La lluvia

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

La lluvia

Miércoles, 19 Mayo 2021 00:05 Escrito por 
Hablando de... Hablando de... José Vera

Inició la temporada de huracanes, con ésta, los cambios climáticos en nuestro país y las lluvias se hacen presentes. No debemos olvidar que el cambio climático en nuestro planeta ha provocado que los fenómenos meteorológicos hayan cambiado y, sobre todo, sean imprevisibles.

Las precipitaciones en grandes cantidades y los granizos del tamaño de pelotas de Golf, son efectos de ese cambio climático que todos conocemos y nadie quiere ver; sin embargo, la irresponsabilidad del ser humano no solo consiste en las malas acciones que provocan el cambio climático global, las consecuencias que los ciudadanos resentimos directamente. Son parte de estas irresponsabilidades, hablo de las inundaciones, los deslaves por las lluvias, los grandes lodazales y todos aquellos efectos que perjudican a los habitantes de diversas comunidades en el mundo.

Asentarse en los márgenes de los ríos y en los lugares donde existieron cuerpos de agua, la deforestación de cerros, cañadas y bosques en general, la gran cantidad de basura que producimos y que tiramos sin responsabilidad, contribuyen a que la naturaleza responda de manera enérgica y violenta.

¿Por qué echarle la culpa al gobierno cuando se inundan colonias asentadas en donde existió un lago o una Laguna?, ¿por qué echarle la culpa al gobierno cuando un río toma su cauce normal y arrasa con asentamientos humanos que se establecieron sin cuidado?, ¿por qué echarle la culpa al gobierno cuando se desgaja un cerro por la lluvia como consecuencia de la tala clandestina?, ¿por qué echarle la culpa al gobierno cuando se inunda una ciudad porque el drenaje está lleno de basura que tiramos sin cuidado?

No, estimados lectores, si lo analizamos, no solo es culpa del gobierno; como en todas las acciones de prevención, es una concurrencia de responsabilidades gobierno-ciudadanos.

La prevención se vuelve necesaria y ésta se refleja, muy cierto, en acciones gubernamentales como los Atlas de riesgos, los programas de desarrollo urbano, los estudios de impacto ambiental y todos aquellos que limiten la actividad humana para proteger la vida y a la misma naturaleza. Pero cuando todas estas acciones gubernamentales no están acompañadas de la responsabilidad de la ciudadanía se convierten en solo documentos sin valor.

Habrá que darle valor a las carreras relativamente nuevas como Planeación Urbana y permitirles tomar las riendas de algunas áreas de proyección para crear mejores ciudades que permitan una vida pacífica y plena, pero, sobre todo, sustentable, que además cuide a los ciudadanos de lo que puede ser después una catástrofe natural.

Siempre me he preguntado por qué cuando hacen fraccionamientos nuevos, con cientos de casas, no se preocupan primero por hacer avenidas que permitan el flujo vehicular sin compromisos a mediano plazo, después se están preocupando por hacerlas cuando ya no hay espacios para ello.

Concluimos que, sin la interacción de las dos partes más importantes del Estado, gobierno y ciudadanos, la prevención no funcionaría ante los fenómenos perturbadores de la naturaleza.

Por cierto: la pandemia nos está dando una tregua, pero no nos confiemos. Sigamos aplicando esas medidas preventivas tan importantes que hemos aprendido durante este año y dos meses de confinamiento. El semáforo amarillo no significa que podemos hacer la vida normal. Sigamos cuidándonos y cuidando a los nuestros.


Visto 1019 veces
Valora este artículo
(2 votos)
José Vera Monroy

Hablando de...