¿Con melón o con sandía?

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¿Con melón o con sandía?

Domingo, 02 Septiembre 2018 00:06 Escrito por 

Estamos cerca de la temporada de invierno y por la tercera semana de este mes entramos al otoño. Lloverá hasta finales de éste si bien nos va y en octubre, con la primera helada (que no es invernal) se secará todo el verdor que magramente se logró durante los meses de junio, julio y agosto. La urbanización, al mismo tiempo que la deforestación, en la gran cuenca del Valle de México ha sido a niveles de ecocidio que nos trae un sinfín de enfermedades entre ellas las respiratorias.

Así que parangonando al cambio climático, se podrá tener una gripe en los días menos esperados. La carencia de zonas arboladas y vegetación, aunado a los polvos (incluso químicos por el desgaste de balatas de autos entre otros), la polución por automóviles y una serie de fenómenos, producto de la actividad humana, nos adelantarán en estos días de septiembre y lo que resta del año, con los primeros meses de 2019, una serie de enfermedades resultantes de la alteración del medio ambiente y por ende del clima.

Y los medios de comunicación, principalmente la radio y la televisión, estarán (o ya están) listos para bombardearnos con productos-remedio de laboratorio y dejarán de lado el imperativo y constitucionalmente precepto que nos debiera amparar sobre los hábitos personales y sociales que garanticen una población e individuos sanos.

Pese a que en la actualidad existe un mar de información, gracias a las redes sociales, sobre cuestiones alimenticias y de hábitos enfocados a la salud natural, no hay una guía o método para llevarlas a cobo en la práctica de manera perdurable.

Por ejemplo, en la red de redes hay un video (valiosísimo por el rigor con el que plantea un ahorro no comercial en salud mediante un cambio de hábitos en base al consumo de frutas) que orienta sobre cómo mejorar y mantener una salud y juventud por un largo periodo de vida, sin necesidad de medicinas artificiales.

Ese video, traducido de un gurú de la India y que se promueve en un CD en las tiendas de libros y de productos naturistas en las academias krishnas, ofrece una gran enseñanza de como consumir las frutas para no sufrir indigestiones y mantener una salud a prueba de inviernos.

La carencia del mismo es que no se da la técnica de cómo llevar a cabo esas combinaciones en cuanto a las tres categorías de frutas y de sus temporadas por estación del año para hacer un consumo más acorde con los principios científicos del naturismo. Enseña, por ejemplo, que las frutas deben consumirse siempre con el estómago vacío, esto es, de preferencia en ayunas, pero le falta aclarar que lo primero que todo ser humano debe consumir en ayunas es un vaso de agua y unos quince minutos después las frutas como primer alimento del día.

Enseguida cita que la fruta, por estar formada en un ochenta por ciento de agua, es un agente medicinal preventivo de la mejor calidad ya que gracias a ese don es un gran limpiador y desintoxicante del organismo ya que mientras más tiempo del día dura en nuestro estómago está purificándonos y previniendo un sinfín de enfermedades, entre ellas el cáncer.

El breve pero invaluable documental no precisa que las tres categorías de frutas son dulces, neutras y ácidas y que nunca deben consumirse las ácidas con las dulces.

Además le falta mencionar que una persona nunca debe pedir el famoso coctel con todo tipo de frutas ya que no todas son compatibles entre sí. Hay máximas ancestrales que deben seguirse rigurosamente como aquella de “te vas con melón o con sandía”. Ese principio (debido a que aunque son frutas dulces el melón o la sandía nunca deben combinarse entre sí). También falta dar la clasificación de cuáles son dulces y cuales son ácidas, aunque por lo general la mayoría de la gente tiene noción de cuáles sí y cuáles no.

¿Para el invierno? Y antes. En esa temporada deben consumirse, aunque haga frío, las frutas cítricas, pues son las que evitarán una seria de enfermedades y las que nos protegerán contra los efectos negativos de la contaminación. ¿Por qué? Por una simple razón: toda fruta cítrica, natural, orgánica, es rica en flavonoides que estimulan la buena circulación de la sangre, abren las arterias, limpian el corazón, pulmones (ojo fumadores), relajan y evitan una serie de sorpresas cardiovasculares como paros cardíacos repentinos, embolias, aneurismas, glaucomas, colesterol y triglicéridos, entre otras. Ahhh, y nunca consumir frutas después de los alimentos proteínicos, como postre: evitará así flatulencias, eructos, gastritis y estreñimiento. ¡Salud! Con jugo de frutas todas las mañanas.

*Presidente de la ONG Franature.


Visto 1532 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Víctor M. Zendejas Orozco

Naturismo y salud