Lo que comunica la desigualdad

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Lo que comunica la desigualdad

Miércoles, 21 Noviembre 2018 08:23 Escrito por 
Lo que comunica la desigualdad Matices

La esencia de la convivencia humana está marcada por las diferencias, coincidencias sí, pero sobre todo diferencias. Sostengo que son dichas diferencias las que se convierten en desigualdad. Sé que es una tesis arriesgada, pero me arriesgo y argumento. Para ello recurriré como ejemplo a uno de los temas que forman parte de la agenda pública y gubernamental hoy en día: la igualdad de género.

Aunque tenemos las mismas capacidades, hombres y mujeres somos biológicamente distintos. Nuestra diferencia biológica no justifica un trato desigual, no obstante, las mujeres no gozamos de los mismos derechos y oportunidades que los hombres, ni en el ámbito familiar, ni en el ámbito público o laboral. El acceso a la educación, el derecho a votar y ser votado, decidir tener o no hijos, ejercer libremente la sexualidad, entre otros, siguen siendo cuestionados y restringidos.

Cada vez hay más mujeres dispuestas a participar y decidir libremente sobre cómo vivir. No todos los hombres y las mujeres están dispuestos a respetar esa decisión, ni esos derechos, lo que inevitablemente deriva en un conflicto. Es ahí donde la presencia de la política es necesaria, la política entendida como la acción de intervención que garantiza la cohesión social entre los grupos.

La política no genera satisfacción universal, su esencia es generar acuerdos. La acción política no es exclusiva de los políticos, sino de las personas que se instituyen en un colectivo –ya sea de manera formal o informal– para posicionar cierto tipo de demandas, de posicionamientos que deben ser atendidos desde el espacio público y político. Hoy tenemos políticas públicas que promueven la igualdad y equidad género, así como el empoderamiento de las mujeres. Sin embargo, no está resuelto el tema, aunque se sigue visibilizando y presionando para generar acuerdos que nos permitan avanzar hacia relaciones más iguales entre seres humanos.

El Foro Económico Mundial, señala que si mantenemos el ritmo, en 200 años podremos contar con una verdadera iguladad. Así que toca hacer política desde la trinchera que nos corresponda para lograrlo; hay a quienes nos toca analizar y comprender el tema, profundizar e identificar sus causas, los actores e instituciones que deben involucrarse para generar estrategias encaminadas a erradicar esta desigualdad.

No se trata de invertir los papeles y pugnar porque las mujeres ejerzan poder sobre los hombres; no, se trata de que las mujeres desarrollen la posibilidad de gobernarse a sí mismas, para decidir y elegir en un marco de igualdad entre personas, independientemente de la raza, color, religión, condición social u orientación sexual.

¿Por qué esto es así? Pues muy simple, porque el poder no se posee, ni se intercambia, ni se localiza, el poder se ejerce. Al menos en ello concuerdan teóricos tan aparentemente disímiles como Michel Foucault y Niklas Luhmann. Contrario a lo que pareciera a primera vista, el ejercicio de la violencia evidencia precisamente la incapacidad de poder. La pregunta que está siempre detrás es ¿qué es lo que comunica el poder?, ¿qué es lo que comunica la violencia?, ¿qué es lo que comunica la desigualdad?

Mientras sea preciso contar con programas gubernamentales para erradicar por decreto cualquier tipo de desigualdad –sea por la razón que sea– seguiremos lejos de mirar al otro como legítimo otro.

 

Visto 2239 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Ivett Tinoco García

Matices

Sitio Web: #