Acapulco nos necesita

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Acapulco nos necesita

Viernes, 27 Octubre 2023 00:01 Escrito por 
Noemí Muñoz Noemí Muñoz Ganando espacios

Al observar el impacto de Otis en los hoteles, destruidos por el agua y la fuerza del viento, me pregunto por aquellos que no tenían dónde resguardarse. Al ver los árboles inmensos arrancados de raíz y los autos volcados en las calles, junto con los restos de ventanas y muebles bloqueando el paso en departamentos y casas, me pregunto: ¿Qué ocurre con quienes viven en casas que apenas pueden sostenerse? ¿Y qué pasa con las embarcaciones de los pescadores y los restaurantes en la orilla del mar?

El gobierno federal contaba con un fideicomiso llamado Fonden, creado en 1996, cuya función era apoyar a los estados y entidades de la administración pública federal en tiempos de catástrofes naturales. Según una nota de Carina García en Expansión Política, en 2020 desaparecieron 109 fondos y fideicomisos, incluyendo el Fonden. En ese momento, se argumentó que esta acción se tomaba para disponer de más recursos debido a la difícil situación económica provocada por la pandemia de COVID-19.

A principios de octubre, el Presidente Andrés Manuel López Obrador presentó una iniciativa a la Cámara de Diputados para establecer la Ley General de Protección Civil y Gestión del Riesgo de Desastres, la cual busca que los estados y municipios asignen fondos anuales para emergencias y desastres en sus regiones, además de exigir que se encarguen de la contratación de seguros que cubran los daños causados por desastres naturales. En otras palabras, el gobierno federal se desentiende de su papel en la protección de la población en un momento en que el país se enfrenta a huracanes, terremotos, sequías, inundaciones, y otros desastres naturales.

Entonces, ya sea con un fideicomiso o sin él, es crucial que la ayuda fluya. En el centro de Acapulco, algunas zonas aún carecen de luz, teléfono y la posibilidad de salir. En los pueblos cercanos, la situación es aún peor, ya que las vías de comunicación están cortadas y hay escasez de agua, comida y otros suministros. Aún no se sabe con certeza si hay más de 27 personas fallecidas, lo cual genera angustia. No todos los escombros han sido removidos, ni toda el agua acumulada se ha drenado, por lo que es posible que surjan más heridos o fallecidos.

Es probable que muchos políticos aprovechen esta tragedia para su propio beneficio, ya sea para tomarse fotos ayudando o para destacar lo que no se está haciendo. Sin embargo, el pueblo mexicano se unirá para auxiliar a los hermanos de Guerrero.

Cada vez que la fuerza de la naturaleza se hace presente, los poderosos brillan por su ausencia, pero no la solidaridad de los mexicanos. Si tienes la posibilidad de donar, hazlo. Si puedes enviar víveres, ropa, comida, agua, pañales o cualquier ayuda, no dudes en hacerlo. Es el momento de demostrar los valores que nos caracterizan. No te limites a observar las imágenes, participa de alguna manera para aliviar esta difícil situación. La desesperación y la necesidad son palpables.

Recuerda que toda la comunidad de Acapulco ha sufrido pérdidas: empresarios, hoteleros, ciudadanos, pescadores, vendedores y todos los habitantes. Una ciudad turística no puede ser abandonada cuando pierde su capacidad para ofrecer descanso; al contrario, es ahora cuando debemos devolverle su esplendor, y esto solo es posible si trabajamos juntos. ¡Vamos, ayudemos!


Visto 1418 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Noemí Muñoz

Ganando espacios