La traición fifí

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

La traición fifí

Miércoles, 03 Julio 2019 00:08 Escrito por 
La traición fifí Moción Suspensiva

En política las traiciones son parte de la vida cotidiana. La traición para algunos es consustancial a la actividad política, pues para hacerse del poder se hace indispensable la trampa, la mentira y la desmedida traición.

La última de las menguadas marchas en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador tuvo verdaderas sorpresas para muchos. En el templete del acto principal en el Monumento a la Revolución (cual si se tratara de un mal sarcasmo) la reacción asomó sus verdaderas intenciones y subió un joven con máscara de AMLO a parodiar una asamblea popular para votar por su permanencia o no. Al instante, se dividieron opiniones entre quienes aplaudían y quienes cuestionaron hasta el insulto dicha acción. Sin duda, el joven y su grupo de seguidores esperaban el aplauso al unísono ante su ocurrente acción y oh sorpresa. ¡Se equivocó!

Seguramente en su interior se sintió traicionado por esa “derecha light”, que no acaba de entonar con rabia las más locuaces consignas en contra del gobernante y su gobierno.

Pero eso no fue lo peor, en la misma marcha estaba el ex presidente Vicente Fox, quien también se hizo presente en la Ciudad de León, Guanajuato, su cuna natal y bastión de la ultra derecha mexicana identificada plenamente con el sinarquismo.

Ahí, sin botas de charol de por medio, quizás para caminar cómodamente, el ex presidente de Coca Cola México decidió unirse a los cientos de personas que pensó lo aclamarían por encabezar la dignidad de quienes se sienten ofendidos por las políticas públicas gubernamentales.

Cual emperador, pensó llegar victorioso y laureado por escribir día a día vía twitter, mensajitos provocadores al Presidente de la República. Pensó, quizás, que como a los gladiadores del pancracio mexicano (la lucha libre) por fin arrancaría la máscara del técnico de Macuspana, Lopez Obrador. Se equivocó, como lo ha hecho desde hace más de una década cuando dirigió los destinos de este país.

La gente, su gente de una de las ciudades más conservadoras de Mexico, cuna del foxismo y a pocos kilómetros de su rancho, lo repudió, lo corrió de la marcha convocada por él. A grito abierto, sin rubor alguno, se oyó a la escasa pero escandalosa porra gritarle: fuera, no queremos a políticos. ¡Vete, no te queremos aquí Y no se fue. Sintió la afrenta; el color se le subió a las sienes y seguramente se sintió traicionado en su casa y por su propia gente.

Sin duda así pasó. Así como frecuentemente pasa en la política, ¡Ha llegado el momento de la traición fifí!


Visto 3081 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Ricardo Moreno Bastida

Articulista invitado