía muy tranquilo y contento.

Y la tercera vez que te vi hoy, fue, cuando echaste materialmente al agua al ex presidente Felipe Calderón y se mojaron de cabo a rabo. Pobres zapatos, y todo lo que traían puesto. Pero fue tu forma de estar de lo más contentos. Felipe solo se acomodó el pelo cuando salió del agua. Que forma de festejar.

Y allí estabas tú, joven, tú lleno de vida, llorando tus emociones. ¿Cuánto tiempo te habrá tomado poder ganar este lugar, que te merecías? Años enteros de luchas y sacrificios. Porque esto de poder competir, y ganar, se dice muy rápido, pero la verdad es cuestión de años y años de sacrificios.

Y yo te veía con tu camisa azul, tu traje lleno de emblemas, en medio de los triunfadores, con tus ojos cerrados llenos de lágrimas y debajo exacto de tu bandera. Y no pudiste, no debías por nada dejar de emocionarte.

Yo te vi en varios canales. En Fox, uno de esos, en donde decía que “Ese era el momento exacto en el que Checo Pérez no pudo contener la emoción de llevarse el Mónaco GP. Las lágrimas de tanto esfuerzo. Todo ha valido la pena. Eso es ‘ser mexicano’.”.

Porque la verdad en este tiempo en el que todo está hecho un caos; que en tu país, de norte a sur y de oriente a poniente, las cosas están tan difíciles, y que no acaban nunca, sino que se aceleran cada vez más, una gota de luz, y brillantez en el infinito, hacen que se nos aclare el paisaje y veamos a un México con tantas ganas como tu le echaste a tu competencia.

Eres muy muy oven. Yo no se mucho de ti. No sé si ya te casaste, si tienes hijitos… lo que si supongo y percibo, es que eres alguien que ha estado luchando denodadamente para ser el mejor. Y eso no es fácil. No sé cuándo empezaste a subirte a un coche, por cuál escudería, y si de repente te fuiste a otra, o esta misma siempre te arropó. Pero de la que quieras ser, ahora le diste un gran triunfo.

Pero ya basta de decirte y desearte tantos halagos y felicitaciones. Lo que en este momento sé, es que a mi, desde mi trinchera, viéndote en la pantalla, y oyendo algo que sí es muy mío, me cimbró el corazón. Porque la identidad nacional está al frente de cada momento de mi vida. Porque ese sonido, por más lejos que esté, me hace que me levante, que me cuadre y que lo respete infinitamente.

Como a quienes están en cada esquina luchando por nuestras vidas. Por nuestras circunstancias perversas e inadmisibles. Por este país que se está convulsionando de tanto malvado al que, además hay que cuidar, porque los derechos humanos, también son de ellos. Hazme favor.

En fin, mil gracias por tu tiempo, tu talento y tu gana de salir adelante. Quien hubiera pensado que un Checo, que se apellida además Pérez, nos haría muy felices a estos mexicanos que por un minuto, día, o semana, se nos quitó la tristeza en la que vivimos y nos está dando la seguridad de saber que somos unos grandes ganadores de la vida. Gracias.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Visto 583 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Gilda Montaño

Con singular alegría