El riesgoso Cerro del Chiquihuite, Tlalnepantla

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

El riesgoso Cerro del Chiquihuite, Tlalnepantla

Lunes, 13 Septiembre 2021 01:02 Escrito por 
Diana Mancilla Álvarez Diana Mancilla Álvarez Sin Titubeos

El deslizamiento de rocas del cerro del Chiquihuite afectó esta vez solo a la colonia La Presa, denominada también Lázaro Cárdenas, uno de los asentamientos con mayor población de Latinoamérica. Pero hay al menos tres colonias en estas condiciones de gran peligro. Y 20 más, que ya forman parte de la Alcaldía Gustavo A. Madero de la Ciudad de México.

Correspondientes a Tlalnepantla, Estado de México, también se ubican en esta zona San Juan Ixhuatepec, donde ocurrió la explosión de tanques de Pemex en 1985, San Isidro y Caracoles, todas en condiciones de riesgo por el rodamiento de rocas y deslizamiento de laderas.

Estas condiciones son una amenaza para la población, especialmente en temporada de lluvias, porque el agua que baja de la cima, lo hace a gran velocidad y en torrentes violentos, como ya lo vimos hace 15 días, cuando en calles, convertidas en ríos salvajes, arrastraron a una joven que fue a parar a 72 kilómetros de distancia en la presa Endho, ya en territorio de Tula, estado de Hidalgo.

Según investigadores de la UNAM, el Cerro del Chiquihuite es un ejemplo de lo inadecuado que puede ser el establecimiento irregular de cientos de familias a lo largo de zonas no aptas para la habitación.

En 1988 se dio un antecedente de lo que sucedió el viernes pasado, cuando cayeron varias rocas hasta la zona urbanizada, afectando varias viviendas de la calle Coatlicue en la colonia La Pastora de la delegación Gustavo A. Madero.

En otra ocasión, una fuerte lluvia provocó el desprendimiento de una barda de 40 metros de largo por 15 metros de alto, ubicada en la cara Noroeste del Cerro del Chiquihuite, lo que ocasionó el derrumbe de cuatro casas y afectó una franja de 20 metros de longitud, con un área aproximada de 600 metros cuadrados.

A fines de junio de 2000, un desprendimiento en la ladera Este del mismo, provocó la muerte de una persona a consecuencia de la caída de toneladas de rocas, lodo y escombros de casas afectadas por las intensas lluvias en la colonia Lázaro Cárdenas, segunda sección.

El estado en que se encuentran los habitantes de los alrededores del Cerro del Chiquihuite sigue siendo de alto riesgo. A pesar de las medidas para reforzar la seguridad, éstas no necesariamente resultan suficientes, sobre todo porque se sigue extendiendo la mancha urbana.

“Estos fenómenos ocurren, en algunos casos de forma natural. Tiene que ver con la caída de agua. El agua se va adentrando en pequeñas fracturas y va lastimando la roca hasta que finalmente se vence. Lo otro que pudo haber ayudado es la parte del sismo que ocurrió el martes por la noche. Desafortunadamente, la gente se va acercando porque hay la necesidad de construir y tener vivienda y cada vez suben más al cerro y se va haciendo peligroso, debe haber una zona de amortiguamiento”, dijo Carlos Valdés, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Para la geóloga Wendy Morales, académica del Instituto de Geología de la UNAM, las características del cerro del Chiquihuite, aunado a las intensas lluvias de los últimos días y el sismo del 7 de septiembre, pero sobre todo la urbanización desordenada y falta de vegetación en la zona, son elementos que se conjugaron para el derrumbe.

La geóloga detalló que el cerro está formado por rocas de material volcánico que está muy fracturado y estas fallas geológicas antiguas facilitan que el lugar se degrade rápidamente, ante las pendientes pronunciadas. La falta de zonas verdes lo hace aún más susceptible porque no hay absorción. 

Es decir, ha habido suficientes llamados de atención de la naturaleza que no han sido tomados en cuenta por la gente y mucho menos por las autoridades. El riesgo está latente en este lugar, así como en los parajes lacustres que ahora son rebosantes colonias populares y que cada año se inundan. Y hay que decirlo, la corrupción ha sido un factor determinante para impedir los asentamientos irregulares.


Visto 2138 veces
Valora este artículo
(1 Voto)