El bosque

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

El bosque

Miércoles, 21 Abril 2021 00:00 Escrito por 
José Vera Monroy José Vera Monroy Hablando de...

Ya en muchas ocasiones, en esta columna, hemos hablado de los incendios forestales.

Hoy quiero apelar a la conciencia de cada ciudadano que la lea. Ya en otros momentos también he expresado que cada cierto número de años, las condiciones que impone la naturaleza propician y hacen crecer el número de incendios forestales y la dificultad para apagarlos.

 

 

Como hemos observado, el crecimiento del material que sirve como combustible, la sequía por falta de lluvia y calor, la fuerza del viento y la irresponsabilidad del ser humano que comienza el fuego, han provocado que este año sea atípico y el número de incendios forestales se haya incrementado exponencialmente así como la dificultad para controlarlos y extinguirlos, esto ha dado como resultado la pérdida de grandes extensiones de pastizales y bosques, por consiguiente, la afectación de la fauna.

Aún no hemos aprendido a convivir con la naturaleza y con gran tristeza observamos como casi en su totalidad los humanos somos quienes provocamos estos incendios, no dejamos de tirar basura en los bosques. La tala clandestina, que se ha convertido en una actividad de verdaderos grupos de delincuencia organizada, deja gran cantidad de combustible para los incendios, en toda la pedacería y deshecho de los árboles que se cortan ilegalmente, las anacrónicas costumbres para limpiar los sembradíos con fuego y la falta de pericia y conocimiento de quienes prenden fogatas en los bosques son solo algunas de las actividades que provocan estas conflagraciones que desafortunadamente destruyen nuestros bosques, dañan el patrimonio de la nación y de particulares, en ocasiones muy desafortunadas, cuestan vidas.

 

 

Pero no solo estas son las consecuencias de los incendios forestales, recordemos que los bosques otorgan importantes servicios ambientales, captan carbono, retienen suelos, introducen el agua a los matos friáticos y sobre todo, producen oxígeno, entonces como conclusión de un silogismo, estamos destruyendo la vida.

Esta gran irresponsabilidad de la humanidad en general sigue tomándose a la ligera y los seres humanos no le ponemos interés, desafortunadamente la autoridad en muchas ocasiones piensa primero en la comodidad del ciudadano que en la salud y la vida. Hace no muchos años los delitos forestales tenían la categoría de graves y había acciones ilegales que no alcanzaban los beneficios de la ley, por ejemplo la libertad bajo fianza, criterio que se manejaba en la legislación procesal penal anterior, sin embargo en la actualidad los delitos ambientales no son considerados como graves, provocando que las actividades en contra del medio ambiente no solo hayan aumentado, sino que ocasionan que grupos bien organizados saquen provecho de ellas y sean los principales agresores de la autoridad que también se ha vuelto blanco para ejecutar sus acciones y si no, que lo digan los miembros de la Guardia Nacional y de Probosque que fueron emboscados en Xalatlaco por una comunidad de taladores, resultando un miembro de la fuerza policial muerto y un inspector forestal con graves lesiones.

Ahondar en el tema sería solo exponer casos y casos de acciones que demuestran esta irresponsabilidad de los seres humanos con la naturaleza, el tema de la sustentabilidad ha quedado atrás y los esfuerzos de los ambientalistas cada día son menos valorados.

Por cierto: Los ataques a las fuerzas del orden como el que describí anteriormente son en todos los rincones del país y con el argumento de la brutalidad policial, los mismos delincuentes se protegen, ¿no será que las políticas de seguridad tendrán que replantearse?


Visto 892 veces
Valora este artículo
(0 votos)
José Vera Monroy

Hablando de...