De nuevo: planificación familiar

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

De nuevo: planificación familiar

Lunes, 19 Septiembre 2022 01:15 Escrito por 
Gilda Montaño Gilda Montaño Con singular alegría

El problema de la mujer mexiquense es múltiple y no podría solamente ser tratado sociológica, política o económicamente. Es importante anotar, que éste abarca áreas multi disciplinarias, llegando a dos conclusiones: hace falta el qué, o sea: la educación para la mujer y el cómo: la comunicación: el primero, para que ellas conozcan, el segundo, para que se enteren.

El área de educación, no se ha impulsado lo suficiente. Por supuesto que la cantidad de personas a las que se tienen que atender es impresionante. Pero es en este rubro en donde estriba la posibilidad de abrir canales para –por ejemplo- hacerles saber que la formación moral, la paternidad y maternidad responsables, coadyuvan a la integración familiar.

Muchas mujeres enfrentan aún el analfabetismo y la deserción escolar. En este año, de acuerdo a la población total de la entidad, la posición de las mujeres frente a la educación presentó un índice de analfabetismo del 68.3% y entre los hombres alcanzó el 31.7%; todo esto pone de manifiesto las desigualdades existentes entre ambos sexos.

Los medios de comunicación han tenido poca respuesta en las áreas de planificación familiar, así como en las de salud y educación. Así la educación, capacitación, orientación legal, planificación familiar, orientación maternal, la vigilancia durante el embarazo y la alimentación del recién nacido, se vuelven parte fundamental dentro de sus vidas. Los distintos organismos del sector salud y educativo han elaborado pocas investigaciones para resolver este problema.

La mujer no cuenta con medios efectivos de comunicación para la salud, que la orienten durante su vida. Esto se debe a que no encuentran en ningún medio informativo la respuesta a su problema, ya que las campañas que existen van orientadas a las personas que tienen acceso solamente a algunos medios de planificación. Esto si tomamos en cuenta que no saben leer ni escribir, a que no cuentan con el apoyo de la familia ni de la iglesia y no están protegidas legalmente, así como el hecho de que se ven desamparadas al perder sus trabajos por estado de gravidez.

Con base en lo anterior, proponemos que, si se elaboran y desarrollan programas de comunicación para la salud, para apoyar a la mujer, sobre la base de los diagnósticos resultantes de estudios e investigaciones previas, se obtendrá información que permitirá mejorar las condiciones sociales, económicas, culturales, políticas, legales, laborales y médicas para la mujer mexiquense, sobre todo para aquellas que viven en las zonas urbanas marginadas, zonas rurales y para las indígenas. En este sentido, la mujer mexiquense se enfrenta a una serie de procesos socio-económicos que le confieren una situación de marginación y desventaja, frente al varón y frente a distintas clases sociales. Es por esto, que nos hemos dado a la tarea de desglosar grosso-modo, los distintos problemas que nos parecieron los más significativos.

El Programa Nacional de Salud 2001-2006 señala que el desarrollo económico, el bienestar social, la estabilidad política y la seguridad nacional del país, dependen de la salud de la población. No de la cultura, ni de la educación, sino va más al fondo: de la salud. Enfatiza que ésta es una inversión para un desarrollo con oportunidades. Un claro ejemplo de ello, dice, es la salud reproductiva.

Cito textualmente tres párrafos, que son esenciales para comprender lo que para el sector salud representa la planificación familiar, situada ésta dentro de la salud reproductiva. Durante las últimas tres décadas, en México se han realizado grandes esfuerzos por mejorar la salud reproductiva de la población, lo que ha contribuido a prevenir los embarazos no planeados, a disminuir los niveles de fecundidad, las tasas de mortalidad materna e infantil y la incidencia de mortalidad por cáncer cérvico uterino, entre otros aspectos.

Las políticas y estrategias instrumentadas en el campo de la salud reproductiva han propiciado que las parejas decidan con mayor responsabilidad sobre el número y el espaciamiento de sus hijos, han sido sin duda alguna, factores fundamentales en la reducción del crecimiento demográfico de la población, así como en el mejoramiento de la calidad de vida y el desarrollo social del país.


Visto 1132 veces
Valora este artículo
(6 votos)
Gilda Montaño

Con singular alegría