Los capitalinos lanzaron un ¡Ya basta!

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Los capitalinos lanzaron un ¡Ya basta!

Domingo, 18 Julio 2021 01:41 Escrito por 
Alfredo Albiter González Alfredo Albiter González Lo bueno, lo malo y lo serio

Tras los resultados del pasado 6 de junio de nueva cuenta se ha movido el mosaico político en el territorio mexicano, en el que Morena consiguió ganar 11 gobiernos estatales. Pero la sorpresa que nadie se esperaba; se dio en la Ciudad de México.

 

 

En realidad no puede tratarse de una verdadera sorpresa lo que sucedió en la ciudad capital. Después de 24 años en que la reforma constitucional de 1996 creó el Gobierno del Distrito Federal, y que al titular se le denominó Jefe de Gobierno, las cosas cambiaron en el corazón de la República.

Fue Cuauhtémoc Cárdenas el primero en ocupar el cargo al ser electo el 5 de diciembre de 1997; le siguieron Andrés López Obrador, Marcelo Ebrard, Miguel Ángel Mancera y actualmente Claudia Sheinbaum, todos ellos emanados de partidos reconocidos como de izquierda por su ideología política.

Debe destacarse que en el corazón de México los ciudadanos se han distinguido por concentrar las diferentes formas de pensar de las diversas zonas del interior del país, pues al ser la capital la que representa mayores oportunidades en los diferentes campos del desarrollo individual, la política también forma parte del interés de sus habitantes.

Con la apertura democrática y el trabajo que desempeñó el primer Jefe de Gobierno y subsecuentes, se empezó a identificar un movimiento social y cultural progresista diferente.

La Ciudad de México gestó cambios importantes y que fueron ejemplo para el resto del país; en las libertades, derechos, infraestructura. Se impulsó la recuperación de espacios públicos; el uso de bicicletas; la interrupción legal del embarazo; los apoyos a grupos vulnerables; el programa de contingencia ambiental, con ella la verificación; reconocimiento de derechos de la comunidad LGBTTI; ley de protección de animales; la creación del C-5; sólo por mencionar algunos, pero la que más representación ha tenido, es su autonomía del gobierno federal.

Con la nueva forma de gobernar, los capitalinos se mostraban conformes, la combinación generó una visión ideal, programas sociales para asistir a los grupos vulnerables y el desarrollo que representaba el capitalismo con modernidad y progreso.

 

 

¿Qué más se podía pedir?

La determinación que se manifestó a través del voto de los ciudadanos parece que no fue bien entendida, sobre todo, porque en lugar de reflexionar sobre del porqué del evidente voto de castigo, se lanzan cruentos ataques en contra de la clase que predomina en el territorio, la clase media aspiracionista.

Si bien la época de cambio dejó satisfechos a los habitantes de la capital, la costumbre de dar por descontado que les pertenecían a la izquierda creo un limbo entre el bien y el mal. Lo que se hizo bien, dejó de lucir cuando se empezó a abandonar, al grado de extrañar a gobiernos anteriores a los de izquierda.

Un ejemplo evidente lo demuestra la línea 12 del Metro, “la llamada Línea Dorada”, que actualmente más parece una burla que una buena idea para llamarla así. Su derrumbe levantó ámpula en la sociedad, no únicamente de los “chilangos” sino del resto de México.

¿En dónde empezó todo? ¿cuándo se dejó de atender el mantenimiento? No es únicamente por la tragedia del 3 de mayo, los reportes de trabajadores del Metro daban cuenta de una austeridad criminal en el sistema de transporte público, que se corroboró con los accidentes que se han reportado, incluso el incendio que se dio en el Puesto Central de Control el 9 de enero.

La indiferencia de las autoridades a los problemas verdaderos que padecen los gobernados actualmente por Claudia Sheinbaum, han alejado el romance que se tuvieron un día.

La mano invisible pero dura y contundente la dio sobre la mesa ese ente de millones de cabezas para decir ¡ya basta!

Esa condición ha desatado la furia del presidente Andrés López Obrador, quien al haber sido también Jefe de Gobierno, no ha querido aceptar de buena manera (nunca) el llamado social, al contrario, ha lanzado ataques duros en contra de la clase media a la que cree culpable.

Además de que al nombrarse como único conducto para tratar el tema de la línea 12 del Metro le ha restado personalidad y autoridad a la actual jefe de gobierno, quien se supone es la carta fuerte para la presidencia en el 2024, por el partido del presidente.

Nadie del gobierno de la Ciudad de México o del gobierno federal parecen entender lo que exige el ciudadano, se han empeñado en levantar cortinas de humo y generar discordia en lugar de arreglar el tiradero que tienen de la administración pública.

Pero a pesar de no querer darse cuenta del llamado social, los capitalinos han lanzado un fuerte ¡Ya basta!

Los insultos, los regaños y los señalamientos diarios no cambiarán las cosas, el gobierno local y el federal alejan la posibilidad de una reconciliación, dentro de las estrategias de la 4t pelearse con la gente parece ser la peor.

Ya se verá para las próximas elecciones, consulta, o plebiscito, tal vez. 


Visto 820 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio