Camelot

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Camelot

Lunes, 08 Abril 2019 00:12 Escrito por 
Camelot Con singular alegría

Un reino sólo tiene legitimidad en la medida en que todos los que viven allí estén contentos. Y Camelot, tiene que seguir siendo eso: Camelot, el país de los sueños, del trabajo, de la energía y de la disciplina. Y en este momento, lo único que espero es que todos los que están inmersos en el asunto, tengan la gentileza de abrir la conciencia y el entendimiento, para que las cosas se paren.

Arthur de Camelot, mejor conocido como el Príncipe Valiente, se atrevió a hablar en voz alta a la luna.

Mientras, su caballo dormía. Estoy cansado de soñar. Mi tristeza es tal, que no puedo ni debo decirle a mi trono lo mal que está la situación por la que nos encontramos. Cabalgaremos mañana cuando el ocio encuentre de nuevo a la conciencia. Somos tantos y creemos todo. ¡Qué tal!

Yo lo sentaría alrededor de la mesa, y delante de Excalibur tendría que responder a esto. La justicia, las leyes y las costumbres deben estar por encima de todo y ser objeto de culto y de la veneración de los hombres.

Pero ese culto y esa veneración se deben de ir ganando todos los días.

No es posible que esto me esté pasando. No tengo a quien contárselo. Sigue dormido mi caballo y no tiene sueños como yo. No como los de hoy que son tan míos, en donde veo un futuro difícil para mi querido reino. Es este en el que yo nací.

Estoy sentado a la orilla de la mesa redonda, en donde hace muy poco tiempo fue la junta de los caballeros que han seguido conmigo esta difícil situación. Estoy en el borde. Y aún presumo mis días de gloria y esfuerzo. Y le pregunto a mi conciencia ¿dónde está?


Visto 1922 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Gilda Montaño

Con singular alegría