¿Hace un buen trabajo el presidente municipal de Villa de Allende?

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¿Hace un buen trabajo el presidente municipal de Villa de Allende?

Jueves, 20 Mayo 2021 00:06 Escrito por 
¿Hace un buen trabajo el presidente municipal de Villa de Allende? Lo bueno, lo malo y lo serio

Son varios los presidentes municipales que buscan reelegirse para, en apariencia, terminar de impulsar los proyectos que ofrecieron a los ciudadanos para llegar al poder.

Si bien, para cumplir con un plan bien estructurado que garantice el cumplimiento ofrecido en sus municipios, se requiere de un buen equipo de trabajo y una visión real de las condiciones políticas, económicas y financieras con las que contará para concretarlo.

Bajo estas condiciones, suena congruente que quien se encuentra al frente de la administración municipal esté limitado y de la misma forma tres años no son suficientes para cumplir con sus compromisos de campaña. El tiempo, relativamente es corto para hacerlo, aunque ese mismo lapso no lo es para desenmascarar a los que no persiguen ese fin.

Pero ¿qué sucede en varios municipios del Estado de México? ¿Son en realidad las autoridades municipales las idóneas para sacar del atraso en el que viven en algunas partes?, o ¿son los que han llegado a controlar el poder de tal forma que únicamente se cambian de cargo para pasar a otro?.

Los ejemplos sobran, no es un mal que sea propio y exclusivo del Estado de México, materialmente se puede observar en todo el territorio nacional; por eso, son varios los lugares en los que es difícil conocer una alternancia en el poder, porque los grupos políticos hegemónicos construyen verdaderos cacicazgos.

Lo anterior puede destacarse con mayor claridad y por lo mismo, descaro, en los pequeños municipios, los que son susceptibles de caer en esas condiciones, muchas veces por encontrarse en cierto modo alejados de las grandes urbes, y por consiguiente los líderes se “prestan” el poder mientras ocupan otros cargos.

De esta forma se pueden apreciar grandes diferencias entre un municipio y otro, porque no es lo mismo gobernar Ecatepec, en donde Fernando Vilchis intenta reelegirse a pesar del desastroso desempeño que ha tenido al frente de su gobierno, que Tenancingo, Calimaya o Tejupilco.

Son los más alejados, los que presentan las condiciones ideales para quien pretende perpetuarse en el poder, como sucede con Villa de Allende, por cierto, lugar privilegiado, lleno de encanto, de recursos naturales y con ciudadanos amables y trabajadores.

El actual presidente municipal, el profesor Arturo Piña García, ejerció el mismo cargo en el trienio 2013-2015, además de haber sido diputado local. Por lo que cuenta con varios años de experiencia como para conocer de cerca la problemática que representa el lugar, y de la misma forma, no tendría pretexto para cumplir con sus objetivos.

Últimamente Piña García se ha visto inmiscuido en diferentes acusaciones y señalamientos por la forma en las que se manejan los gastos del Ayuntamiento, en especial, porque al parecer son varios los habitantes que han manifestado su preocupación por lo que consideran pocos resultados en favor de la demarcación.

Existen publicaciones en redes sociales que cuestionan el gasto que ha realizado el edil, porque manifiestan que no se observan avances en el municipio; tendría que ser el Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM) el encargado de esclarecer si existen anomalías en el manejo de los recursos municipales.

Pero también es de observarse que pese a todas las recomendaciones que se dieron en su momento, derivado de la presencia de la pandemia que provoca el SARS-CoV-2, y tal vez por considerar que el lugar no se corría ningún riesgo, se llevó a cabo la fiesta patronal en marzo del 2020.

Puede presumirse un gasto excesivo si se atiende la presencia del coronavirus en el país, y que las festividades exigieron una erogación económica por una corrida de toros de más de 600 mil pesos; y demás espectáculos entre los que destacó la presencia de la original Banda Limón, entre otras, y que el Cabildo autorizó un gasto de un poco más de un millón de pesos.

Bajo las condiciones de la pandemia y de las necesidades del municipio, la pregunta natural sería: ¿resultaba indispensable realizar los actos festivos?. No se puede negar el hecho de que son las tradiciones las que terminan por imponerse en cada lugar, pero también debe observarse que el momento era distinto y es cuando surgen los verdaderos líderes.

De la misma forma existen quejas sobre lo que el presidente municipal percibe como sueldo, así como los demás miembros del Cabildo; sin embargo, cada ayuntamiento debe controlar sus finanzas y de excederse, tendrán que explicar al organismo ya mencionado.

El caso es que como en Villa de Allende, existen otros en los que sus habitantes no se encuentran tan contentos por la forma en la que se conduce el destino de su municipio, pero debido al control que ejercen los grupos de poder, los reclamos y molestias se reducen a una mínima expresión.

Es por lo que se debe dar especial atención a los pobladores de esos lugares, para garantizar un buen gobierno, porque en apariencia, las manifestaciones de molestia que se realizan en espacios públicos denotan aislamiento y abandono.

¿Para cuándo se prestará atención al verdadero pueblo?

 

 


Visto 1468 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio