Mujer Murciélago contra Coronavirus: ¿Súper heroína Batwoman o ¨la Madre del Demonio¨?

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Mujer Murciélago contra Coronavirus: ¿Súper heroína Batwoman o ¨la Madre del Demonio¨?

Miércoles, 22 Abril 2020 00:10 Escrito por 
Mujer Murciélago contra Coronavirus: ¿Súper heroína Batwoman o ¨la Madre del Demonio¨? La Mujer Murciélago contra el Coronavirus: ¿la Súper heroína Batwoman o ¨la Madre del Demonio¨?

Es curioso que Estados Unidos, el país que creó en la ficción a la Mujer Murciélago, Batwoman, prima de Batman, sea hoy en la realidad el país más afectado por la enfermedad del Covid-19 originada en China y transmitida por murciélagos.

En la vida real la Doctora Shi Zhengli, a la que sus propios colegas llaman de broma Batwoman, la Mujer Murciélago, trabaja en el Instituto de Virología de Wuhan. La viróloga ha identificado decenas de virus similares al del SARS en muestras de sangre, saliva y excrementos de murciélagos de cuevas de China.

Shi y su equipo de investigadores del laboratorio de virología de Wuhan advirtieron de la posibilidad de que se produjeran brotes de coronavirus similares al SARS en China 11 meses antes de que la nueva epidemia de coronavirus asolara la ciudad a partir de diciembre de 2019.

Gracias a su experiencia de estudios de los murciélagos como transmisores de coronavirus, ella logró secuenciar los genes del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 tan solo tres días después de que se conociera la existencia de la enfermedad infecciosa Covid-19 que afecta al mundo.

Como los virus SARS anteriores, éste nuevo ya está mutando y conocer la secuencia de esas mutaciones es posible para los científicos gracias a que los cambios en sus genomas se acumulan en cuestión de días.

Aunque el ritmo de evolución del SARS-CoV-2 es más lento que el de la gripe o el VIH, aún es lo bastante rápido para que los expertos como la Doctora Zhengli puedan observar las mutaciones acumuladas desde que se produjeron las primeras infecciones en Wuhan. Para hacerlo es preciso comparar las secuencias de muchos virus y, para ello, es esencial poder acceder a la información al respecto que se va generando desde distintos rincones del mundo.

El primer genoma de SARS-CoV-2 que la Doctora obtuvo en Wuhan permitió identificar al virus como un coronavirus y comprobar que era diferente a los otros coronavirus conocidos. El análisis evolutivo demostró que estaba emparentado con virus cuyo hospedador primario son especies de murciélagos, lo que llevó a postular que éstos son también el reservorio original del SARS-CoV-2.

Sin embargo, los otros coronavirus que han causado brotes epidémicos en el pasado saltaron a la especie humana a través de especies animales intermediarias, lo que hace sospechar que lo mismo ha sucedido en el origen del COVID-19. Aún no se ha identificado ese hospedador intermediario aunque se sospecha que pueda ser el pangolín.

Este mamífero es fácilmente reconocible por su armadura llena de escamas. Víctima de los cazadores, el pangolín es el animal más traficado del mundo (un estudio reciente de la Universidad de Sussex cuantificaba en más de 2.7 millones el total de pangolines cazados por año) y paradójicamente la piel del pangolín tiene mucha demanda, sobre todo para uso medicinal en China, y como alimento debido a la tradición china de favorecer la carne fresca, aunque su carne es también requerida en otros países.

La cultura alimentaria china sostiene que los animales vivos sacrificados son más nutritivos, y esta creencia puede contribuir a la transmisión viral. Un equipo dirigido por la Doctora Shi ya descubrió en 2018 que los humanos podrían ser capaces de contraer el coronavirus directamente de los murciélagos.

El Instituto de Virología de Wuhan, que conserva más de 1,500 cepas de virus mortales, se especializa en la investigación de los patógenos más peligrosos, en particular los virus transportados por murciélagos.

Aunque los científicos creen que el virus saltó a los humanos desde animales salvajes vendidos como alimento, incluyendo el pangolín y los murciélagos que tanto les gustan en Asia, ofrecidos en un mercado a unas 15 kilómetros del laboratorio de Wuhan.

Por esa coincidencia, los teóricos de la conspiración promueven diferentes supuestos. Algunas personas afirman que el virus, ya formalmente conocido como SARS-CoV-2, podría ser un arma de guerra biológica diseñada allí. Otros sospechan que escapó del laboratorio y culpan injustificadamente a la Doctora Zhengli, que al comienzo de la pandemia en Wuhan, fue acusada en las redes sociales chinas de ser ¨La Madre del Demonio¨.

Sin embargo, la Doctora afirmó el 2 de febrero de este año: ¨Juro por mi vida que el virus no tiene nada que ver con el laboratorio”.

Pero la controversia continúa, en medio de la pandemia que golpea al mundo.

Visto 1330 veces
Valora este artículo
(8 votos)
Javier Ortiz de Montellano

Articulista invitado